Finalizado

CLASIFICACIÓN MUNDIAL | GIBRALTAR 0- HOLANDA 7

De Jong y Depay son una roca

El combinado neerlandés, que comenzó la fase de clasificación con derrota, respira tras vencer a Letonia y se da un festín con Gibraltar, hundida al final.

De Jong y Depay son una roca

Florece el tulipán holandés tras el varapalo turco. El combinado naranja, hoy de negro, hace buena la victoria del sábado frente a Letonia y repite triunfo ante la débil Gibraltar con una exhibición ofensiva en la segunda parte. El buque capitaneado por Frank De Boer vuelve a surcar, aunque los últimos rivales no hayan sido de envergadura. Memphis Depay (con un doblete) y Luuk de Jong, sin olvidarnos de un fabuloso Steven Berghuis, demuestran su gran calidad con una goleada.

El encuentro comenzó con Holanda controlando el juego, adelantando líneas y tratando de embotellar al cuadro gibraltareño. El refinado sentido táctico impuesto por el entrenador Julio Ribas imposibilitó que los visitantes dispararan a puerta hasta llegados casi al cuarto de hora. Poco después, el guardameta Coleing iba a realizar una espectacular parada con la cara ante un formidable tijeretazo de Memphis Depay. Era la primera acción destacada del portero en una noche que estaba siendo apoteósica para él.

La ocasión del futbolista del Olympique de Lyon animó a los de Frank de Boer, que trataron de percutir por el flanco derecho con Dumfries y Berghuis muy activos. Primero Wijnaldum, de fuerte disparo cruzado, y después Klaassen, a quemarropa, vieron con impotencia cómo Coleing se convertía por entonces en el héroe del Victoria Stadium.

Depay se echó el equipo a la espalda y lo intentó de todas las formas posibles, pero sin éxito. Tuvo que ser de nuevo Berghuis, el hombre más destacado de la pasada jornada frente a Letonia, quien salvara los muebles antes del descanso. Dumfries peleó con la zaga local, el balón le llegó a Wijnaldum, y el centrocampista del Liverpool cedió a Berghuis para que anotara de un certero zurdazo. Se abría la lata antes del descanso.

Tras la reanudación, llegó una de las dos tristes acciones del encuentro. Blind se lesionaba tras sufrir una caída del delantero De Barr en su rodilla. El central del Ajax se marchaba en camilla y con las manos en la cara tras intentar dar dos pasos y ver que era imposible continuar. Después llegaría el ciclón holandés.

Cuatro goles en diez minutos. Ese fue el castigo que le impuso el combinado de Frank de Boer. Primero fue Luuk de Jong en el 54', a pase del incansable Berghuis. Seis minutos más tarde, Depay lanzaba una falta escorada que terminó dentro de la portería de Coleing, con fortuna, tras golpear en la barrera. Después le tocó a Wijnaldum, que fusiló la meta local tras ver cómo le rechazaba el guardameta un cabezazo suyo. El quinto lo hacía Malen, el recién incorporado por la lesión de Blind. Tras una maravillosa combinación entre Depay y Klaassen, el futbolista del Ajax le puso en bandeja el gol al ariete del PSV. Cosas del fútbol entre selecciones.

La segunda mala noticia la protagonizó el guardameta local Coleing, que se tuvo que marchar también antes de tiempo por un problema muscular. Estaba siendo, sin duda, el mejor de su equipo y realizó un primer tiempo impresionante.

Faltaban dos goles más para cerrar un resultado tan abultado como justo, visto el asedio holandés. Donny van de Beek y Depay pusieron el broche de oro a una jornada que hubiera sido redonda para De Boer si no contara la lesión de Blind. Y más aún tras el pinchazo de Turquía ante Letonia (3-3), que deja el liderato para los 'Oranjes' a un único punto. La Holanda de Berghuis, De Jong, Depay y compañía escapa de 'La Roca' más sana de lo que llegó.