INTERNACIONAL

Zé María desvela cómo saboteó su fichaje por el Madrid

El exjugador brasileño, que pudo fichar por el Real Madrid pero prefirió el Parma, está en el paro, busca un nuevo equipo para entrenar y se inspira en las tácticas del portugués.

Zé María desvela cómo saboteó su fichaje por el Madrid
Parenti/Benvenuti

Zé María pudo fichar por el Real Madrid, pero prefirió Italia y marcharse al Parma en la temporada 1996-97. Peruggia fue su siguiente club antes de volver a Brasil (Vasco da Gama, Palmeiras y Cruzeiro) para regresar de nuevo a Italia. El Inter era su sueño y lo cumplió. Allí jugó entre 2004-2006 y allí volvió para hacer sus prácticas en su nueva etapa como entrenador, tras colgar las botas, previo paso por el Levante.

Zé María ha confesado en una entrevista en La Gazzetta dello Sport que Mourinho le marcó y agradece lo mucho que aprendió de él: "Estuve con Mourinho en el año del Triplete (ganó la Champions League, la Serie A y la Coppa italiana en la temporada 2009-2010). Pude ver cómo entrenaba durante una semana. Él estaba en su mejor momento. Me llamó la atención cómo manejaba el grupo. Ralentos ya consagrados como Eto'o y Sneijder, luego también a los jóvenes que iban surgiendo, como Balotelli. Mario fue la gran estrella del fútbol italiano. Mourinho logró crear armonía. Y todavía le agradecen por lo que hizo. En el Inter consideran que es el mejor entrenador del mundo que han tenido. A Materazzi le encanta".

Ze María tiene ahora 47 años y, aunque ahora está en el paro, disfruta de su faceta como entrenador, aunque es inevitable recordar que pudo jugar en el Real Madrid. Pero él prefirió la Serie A y dijo "sí" al Parma, donde creció junto a los campeones del mundo del futuro Buffon y Cannavaro. "Venir a Italia era mi mayor deseo. Aquí en Brasil todos los domingos por la mañana de los años 80 mostraban la Serie A: el Milan de los holandeses, el Inter de los alemanes, la Juve de los franceses. Fue el mejor campeonato. Antes de trasladarme a Parma, recibí una oferta del Real Madrid. Sus representantes hablaron conmigo en Brasil. Me ofrecieron un contrato de cinco años. Entre el Madrid y yo estaba casi hecho. Pero yo quería jugar en Italia, así que pedí más y todo salió mal. Lo hice a propósito. Unos días después llegó la oferta de Parma".

En Perugia se repitió la situación con Materazzi y Grosso. Luego, en Milán, Zé María se puso la camiseta del Inter. Ahora vive en Brasil, en las afueras de São Paulo, donde puede recargar las pilas a la espera de una nueva gran aventura, un nuevo equipo al que entrenar: "Además de haber entrenado en Italia, también lo he hecho en Brasil, Rumanía,  Albania y Kenia. Estoy esperando encontrar un nuevo equipo. Con la pandemia, salir de Brasil no es fácil. Y encontrar trabajo aquí es igual de complicado porque llevo mucho tiempo fuera. Me conocen como jugador y como entrenador, a pesar de eso, la gente sabe poco de mí.

En Rumanía dirigió FC Ceahlăul Piatra Neamț, donde le pasó de todo: "En Rumanía tuve una experiencia particular: el presidente era italiano y dijo que quería hacer la revolución, en la práctica no tenía el dinero para formar parte del equipo. Estuve cuatro meses sin cobrar un euro. Luego, el club quebró". Ahora busca un nuevo equipo, donde aplicar las técnicas de Mouinho que tanto le impactaron.