RACING

El positivo en COVID de Andrade pone en peligro el Racing-Osasuna B

El estricto protocolo que sigue el club permitirá que se juegue si el resto de la plantilla da negativo en pruebas PCR. Ya lo han sido con antígenos

Santander
0
El positivo en COVID de Andrade pone en peligro el Racing-Osasuna B
Nacho Cubero Diario AS

La disputa del Racing-Osasuna B del próximo domingo (18:00) pende de un hilo tras el positivo en COVID que ha dado esta mañana Pablo Andrade en una prueba de antígenos. El resto de la plantilla, en cambio, ha dado negativo en las pruebas que se les realizaron inmediatamente después del positivo del brasileño. Para poder jugar el partido, y solo debido al protocolo estricto que aplica el Racing y que negoció hace dos meses con la Dirección general de Salud Pública, todos los componentes de la plantilla deberán pasar en las próximas horas pruebas PCR y, si dan negativo, el Gobierno de Cantabria solo exigirá que se confinen los dos o tres jugadores que compartieron vestuario el pasado lunes con el carioca.

Desde que el Racing pasó el confinamiento derivado del positivo de Jon Ander, el club pactó con la Consejería de Sanidad un protocolo que pasa por utilizar seis vestuarios en cada entrenamiento, de manera que solo los comparten tres o cuatro futbolistas cada uno, se suspendieron los desayunos colectivos, la mascarilla es obligatoria en toda la instalación y solo pueden entrar de uno en uno a la sala de masajes o la enfermería. Además, en este caso ha jugado a favor de las opciones de eludir el confinamiento colectivo el hecho de que Andrade no viajó a Tarazona y, por tanto, no compartió ni autobús ni la concentración del sábado en Tudela.

Martín Solar, como sus compañeros, abandonando La Albericia tras conocerse el positivo del lateral brasileño.

Pablo Andrade, que como el resto de la plantilla dio negativo en un test de antígenos que pasó el viernes (el habitual previo a cada partido), solo coincidió el pasado lunes con los que fueron suplentes en Tarazona ya que los titulares hicieron un entrenamiento diferente. Con los suplentes del Rayo Cantabria también coincidió, solo sobre el terreno de juego, ya que disputaron un partidillo de aproximadamente 40'.