Brasil

Diego Alves aumenta su leyenda como el mayor parapenaltis

El exportero del Valencia y Almería, recordista de paradas desde los 11 metros en la historia de LaLiga, fue el héroe del Flamengo en la tanda de penaltis de la final de la Supercopa de Brasil.

Diego Alves hace una parada en la tanda de penaltis de la final de la Supercopa de Brasil entre Flamengo y Palmeiras.
Buda Mendes Getty Images

La leyenda del parapenaltis sigue viva. Diego Alves fue durante casi diez temporadas una verdadera pesadilla para los lanzadores desde los once metros en LaLiga, donde se convirtió en el mayor especialista de la función que es posiblemente la más difícil de la vida de un portero. Detuvo a tres de los cuatro penaltis tirados contra él por Cristiano Ronaldo, además de Messi, Griezmann y a otras dos docenas de goleadores que brillaron en el fútbol español para alcanzar una marca que difícilmente otro guardameta podrá lograr: paró 22 de los 48 penaltis lanzados contra él en los 269 partidos que disputó con las camisetas del Almería y Valencia en LaLiga entre las temporadas 2007-08 y 2016-17.

Números estratosféricos, casi un 46% de efectividad, que pulverizaron las marcas de guardametas históricos como Andoni Zubizarreta (16 de 103), Paco Buyo (15 de 70) o José Ramón Esnaola (14 de 68). Las paradas suben a 25 de 52 penaltis si sumamos los partidos en Europa y en la Copa de Rey.

Resulta que este domingo Diego Alves ha vuelto a lucirse cuando el Flamengo más le necesitaba y fue el héroe del título de la Supercopa de Brasil, escribiendo un nuevo capítulo a su historia como un máximo especialista desde los once metros. Tras un partido de infarto entre su Mengão, campeón del Brasileirão, y Palmeiras, campeón de la Libertadores y de la Copa de Brasil, que terminó 2-2 en los 90 minutos, el portero carioca brilló con una actuación de gala en la tanda de penaltis.

Palmeiras logró transformar los tres primeros tiros mientras que, de parte del Flamengo, Filipe Luis y Matheuzinho fallaron dos de los tres primeros y dejaron al Verdão a un gol del título. Fue ahí cuando surgió Diego Alves para detener a Luan en el cuarto lanzamiento y hacer el mismo juego mental que solía hacer en España, que quitó del su sitio a Danilo en el último lanzamiento que, muy nervioso, tardó en tirarlo, fue advertido por el árbitro y acabó lanzando a la izquierda de la portería, salvando dos veces consecutivas la derrota de Flamengo.

Diego volvó a surgir parando el séptimo y el noveno y último penalti, de Mayke, que decidió el triunfo del rubronegro. Manteado por sus compañeros y celebrado por la prensa y afición, Diego Alves, a los 35 años, sigue aumentando su leyenda.