REAL MADRID

Las confesiones de Sergio Ramos: de la ira con la afición del Sevilla al sufrimiento con Messi

El capitán del Real Madrid repasa su carrera en La Leyenda de Sergio Ramos y habla de su polémica salida del Sevilla. Aquí, las confesiones más destacadas.

El capitán del Real Madrid repasa su carrera en La Leyenda de Sergio Ramos (Amazon Prime Video), la serie documental sobre su carrera que se estrenará en España este viernes.

Habla de su polémica salida del Sevilla, el Real Madrid, la tensión en la tormenta de Clásicos, la importancia de la figura de Luis Aragonés, los éxitos con la Selección, el Barça de Messi, Ronaldinho, Zidane...

A continuación, algunas de las confesiones más destacadas.

La salida del Sevilla. “Es un tema que nunca quise tocar porque era muy delicado. Era un chaval, carecía de experiencia para haber explicado bien el tema. He cometido muchos errores en mi vida y quizás el mayor error en su momento fue no dar explicaciones y no hablar. Al final dejé que otros hablaran y contaran la historia por mí… Mi fichaje por el Real Madrid fue un traspaso totalmente acordado entre clubes. Florentino y Del Nido era presidentes de los dos equipos. Jamás fue un pago de cláusula como se vendió en su momento. Eso generó que la afición no me tratase con el mismo cariño que yo siempre les he tenido y siempre tendré".

"Yo sé perfectamente lo que es el Sevilla, el sevillismo y cómo se sienten. Eso no me lo puede contar nadie porque lo he vivido desde que era pequeño. Al final se manipuló toda la información, se le mintió al sevillismo y eso hizo que a mí se me recibiera de una manera muy dolorosa. No solo para mí, sino también para mi familia. Yo no perdonaré nunca el dolor que pasaron mis abuelos, mis padres, que no pueden pisar, a día de hoy, el campo del Sevilla. A mí me emociona mucho porque al final yo lo he pisado desde que era pequeño y la gente puede tener una opinión distinta, pero mi abuelo ya no puede vivir, volver atrás... Eso no lo puedes cambiar, rebobinar o pausar. Ese es el mayor dolor que he llevado por dentro... Por eso he actuado en ciertas situaciones en el campo del Sevilla cuando he metido un gol, con esa rabia, con esa ira... Por todo lo que han sufrido sobre todo los míos..."

"Volvería mil veces a tomar la misma decisión, pero nunca dejaría que se contase la historia como se hizo en ese momento. A día de hoy puedo decir que soy sevillista, que lo seré hasta la muerte, pero también en mayúsculas y con la boca grande, que soy el capitán del Real Madrid y la selección española”.

La rivalidad Sevilla-Betis. "Es algo muy difícil de explicar. Creo que hay que vivir en Sevilla para entender lo que significa. Siempre que voy a jugar contra el Betis es diferente. Recuerdo ir con mi abuelo y mi padre al campo y que ganase el Sevilla ya te servía para ir contento al colegio toda la semana. Con el sevillismo se nace. Naces y ya eres sevillistas. Porque te lo inculcan. Y a día de hoy soy sevillista y soy madridista. Tengo ese recuerdo de ganar un derbi y te valía para todo el año".

Futuro. "Podría haber dicho hace tiempo que gané todo, pero mi mentalidad no me deja. Tengo en mente la quinta Champions, llegar al próximo Mundial, jugar en unos Juegos Olímpicos… Al final me iré cuando llegue el momento. Creo que me he ganado el derecho a tomar la decisión que quiera".

"Yo estoy, para mi punto de vista, de puta madre. Y los años que vengan voy a rendir al máximo nivel. Si no, me quedo en mi casa. Si no, no me merecería la pena”.

“Jugadores que tengan mi edad, o que rocen los 31 o 32 y no han tenido un cuidado previo, el cuerpo ya no te responde porque el fútbol de elite es otra cosa. El éxito mío a día de hoy no es que me encuentre muy bien con 34 años… Eso no es casualidad… Venimos de años atrás sembrando y ahora recogemos estos años de cuidado, en el descanso, la nutrición y el entrenamiento”.

“Sí que es cierto que cada día me cuesta más irme de mi casa. No estar con mi familia, mi mujer, mis hijos… Eso es lo único que me puede hacer tomar el día de mañana una decisión u otra. La mente me puede aguantar mucho, el físico también, pero va a depender mucho de mis hijos”.

"La idea es formar parte de la historia del mejor club del mundo, el Real Madrid. La retirada a día de hoy la veo bastante lejos".

Messi. "Lo hemos sufrido todos durante esta época que quizás, si no lo hubiese tenido el Barcelona, y nosotros no lo hubiésemos tenido enfrente, creo que habríamos ganado bastantes títulos más. Hemos estado frente al mejor Barça de la historia. El mejor Barça fue con Guardiola y nosotros también tuvimos a un gran entrenador como Mou, muy mediático, que hacía que el nivel de calentamiento aumentara por los dos lados".

Zidane. “Es una leyenda. Como futbolista. Como entrenador. Es tan natural, tan sencillo. Es un ejemplo para todos. Él ha sabido elegir muy bien cuando estar y cuando no estar- Cómo llevar un vestuario, cómo ganar…Eso no lo saben hacer todos…”

Tormenta de Clásicos. “Tengo un sabor agridulce de aquella época porque no ganamos mucho y también porque hubo una tensión generada o por ellos o por nosotros… Creo que ahí cometimos errores todos…Afortunadamente nos cogió con una edad un poco más avanzada, más madura y pudimos solucionarlo. Nos unimos, solucionamos las pequeñas diferencias, no dejaban de ser pequeñas tonterías, y luchar por una Selección única. Después pudimos demostrar que unidos todos éramos más fuertes y mejores”.

El jugador con más Clásicos. “Es un privilegio. Y creo que al final también es un premio. De momento soy el que más Clásicos ha jugado, así que no puedo faltar. Ya que lo hemos logrado, vamos a seguir apurando. Son muchos años…”

Ronaldinho. “Siempre he sido muy fan de su fútbol y su magia. Ha sido un jugador distinto. Pasarán los años y no volveremos a ver un jugador con esa magia, diferencia y superioridad. En esa época me tocó pararlo o por lo menos intentarlo. Aprendí que había que esperarlo, no había que entrarle nunca porque era prácticamente imposible en una acción individual contra él".

La Selección. "Hay mucha gente joven, con mucha ilusión, ambición, falta de experiencia en esas concentraciones. Hay un ambiente muy sano. A mí, que ya soy el veterano, el abuelete, me hace sentir bien. Hemos formado un equipo joven, pero con las ideas muy claras. Con pulmón, corazón. Con hambre. Eso se tiene o no se tiene".

Luis Aragonés. "Luis era un sabio y a mí me ayudó muchísimo. Le estaré eternamente agradecido. Aprendía de él todos los días. No eran cuentos, eran vivencias suyas. Estaba constantemente conmigo, con Fernando Torres, de los más jóvenes, para que fuéramos al frente como los veteranos. Buscar el amago, el engaño, él jugaba siempre con todo eso. Recuerdo que a mí me decía en un córner. Chiquito, cuando usted suba a un córner dígale que es muy bueno al que lo marca. Y él se va a venir arriba, se va a sentir cómodo. Este me conoce, me respeta... Y cuando saquen el córner métale el gol".

"Tuvimos un problema y él lo comentó a la prensa. Y a mí no me gustó mucho. Hablé con él, me pidió disculpas y al final me dijo que lo hizo queriendo para que me sirviera de aprendizaje. Me ayudó. De Luis solo puedo hablar maravillas".

Un central con alma de delantero. “Todos mis ídolos eran Ronaldo, Caniggia, Valdanito Crespo. Estaba acostumbrado a desequilibrar, era rápido…”

Mentalidad y ambición. “Decidí ser futbolista. Y decido cada año ser el mejor en mi posición. Y esa es la mentalidad que quiero tener hasta que decida dar un paso atrás. No quiero ser uno más en el mundo del fútbol y por eso vivo por y para el fútbol. El resto se lo dedico a mi familia. Una de mis claves. La mentalidad y la obsesión por querer ser el mejor en mi posición”.

"La mentalidad es clave. Desde joven he tenido la fortuna de haber ganado cosas muy importantes, pero siempre intentaba resetearme cada año para intentar para mantener esa alegría y esa llama viva de volver a ganar”.

La obsesión por la preparación física. “Soy un jugador que depende mucho de su físico. Los mejores suelen ser extremos, delanteros y suelen ser muy rápidos. Y no quiero quedar retratado por falta de velocidad o físico. Y por eso hago mucho hincapié y me machaco día tras día. Hay muchas horas en la soledad, en la sombra, en el gimnasio, con el fisio, el trabajo invisible…”.

El palmarés. “Tengo cuatro Ligas y cuatro Champions. Es un poco heavy, pero nos ha tocado pelear con el mejor Barcelona de la historia y eso al final hace que la Liga cueste muchísimo más”.

La afición. "Me sigo emocionando. Ellos no son conscientes de lo importante que son para nosotros. Necesitan mucho más ese cariño de lo que ellos piensan. Ese apoyo… Hay veces que con más o menos razón lo acabamos perdiendo por malos resultados. Para nosotros la afición es clave para ganar. Un Bernabéu eufórico es insoportable para el rival".

"Puedes jugar bien o mal, pero intento dar todo lo que tengo de mí. Independientemente de lo que pase. Cuando haces todo honestamente, te entregas en cuerpo y alma, hay pocas cosas que te pueden reprochar. Eso es lo que te piden. Nuestro escudo, nuestra afición y la historia de nuestro club".