CUARTOS (IDA) | REAL MADRID 3-LIVERPOOL 1

1x1 del Madrid contra el Liverpool: Vinicius fue Cristiano

El brasileño fue el líder ofensivo del equipo blanco. Partido reivindicativo de Militao. Nueva exhibición de Kroos y cuarto partido consecutivo viendo puerta de Asensio.

Courtois: seguramente, el belga no esperaba un partido tan plácido. A excepción del gol (era casi imposible pararlo desde tan cerca), no tuvo que intervenir con paradas exigentes. Su trabajo fue descolgar los centros peligrosos que ponían desde las bandas, y lo hizo a la perfección. Con los pies volvió a estar seguro y acertado.

Lucas: se ha convertido en un lateral de muchos recursos. No le hace falta tener todos los recursos defensivos, le vale con la intensidad que le imprime a cada acción. Tapó bien su banda, siempre con la ayuda de Asensio. Cortó de cabeza una jugada muy peligrosa en el 16. En ataque, se incorporó con peligro y realizó varios cambios de orientación que acabaron en jugadas de peligro para el Madrid.

Militao: llegó al duelo más importante de la temporada después de haber jugado sólo 559 minutos, 116 de ellos en Champions. No se le notó nada. Sabía que no podía fallar, que no debía correr riesgos, y cumplió con ello. Expeditivo en cada acción defensiva y conectando bien con los mediocampistas cuando le llegaba la pelota. Ha demostrado, una vez más, que tiene nivel para jugar en el Madrid.

Nacho: el líder que, sin Ramos, tanto necesita el Real Madrid en defensa. Le da al equipo lo que necesita en cada momento y casi no comete errores, algo clave en una competición que castiga tanto el fallo como la Champions. Una pena que su partido tuvo una pequeña mancha: el gol de Salah le pilló cerca y por sorpresa.

Mendy: Zidane le pidió que fuese muy vertical. Cada vez que agarraba la pelota sólo miraba hacia delante. Protagonizó varias jugadas individuales eliminando contrarios. Si consigue pulir detalles en ataque, se va a convertir en un lateral de época en el equipo blanco. En defensa, lo de siempre: infranqueable. Estuvo providencial en el 63 para evitar un gol rival.

Casemiro: el trabajo que hace no está pagado. Es, tras Benzema, el futbolista más influyente en el juego del Madrid. Cuando parece que no hay nadie, aparece. Y cuando más complicadas parecen las cosas, es el primero que saca la cara. El equilibrio que hace que nada se rompa.

Kroos: se ha perdido la cuenta de las exhibiciones que ha dado el alemán esta temporada. Klopp no supo atarlo en ningún momento y lo aprovechó para mover al Madrid a su gusto. Omnipresente cuando se controlaba la posesión. Todo pasaba por él. Redondeó su actuación con una asistencia de cirujano que Vinicius transformó en el primer gol de la noche.

Modric: estuvo tan centrado y dedicado en hacer bien la presión que cuando le llegó la pelota sufrió más de lo habitual. Sin embargo, sus mejores minutos coincidieron con los mejores minutos del equipo. Robó varios balones importantes en la medular y, en ataque, su mejor acción llegó en el segundo tiempo para asistir a Vinicius en el tercer gol del Madrid.

Asensio: el más listo de la clase. Aprovechó un error defensivo en el 36' para hacer un golazo, con vaselina a Alisson incluida. Muy parecida a una que Messi le hizo a Szczesny hace ya varias temporadas. Al final va a ser verdad que esa zurda se parece a la del argentino. Estuvo a punto de marcar al borde del descanso, de nuevo, por otro error defensivo. Se quedó sin fuelle o confianza en una jugada que quiso que finalizara Vinicius cuando estaba solo contra Alisson. Mención especial a su trabajo defensivo. Fue, de los de arriba, el que más ayudó atrás.

Vinicius: quién iba a decir que el que tenía poco gol iba a ser la estrella goleadora del equipo en un duelo clave de Champions League. Ya estuvo cerca de marcar de cabeza en el 13'. Sin embargo, su ascenso llegó en el 27' bajando con mimo un balón largo de Kroos para después definir con potencia ante la salida de Alisson. A partir de ahí, se creció. Todo le salía bien y sus compañeros lo buscaban constantemente. En la segunda parte, en un gol muy de nueve, sentenció a los ingleses. Remató de primeras desde el punto de penalti un pase de Modric para hacer su segundo tanto de la noche. Tuvo que ser sustituido cuando se quedó sin oxígeno. Fue a puerta cerrada, pero los pocos presentes le dedicaron una ovación cerrada.

Benzema: el habitual goleador cambió su papel. Se dedicó a dar juego para el resto. Condujo varios contragolpes de mucho peligro y fue un centrocampista más en los momentos de más control. Una pena que no pudiese aprovechar las pocas ocasiones de gol de las que gozó. La primera, nada más empezar el partido. La más clara, en el 25', en un mano a mano que no pudo definir.

Valverde: el uruguayo tiene toda la confianza de Zidane. Acaba de salir de una lesión, pero eso no frenó al francés, que lo utilizó como primer cambio. Corrió sin parar los 20 minutos que estuvo sobre el campo. Le dio pulmones al Madrid cuando más le faltaban. No pudo lucir en ataque porque vivió centrado en ayudar a Lucas en el costado diestro.

Rodrygo: el brasileño tuvo cinco minutos en los que estuvo más tiempo cerca de su área que de la rival. Eso sí, robó varios balones peligrosos y salió un par de veces al contragolpe, aunque sin conseguir frutos.