REAL MADRID

El gol obsesiona a Vinicius

El brasileño es consciente de que es su gran cuenta pendiente y lo trabaja todas las semanas en solitario para mejorar. A veces, con Zidane como ayudante.

El gol obsesiona a Vinicius
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Vinicius Junior es sin lugar a dudas uno de los nombres propios del Madrid esta temporada. El brasileño está viviendo algunos altibajos, pero siempre es capaz de salir adelante y ayudar al equipo. En los últimos partidos ha sido clave, especialmente contra el Atalanta en el que tuvo la oportunidad de ser titular y no decepcionó: generó varias ocasiones de peligro y forzó un penalti. Incluso algunos aficionados que ya habían perdido su fé en él la han recuperado con sus recientes actuaciones.

Sin embargo, el joven futbolista de 20 años sigue teniendo una cuenta pendiente: el gol. Es consciente de que necesita mejorar en la definición para convertirse en un jugador insustituible. "El regate para mí es más fácil que el gol. Tengo las cosas más controladas. Sé que soy muy bueno en el uno contra uno, y que el defensa siempre piensa bastante cuando va a jugar contra mí”, aseguraba en una entrevista para El País recientemente.

Por eso, Vinicius se ha puesto manos a la obra y trabaja varias horas a la semana en solitario para mejorar de cara a puerta. El brasileño se queda sobre el campo de entrenamiento y realiza sesiones de tiro, siempre con la ayuda de los porteros y a las que a veces se suman otros compañeros. En algunas ocasiones el propio Zidane ha querido ayudar a su pupilo y ha trabajado junto a él, aportándole consejos técnicos y asistiéndolo desde diferentes posiciones. El francés es el primer consciente del potencial de Vinicius, y se encarga de pulirlo él mismo. Además, está encantado con la buena predisposición que pone en el trabajo.

La definición no es el único aspecto al que Vini le está dedicando tiempo extra. El brasileño es de los pocos jugadores de la plantilla que no se ha lesionado en toda la temporada. Sólo se ha perdido un partido (contra el Eibar) y fue por una gastroenteritis. Su gran estado físico se debe a los trabajos de recuperación y fisioterapia que realiza tanto en casa como en Valdebebas todos los días.

Todo el trabajo para cumplir un objetivo que no se saca de la cabeza: intentar llegar a su mejor versión partido a partido y seguir mejorando para triunfar de blanco. Convertirse en una estrella en el equipo de sus sueños. El camino, sin duda, es el correcto.