LEGANÉS

Fuenlabrada – Leganés, ocho retornos azulones a casa

Hasta ocho integrantes del Fuenlabrada tiene pasado pepinero, desde la dirección deportiva hasta el utillaje. Destaca Alfredo, leyenda blanquiazul y ahora en la secretaría técnica azulona.

0
Fuenlabrada – Leganés, siete retornos azulones a casa
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Juega el Fuenlabrada en Butarque y para ocho integrantes del club azulón (los siete de la foto más Cristóbal) aquello será un retorno a casa. Desde la directiva, hasta el utillaje, el conjunto del Fernando Torres cuenta en sus filas con ex miembros de un Leganés con el que siempre ha mantenido una relación cordial que ratifica esta profusión de viejos conocidos y que tiene incluso a leyendas pepinera como protagonistas.

Es el caso de Alfredo Sánchez Benito, ex jugador pepinero de los 90 (147 encuentros) y uno de los iconos de aquel conjunto que se estrenaba en el fútbol profesional en el viejo estadio Luis Rodríguez de Miguel. Alfredo (Alfredito, como aún se le recuerda al sur de la capital) era el prototipo de lo que todo niño de Leganés soñaba alcanzar.

El triunfo de un chico de San Nicasio

Nacido en Madrid hace 48 años “porque en Leganés aún no había aún hospital”, creció en San Nicasio, uno de los barrios más populares de la ciudad. “Todavía vivo aquí, en el primer piso que me compré como futbolista”, cuenta al otro lado del teléfono. Ahora ejerce de adjunto a la secretaría técnica después de haber sido parte durante 15 años de Osasuna. Tras aquello, hizo las maletas y se enroló con Enrique Martín (otro mito pepinero) como técnico asistente en Albacete, Nàstic de Tarragona y Córdoba. Tras su último paso por los banquillos, el Fuenla lo llamó para incorporarse a su equipo de la dirección deportiva.

Alfredo, a la derecha, forma barrera en el Leganés con Cuéllar (centro) y Eto'o.

“Ahora, como no puedo viajar, acompaño siempre al equipo. Así que sí iré a Butarque. Será la primera vez en mucho tiempo”, añade. La respuesta sorprende. “Pues puede que la última vez que lo pisé fue con Osasuna, en el segundo y último partido que jugué contra el Lega, allá por el 99, creo... Luego la vida nos ha llevado al Lega y a mí por caminos diferentes y no… aún no había tenido la oportunidad de volver. Supongo que estará muy cambiado”, anticipa.

Alfredo es historia del Leganés por muchos motivos, pero uno de ellos es formar parte de la alineación que inauguró el estadio blanquiazul el 14 de febrero de 1998. Un año más tarde regresó como rival después de haber dejado 100 millones de pesetas (unos 600.000 euros) en las arcas del Lega. “Tuve que pagar mi cláusula. En el primer partido que volví con Osasuna un sector de la afición me pitó mucho. Me llevé un berrinche porque era volver a mi casa y no me gustó ser mal recibido”, evoca un Alfredo que, por cierto, jamás ha tenido opciones de retornar al Leganés en ningún otro cargo. “Algunas veces se ha oído mi nombre, pero nunca he tenido propuesta del Leganés”.

Melgar, entre el césped y los despachos

Es el caso opuesto al de Miguel Melgar, ahora director deportivo del Fuenlabrada e integrante del Leganés en tres etapas distintas. Dos como jugador (del 95 al 97 y del 2004 al 2005) y una como director deportivo. Periplo amplio en el que vivió de todo. Desde el sueño del ascenso a Primera con un bloque “de chavales la mayoría de Madrid”, como sucedió en el curso 95-96, hasta el descenso a Segunda B de 2004.

“Ese día, antes de salir a calentar, ya sabía que descenderíamos porque los argentinos estaban recogiéndolo todo para salir pitando después del partido. Nos valía el empate con el Córdoba, pero yo tenía claro que bajábamos”, recuerda. Ese curso, el del proyecto de Daniel Grinbank, Melgar fue despedido por el empresario argentino en agosto y después, cuando Grinbak se marchó, repescado por Jesús Polo y Rafael Cortijo en enero.

Melgar celebra un gol con el Leganés en Segunda B.

Aguantó un curso más en Segunda B (casi juegan play-off de ascenso) y después se marchó para retornar en 2012 ante la llamada de Felipe Moreno, máximo accionista del club. “Cuando Felipe me pidió ser director deportivo, sólo me pidió no sufrir y no descender. Porque el año anterior habían sufrido mucho y casi bajan a Tercera. El presupuesto que me dio era de 300.000 euros. Le dije que con eso sólo podíamos luchar por salvarnos, y él me dijo que no quería sufrir. Y quedamos segundos, sólo por detrás del Tenerife”, añade.

Aquel proyecto liderado por Pablo Alfaro en el banquillo ilusionó a la ciudad y fue el ensayo del éxito que luego se disparó con Asier Garitano. “Mi corazón es en parte del Leganés. Con el Rayo es el equipo que más cariño tengo de mi etapa de jugador”, recuerda.

Baba Sule, Sierra, Manolo Rubio…

Ahora, desde los despachos del Fernando Torres, Melgar se ha ocupado de reclutar a muchos de los que fueron conocidos suyos en el Lega, como el propio Alfredo o Manolo Rubio, ahora preparador de porteros y también arquero blanquiazul en aquel curso 2012-2013. Miguel Sierra, analista del cuerpo técnico, también es ex pepinero. Ejerció en el mismo rol con Pellegrino o Javier Aguirre la pasada temporada.

Baba Sule, utilero del Fuenlabrada, pasó varios años de su pesadilla como futbolista en el Leganés, donde apenas pudo jugar cedido desde el Real Madrid porque al segundo partido que disputó (y con Del Bosque pendiente de sus movimientos) se destrozó la rodilla. El curso siguiente se repitió escena. Se lesionó la plastia en la pretemporada y en el quirófano un virus le envenenó la rodilla. Aquello casi lo retiró del fútbol, aunque  aguantó cuatro temporadas de pepinero (apenas ocho partidos) que acabaron con su despido a manos, como en el caso de Melgar, por Daniel Grinbank.

En la actual plantilla del Fuenla, Jano y Cristóbal comparten pasado pepinero. El primero, en la primera plantilla de la 2008-2009. El segundo, como miembro de las inferiores del Lega durante varios años. Incluso llegó a entrenar con el primer equipo. Por último, Roberto Encinas, coordinador de la cantera del Fuenla, jugó con los pepineros en la 2001-2002.