ESPANYOL-LEGANÉS

1x1 Espanyol: dos genialidades y 90 minutos de picar piedra

Darder y Melamed, con dos goles que evidenciaron su excelso nivel técnico, noquean al Leganés. Dídac cumplió por la derecha y RdT falló otro penalti.

Darder.
Alex Caparros

Diego López: Un pie salvador, como el de Casillas ante Robben en la final del Mundial de Sudáfrica, evitó el empate del Leganés en el minuto 2 de partido después de un inicio electrizante. El meta gallego aguantó el regate de Arnáiz y se quedó con el esférico. Luego, mantuvo el tipo ante los numerosos ataques madrileños, quienes monopolizaron la posesión y tuvieron sus ocasiones.

Dídac: Jugó en la derecha, con todos los inconvenientes que eso supone a la hora de defender y perfilarse antes de recibir el balón. Un error garrafal en el minuto 2, con un pase corto que casi anota Arnáiz, no le minó la moral. Tuvo trabajo en defensa, que resolvió con suficiencia, y se desplegó en ataque sin ser protagonista pero con varias acciones que generaron superioridades.

David López: De nuevo pudo anotar a balón parado, pero Riesgo lo evitó en el línea de gol. Seguro por arriba, sufrió en los balones a la espalda por el costado derecho, la principal amenaza del Leganés. Sobrio, corrector en algunos despistes de Cabrera, acabó lesionado y sustituido en el minuto 61.

Cabrera: Se vio superado en algunas acciones por la velocidad de los atacantes del Leg, como una acción en la primera mitad en la que cometió una falta que bordeó el penalti. Regresó después de un encuentro ausente por sanción y acusó la falta de ritmo, ya que perdió balones y De la Fuente o Gaku le ganaron por piernas. Contundente en los despejes.

Pedrosa: Más comedido que en otros encuentros en ataque, ante el dominio del Leganés, el lateral apenas hizo un centro en todo el encuentro, que estuvo a punto de convertirse en gol por un remate in extremis de Puado que sacó Riesgo. El lateral se puso el mono de trabajo, muy exigido por Ibáñez. Un bonito duelo. Al final la moneda cayó del lado del españolista, que ayudó a mantener el 2-1 que deja al equipo perico cerca de Primera.

Keidi Bare: Fue un partido de ida y vuelta, de repliegue y presiones altas. Apenas pasó el balón por sus botas, pero colaboró a la hora de defender los mejores momentos del Leganés, que acumuló muchos jugadores en ataque. Se soltó en alguna acción aislada como el 2-1 de Melamed, en el que le puso un centro milimétrico.

Darder: Su gol, a los 25 segundos, bien merece pagar una entrada o pagar por ver un partido desde la televisión. Un prodigio técnico de control y de golpeo que sorprendió a todos. El canterano atraviesa un extraordinario momento goleador y de forma, como lo demostró en una carrera de 50 metros en la que hasta tres jugadores pepineros no lograron alcanzarle. No desfalleció y trabajo hasta que fue sustituido extenuado.

Embarba: Da igual que sean faltas o saques de esquina, cada balón colgado es una asistencia a lo Magic Johnson. Su pie derecho es un guante. El extremo tuvo que trabajar más defensivamente por las subidas de Hernández por el costado, y regateó menos de lo habitual debido a las exigencias del encuentro. En el 71' un gran lanzamiento suyo pudo suponer el 2-1.

Puado: Estuvo tímido el canterano, que participó menos en el juego. No era un partido para centrocampistas, la posición que ocupa el barcelonés, que ayudó a Pedrosa defensivamente y combinó con criterio cuando se le requirió. Eso sí, su hoja de servicios dejó medio folio en blanco y fue sustituido al descanso.

RdT y Dimata.

Dimata: Su coraje defensivo ayuda al equipo en las acciones a balón parado, en el juego directo y en la presión. Hace faltas o recibe, pero con balón sus acciones son inocuos. Un jugador que aporta en beneficio del grupo con sus movimientos y su presencia. Fue sustituido.

RdT: Eclipsado por la genialidad de Darder, lanzó un penalti a lo panenka y lo estrelló en el larguero. Es la segunda pena máxima que falla, pues en Albacete marcó tras aprovechar el rechace. Desastitido y muy marcado, flirteó en demasiadas ocasiones con el fuera de juego. En la segunda mitad dispuso de dos ocasiones para anotar pero sus remates fueron centrados. No fue su mejor noche.

Nico Melamed: Salió para darle más velocidad a los ataques en un encuentro en el que el Espanyol tenía más espacios para correr. Tras el 1-1, tuvo una clara ocasión en el 61',pero su remate se fue demasiado elevado. Pero su gran momento llegó en el 73' al empalar una volea que entró por la escuadra en el día de su 20 cumpleaños.

Calero: Jugó media hora por la lesión de David López y cumplió como su antecesor. Fue fuerte a un cruce dentro del área con Gaku, muy arriesgado, pero salió victorioso. Duro en las acciones de uno contra uno e imperioso por arriba.

Mérida: Salió para reforzar el centro del campo y lo logró. Se impuso por arriba, dio criterio por abajo y paró con faltas varios contraataques.

Vargas: Aunque apenas participó, le dio tiempo de dejarse ver con algunas conducciones en las que sufrió falta. Tiempo que ganó el Espanyol para respirar.

Wu Lei: Apenas no intervino. Trabajó defensivamente e intentó correr a los espacios con el partido ya marchito.