GIRONA

Francisco: "No merecimos perder, nos volvieron a perjudicar"

El Girona cree que no se señalaron dos penaltis a su favor ante el Rayo. Pulido Santana y el VAR, en el centro de la diana: "Estamos jodidos y cabreados", dijo el técnico.

Francisco: "No merecimos perder, nos volvieron a perjudicar"
PEPE ANDRES

La sensación de frustración que inunda al vestuario del Girona tras la derrota ante el Rayo (2-1) es inferior, sin duda, al enfado por la actuación arbitral y del VAR que sufrió el equipo en Vallecas. El entrenador rojiblanco, Francisco Rodríguez, no dudó en alzar la voz y expresó que "estamos realmente jodidos, cabreados. Se nos escapó un partido que no merecíamos perder. Nos volvieron a perjudicar". Las decisiones arbitrales decantaron la balanza en el duelo ante el Rayo y es que los gerundenses se quejan de dos penaltis no señalados: el primero por un pisotón sobre Arnau, en la primera mitad, y el segundo, con 2-1 en el marcador, por manos de Óscar Valentín dentro del área. El árbitro Pulido Santana lo señaló, pero el VAR le instó a verlo repetido y acabó corrigiendo su decisión.

En Girona no dan crédito a las decisiones arbitrales y Francisco fue el primero en mostrar su malestar: "El posible penalti a Arnau vi, desde 50 metros, que era una entrada para, como mínimo, verla repetida. Pero ni eso. Creo que se nos vuelve a perjudicar. Algún día se dará lo contrario. Eso sí, para nada voy a pensar que es premeditado. Ellos (por los árbitros) hacen su trabajo, nosotros el nuestro, pero volvemos a salir perjudicados. Ya vendrán mejores, está claro que sí". La segunda acción polémica del duelo fue el cambio de decisión en el penalti de Óscar Valentín por mano dentro del área: "En la primera mitad hubo unas manos de Aday que son iguales y se señala una falta que casi acaba con gol de Bebé. Pero en cambio en esta se corrigió y no se pitó. Tengo muy claro que si llega a ser penalti ganamos. El equipo tenía alma, amor propio". Francisco, tras el duelo, se acercó al colegiado Pulido Santana para mostrarle su enfado y no escondió que "hablamos muchas cosas. Es un árbitro que dialoga, deja hablar, y le comenté que entendía que no había sido justo en muchas cosas con nosotros. Nos condicionó mucho, todas las faltas eran en contra nuestra. Él se puede equivocar también, como nosotros, pero en la segunda parte no estuvo acertado, no estuvo bien. También le dije que cuatro minutos me parecían pocos de añadido. Estamos jodidos, cabreados porque era un momento clave".

Con esta derrota, el Girona observa como llegar a la sexta plaza aún está más complicado. El Rayo, que además tiene un partido menos, les aventaja en seis puntos. "Hemos dado un paso atrás en cuanto a los seis primeros. Nos quedan ocho partidos y tenemos que ganar y ver qué pasa. Lo intentamos ante el Rayo, no es que el equipo no quisiera. Se dio la cara y estuvimos cerca de sacar un resultado positivo. El Rayo se nos va, felicitarle y nosotros seguiremos a la nuestra. No queda otra. Toca levantar la cabeza, recuperarnos para otra final el viernes. Intentaremos hasta el final estar lo más cerca posible de los equipos de arriba", finalizó Francisco.