BILBAO ATHLETIC 1-REAL S. B 2

Xabi Alonso asciende a la Liga Pro y peleará con su Real B por subir a Segunda

La Real Sociedad B gana 1-2 en Lezama y consigue su primer objetivo de la temporada. Primer éxito del tolosarra como entrenador.

Xabi Alonso asciende a la Liga Pro y peleará con su Real B por subir a Segunda
AIOL DIARIO AS

Xabi Alonso no para de crecer en su carrera como entrenador. Después de conseguirlo todo como jugador, ahora busca labrarse una carrera en los banquillos. Primero fue en el infantil del Real Madrid, y para su primera experiencia en un banquillo cercano a la élite, decidió volver a su casa, a la cantera de la que salió como jugador, a la Real Sociedad. Se hizo cargo del filial realista y en dos temporadas ha conseguido instalarlo en la zona noble de la clasificación, consiguiendo en esta campaña tan extraña su primer logro destacado en los banquillos.

El ya entrenador tolosarra ha conseguido clasificar al segundo equipo de la Real Sociedad entre los tres primeros del subgrupo A del Grupo II de la Segunda B, lo que quiere decir que ha logrado el ascenso a la Primera RFEF, la Liga Pro de la próxima temporada, lo que este año es la Segunda B y que ha sacado la Federación para organizar el fútbol modesto, incluyendo una tercera categoría que estaría dentro del llamado fútbol profesional. Y a partir de ahora, en la segunda fase de la competición, podrá pelear con la Real B por conseguir subir a Segunda división, algo que se le ha resistido al filial realista desde siempre en su época moderna. El primer gran objetivo de la temporada ya lo ha logrado, ahora le quiere poner la guinda; pero su primer gran éxito como entrenador ya es de Xabi Alonso. Lo ha hecho, ademas, con una jornada de antelación. Y para que sepa mejor, ganando el mini derbi de la categoría contra el filial del Athletic Club en Lezama, y remontando el gol inicial de los rojiblancos, para ganar 1-2, y colocarse líderes de su grupo con 37 puntos.

Tiene mucho mérito lo que está haciendo Xabi Alonso en el segundo equipo de la Real, porque ha logrado que sea muy competitivo, sin perder un ápice de la verdadera función de un filial, nutrir al primer equipo de jugadores bien formados y reforzados en la última etapa de su formación en Zubieta con su labor como técnico de la Real B. Ahí están los Zubimendi, Roberto López, Urko González de Zárate, y otros jugadores que han ido reforzando al primer equipo de forma puntual durante estos dos últimos años, como Arambarri, Pacheco y Robert Navarro. Con este último es necesario hacer una mención aparte, porque le pidió a principio de curso que debía dar un paso adelante y el joven mediapunta se ha convertido en el puntal de este Sanse. También pitas promesas como Olasagasti y Ezkurdia también han crecido gracias a su último empujón en el filial.

En la Real están muy contentos con su trabajo como entrenador del filial. Valoran su capacidad de trabajo diario en Zubieta, su gestión de partidos y su labor como formador mejorando el nivel de los potrillos que pasan por sus manos. Son aspectos en los que, evidentemente, deberá ir creciendo, porque su labor como entrenador no ha hecho más que empezar. Pero lleva buen camino. El curso pasado se quedó a las puertas del playoff de ascenso a Segunda, y solo por culpa de que se paró todo por el confinamiento se quedó sin lograr su objetivo. Y esta temporada ha metido al Sanse líder de su grupo a falta de una jornada. Porque nunca ha ocultado que su objetivo era meterse en esa parte alta y lucha por el ascenso. Siempre ha sido ambicioso, sin perder de vista la formación de los jugadores de Zubieta, pero es un defensor a ultranza de que poniendo objetivos altos y compitiendo es la mejor forma de forjar a las promesas de la cantera.

El tolosarra firmó por dos temporadas con la Real y su contrato termina en junio, pero en el club txuri-Urdin ya se está hablando con su representante para ampliar su vinculación, porque quieren que siga en la Real, formándose como entrenador y ayudando a formar a sus promesas. Están encantados. Habrá que ver si Xabi Alonso quiere seguir ese proceso de formación, o si se ve preparado para intentar retos de mayor envergadura en categorías superiores, porque ofertas no le van q faltar. La Real quiere renovarle por otras dos temporadas para que continúe su trabajo en este proyecto y pueda culminarlo. Y por qué no decirlo, porque en un futuro, no tan lejano, le ven entrenando al primer equipo de la Real. Aunque de momento Imanol se ha ganado el derecho a que nadie le pueda mover la silla.