MANCHESTER CITY 2-1 BARÇA (2-4)

Sufrido e histórico pase del Barça a las semifinales de la Champions

Beckie puso sobre las cuerdas al Barça, que se hace grande en Europa. Oshoala anotó el 1-1. Dudoso penalti que convirtió Mewis. Próximo rival, Lyon o PSG.

Oshoala y Aitana Bonmati, del Barça, en el partido de Champions ante el Manchester City.
Robbie Jay Barratt - AMA Getty Images

¡A semifinales! El Barça certifica el pase a la siguiente ronda de la Champions tras una eliminatoria de infarto frente al Manchester City. El equipo inglés, que fue indoloro en la ida (3-0) para las azulgranas, sacó las garras y puso sobre las cuerdas a un Barça desdibujado. El cuadro catalán encontró aliento en un gol de Oshoala a pase de Graham Hansen (1-1) y sufrió en frustración tras un muy dudoso penalti pitado en su contra (2-1). No hubo que lamentar la decisión arbitral, puesto que las catalanas lograron frenar el marcador a su favor en la eliminatoria para ser semifinalista por tercer año consecutivo en Champions.

Es tan poco común que el Barça sufra en un partido que un mínimo susto ante el Manchester City, que recortó distancias en la eliminatoria 1-3, provocó cierta ansiedad en el cuadro azulgrana en la primera parte. Las de Lluís Cortés sufrieron más por su juego, en el que los goles se resistieron pese a tener claras ocasiones en las botas de Graham Hansen y de Oshoala, que por el de un rival que logró incomodarle de inicio.

Las inglesas encontraron el premio a su insistencia, esa que no mostró en la ida en Monza, con un gol al filo de los veinte minutos de partido. La diana de las citizens llegó en una jugada a balón parado. Greenwood la colgó desde el córner al área, donde tocó Mewis para White y Beckie metió el pie entre una maraña de jugadoras que despistó a Paños.

Tomó aire el City a costa de un Barça desconcertado. Las azulgranas, que no acostumbran a ir por debajo en el marcador, decayeron por minutos en su gran soltura y dominio. Pero, pronto encendieron su vena más ofensiva, que se prologó hasta el inicio de la segunda parte. Así, Graham Hansen y Oshoala protagonizaron jugadas de puro infarto para los culés, que se quedaron sin aliento en algunas salvadas casi sobre la línea de gol del Manchester City y que vieron como ambas jugadoras se combinaban para dar oxígeno a su equipo. 

Polémica por un penalti muy dudoso a favor del Manchester City

Roebuck le tomó la medida a la delantera nigeriana, que se mostró muy imprecisa en los metros finales. Sin embargo, la meta inglesa no pudo atajar a la '20' del Barça en una jugada de categoría de Graham Hansen, que le dio todo un regalo a su compañera para que la empujara a placer al fondo de la red. La diana parecía más decisiva de lo que poco después depararía el encuentro: un penalti inexistente de Leila sobre White.

Adivinó Paños el disparo de Mewis desde los once metros, pero no logró detenerlo al igual que hizo en la ida. Con su no parada fue el City con todo arriba, pero el Barça supo cómo dar calma al partido en el momento más decisivo. Con pie y medio en las semifinales, las de Lluís Cortés durmieron el encuentro con un mayor control del esférico ante un equipo inglés que acusó un gran cansancio en los minutos finales.

Con seis minutos de tiempo extra, el Barça manejó la situación y respiró con asiento hacia las semifinales, esas que alcanzan por tercer año consecutivo. El cuadro culé, que tuvo varias ocasiones fuera del tiempo reglamentario, sueña aún más fuerte con alzarse como el primer equipo español que levanta la Champions. Motivos para ello no le faltan. Ante el City se tambaleó y supo sufrir para meterse entre los mejores cuatro equipos del continente.

No sólo es la tercera vez seguida que lo hace, sino que ya lo ha conseguido en cuatro ocasiones en los últimos cinco años. Un hecho que sólo ha firmado el todopoderoso Lyon. El logro azulgrana enorgullece al fútbol femenino español, que ansía su primer título de Champions. A por él va el conjunto catalán, que se medirá al campeón del Lyon-PSG en semifinales. No será fácil, pero si alguien puede es este Barça.