FÚTBOL FEMENINO

Los motivos del Atlético para seguir creyendo en la Champions

Las rojiblancas, que se miden al Valencia este domingo y están a seis puntos de Europa, tienen pendientes cuatro duelos decisivos por el billete europeo.

Jugadoras del Atlético.
Atlético

El Atlético afronta once finales de aquí a final de temporada en la Primera Iberdrola. Las rojiblancas no podrán fallar en ninguna de ellas si quieren mantener la esperanza hasta el final de cara a su clasificación para la Champions femenina. A seis puntos de la zona europea en la clasificación, el conjunto de Sánchez Vera deberá ganar y esperar a que sus tres rivales más directos (Real Madrid, Madrid CFF o Real Sociedad) tropiecen en algún partido.

Esto último se complica teniendo en cuenta que el Madrid CFF tiene un partido menos que las rojiblancas. Sin embargo, este duelo pendiente será complicado de ganar para las blancas ante el todopoderoso Barça, que lidera la Primera Iberdrola con nueve puntos más que el Levante (2º) y tres partidos menos.

Además de esto, uno de las 'buenas' noticias para el Atlético en medio de esta crisis de resultados, en la que encadenan dos derrotas en Liga (0-1, ante el Real Madrid, y 1-0, frente al Sporting de Huelva), es que aún le quedan pendientes los duelos directos frente a Madrid CFF y Real Sociedad, a los que se enfrentará como visitante, y contra Levante y Barça, rivales a los que se medirá como local. Estos cuatro partidos serán decisivos para recortar distancias en la zona alta de la tabla y poder aspirar a uno de los tres billetes por la Champions.

Además de estos partidos, el equipo madrileño visitará al Valencia, este domingo a las 20:30, al Sevilla y al Logroño y recibirá en la C.D. Wanda de Alcalá de Henares al Depor, el Rayo Vallecano, el Athletic y el Espanyol. Las rojiblancas no podrán relajarse ante ninguno de ellos, puesto que ya han cosechado varios resultados en contra ante equipos de la zona baja de la tabla, como el Sporting de Huelva o el Santa Teresa (0-1). Sin duda, queda un tramo final de temporada de infarto para un Atlético que, tal y como reza uno de sus lemas más conocidos, nunca deja de creer.