ATLÉTICO DE MADRID

Lemar, el clavo al que agarrarse

El francés fue el único que supo proteger el balón, intentar estirar la presión y dar una salida al equipo. Sorprendió su sustitución con el marcador en contra.

Thomas Lemar controla el balón durante el partido contra el Sevilla.
CRISTINA QUICLER AFP

El Atlético pasa por un momento de máxima dificultad. Ha perdido el colchón que se había ganado con su impresionante inicio de temporada y se ha evaporado su control y dominio de los partidos en el centro del campo. Débil atrás, el método para blindarse ha sido cerrar líneas en torno a la portería de Oblak, replegando al equipo y pisando mucho menos el campo rival.

El equipo rojiblanco alcanzó los 50 puntos con sólo 19 jornadas disputadas (se escaparon únicamente siete puntos) con un balance de 40 goles a favor (2,10 por duelo) y 10 en contra (0,52 por partido). De ahí se ha pasado a marcar once tantos a los diez últimos partidos (1,1) y encajar nueve (0,9). Si el Atlético estaba mandando en los partidos a partir de la posesión, su centro del campo ha dejado de dominar con balón y sufre sin él. Tan sólo una figura está sobresaliendo en el manejo de pelota, la de un Thomas Lemar que sigue en pleno crecimiento.

El francés ha ido de menos a más este curso y ha pasado de ser el decimonoveno jugador de la plantilla a titularísimo. Algo que le ha servido para regresar a la selección y ser titular en dos partidos clasificatorios para el próximo Mundial (ante Kazajistán y Bosnia). En Sevilla, Lemar fue la única figura más allá de Oblak a la que agarrarse para intentar crecer con balón en el partido. Ha ganado en confianza en su juego y es el único con la capacidad para proteger el esférico e intentar iniciar la jugada limpia sin rifarla.

El Atlético fue creciendo a partir de Lemar en los últimos minutos de la primera mitad y consiguió igualar fuerzas en la segunda, aunque al final no fue suficiente para puntuar en el Sánchez Pizjuán. Girando sobre su eje y mirando a su compañero más liberado, Lemar consiguió que el Atlético pudiese salir de la presión, además de ser el primero en desfondarse en defensa para intentar evitar la salida fácil de los sevillistas. El francés completó 27 pases de los 30 que intentó (el mejor porcentaje de acierto del equipo con el 90%) y ganó el 87,5% de los siete duelos cuerpo a cuerpo a los que se midió, algo que denota el crecimiento físico y defensivo del francés.

Con cuatro pérdidas, fue el jugador más seguro del once rojiblanco, cifra que nada tiene que ver por ejemplo con los 26 balones perdidos por Saúl y Trippier. Además, Lemar acabó con cuatro recuperaciones y bajando constantemente a recibir cerca de los centrales para dar una salida al equipo cuando estaba asfixiado por el dominio del Sevilla. Lemar estaba siendo el jugador más acertado del equipo en la construcción de juego con diferencia, por eso sorprendió tanto que Simeone le sustituyese a los 73 minutos después del gol de Acuña. Llegaba a la cita tras el gran esfuerzo con su selección, habiendo jugado los 90 minutos contra Bosnia el miércoles, pero su cambio no fue beneficioso para el equipo.

Sin embargo, Lemar volvió a dejar patente que quiere ser protagonista y está preparado para tener cada vez más galones en el equipo. El Cholo tratará de potenciar su juego, ya que es uno de los pocos futbolistas inspirados a la hora de generar jugadas hilvanadas desde atrás durante las últimas semanas. Además, frente al Betis no estarán Marcos Llorente ni Luis Suárez por sanción, los dos futbolistas más determinantes en los metros finales. El Atlético necesita reencontrarse con las mejores sensaciones para poder pelear por LaLiga y en estos momentos pasan por encontrar cada vez a Lemar en los partidos. El francés se está convirtiendo en la luz del medio durante estos partidos de oscuridad.