REAL MADRID

El Madrid tiene listo al sustituto inmediato de Marcelo

El último lío extradeportivo del brasileño enreda más su futuro. El club ve en Miguel Gutiérrez, el 'tres' estelar de Raúl, un relevo inmediato y por eso está desoyendo ofertas por su perla...

La continuidad de Marcelo en el Real Madrid más allá de este verano sigue enredándose. El lateral brasileño ha dado un giro de tuerca a su físico pensando en volver a ser apetecible como titular o en una salida próxima, pero un nuevo incidente extradeportivo enturbia su ya de por sí complicado futuro en Chamartín. El segundo capitán blanco subió una foto a sus redes sociales mostrándose en una playa de Valencia... y la Generalitat le quiere multar por saltarse el cierre perimetral. Un suceso que no le ayuda precisamente porque al Madrid le molestan y mucho estos líos en plena pandemia, como ya sucedió con Jovic y su fuga a Serbia, pero tiene preparado un sustituto inmediato para un Marcelo cuya altísima ficha (8 millones de euros netos) está en el plan de ahorro de masa salarial. Si se va, el puesto de segundo lateral zurdo del Madrid tiene nombre y apellidos: Miguel Gutiérrez.

El canterano del Castilla, de 19 años, es una de las apuestas más firmes del Madrid como entidad. Se le ve preparado para el salto y Zidane está pudiendo comprobarlo desde el confinamiento, hace justo un año. Sin presiones, porque aún no ha debutado de manera oficial dado que Zizou respeta al máximo la jerarquía de Marcelo mientras sea jugador del Madrid, pero sin pausa. A diferencia de Reguilón, por el que Zidane nunca ha mostrado la más mínima predilección, a Miguel sí viene aclimatándolo a su fórmula de trabajo.

Marcelo intenta interceptar un pase de Miguel Gutiérrez en un entrenamiento en Valdebebas.

Pero muchas de las repercusiones de la configuración de la plantilla dependerán de las intenciones de Zidane con respecto a su propio futuro. Si hubiera relevo en el banquillo y lo hereda Raúl, una hoja de ruta trazada por el Madrid, una de sus primeras peticiones del 'Siete' sería Gutiérrez. Es uno de sus pretorianos en el Castilla. Y uno de los canteranos más protegidos por el club. Como informó AS, siendo Cadete apareció el Manchester para ofrecerle un contrato casi irrechazable pero el chico quiso quedarse y el propio Real Madrid lo aprovechó para firmarle un vínculo profesional hasta 2024 y una cláusula altísima.

Por Miguel Gutiérrez han preguntado el Borussia, el Eintracht, clubes de Inglaterra, Portugal y Primeras españoles.

La Bundesliga llamando a la puerta

Eso no ha impedido que el pasado verano, después de su decisivo papel en la Youth League y al igual que pasó con Antonio Blanco, un buen número de Primeras llamasen al Madrid para solicitar su cesión o la nueva fórmula que emplea el Madrid en estos casos, la venta de la mitad de los derechos de sus canterano (lo hizo con Baeza, Dani Gómez, De Frutos...). La respuesta fue siempre la misma: el Real Madrid no negocia por Gutiérrez. Tampoco cuando llaman clubes 'amigos' de fuera. Lo ha hecho el Borussia Dortmund y el Eintracht, con los que hay una relación muy fluida en la Bundesliga. También hicieron la consulta varios clubes ingleses y portugueses. A todos se les ha dicho que el tres madrileño no sale. Y el chico tampoco ha pedido irse. Con Raúl se siente arropado y muy valorado en el Castilla y ve que el primer equipo está cerca.

A Marcelo le queda un año más de contrato en el Madrid, hasta 2022, pero este mayo próximo cumplirá 33 años y su sueldo casi dobla el del titular, Mendy. Una anomalía en un club que se enfrenta a retos salariales como la renovación de Ramos y afrontar una parte de la ficha del año que le queda a Bale, que amenaza con volver a la capital de España. En ese sentido, si Miguel Gutiérrez pasa al primer equipo vería mejorado su contrato pero el impacto en las cuentas sería mucho menor. Marcelo está intentando alargar su carrera deportiva con la aportación de un preparador individual. Pero Miguel Gutiérrez es la próxima generación que viene apretando al máximo el acelerador. Del Madrid y de la Selección.