LEGANÉS

Javi: “Cuando fiché iba a irme cedido, pero convencí a Martí”

El lateral izquierdo del Leganés, intocable y ahora también goleador, confiesa que su destino inicial cuando llegó a Butarque era marcharse al Cartagena. Pero convenció a Martí y al club.

0
Javi Hernández: “Cuando fiché por el Leganés era para irme cedido”
CHEMA DIAZ DIARIO AS

Javi Hernández (Jeréz de la Frontera, 22 años) es un héroe inesperado. Tan inesperado que cuando fichó por el Leganés (medio millón por el 50% de sus derechos) ni siquiera estaba previsto que se quedara. “Yo en principio iba a irme cedido al Cartagena”, confiesa. Pero este canterano del Real Madrid (subió al primer equipo por petición de Zidane en el tramo postconfinamiento de la pasada temporada) convenció a Martí y la dirección deportiva para hacerse con un hueco que ahora es intocable también con Garitano.

Pero volvamos al heroísmo, que en fútbol se resumen en tres letras. Gol. Aunque a este lateral reconvertido a central (no al revés, eso es un mito urbano) le gusta más la versión plural. Goles. Como los tres que ha marcado en las últimas cuatro jornadas para ser pieza clave en los últimos seis puntos pepineros ante Tenerife (un tanto) y Oviedo (dos chicharros).

“En el vestuario me dicen que es de casualidad, pero yo no creo en las casualidades”, afirma asumiendo como propio, sin saberlo, el discurso de su nuevo entrenador, un Asier Garitano que habla de él como un lateral completo que tiene todo para ejercer en su posición. Él, mientras tanto, prefiere regatear elogios y centrarse en su vida de chico normal, esa en la que pretende seguir siendo un héroe inesperado y dedicarle goles a su abuelo recientemente fallecido. 

Si le saludo diciéndole ‘Hola Pichichi’, le chirría…

(Risas) Eso me vacilan en el equipo. Que si Pichichi, que si cómo está el goleador… bromas siempre hay…

Y seguro que alguno le dice que es casualidad…

¡Claro! ¡Claro! Los ha habido. Rubén Pérez que si era de suerte y de rebote, Arnáiz diciéndome que me había dado una asistencia [cuando en el 0-2 la pelota le rebota por un remate fallido].

Pues LaLiga sí que le da la asistencia a Arnáiz…

(Risas) Madre mía… vaya asistencia entonces que me dio…

Tres goles en cuatro partidos son cifras de ‘9’. ¿Le sorprende?

Sinceramente no, porque a mí siempre me ha gustado tener gol. Siempre he sido un jugador que iba al área. En los entrenamientos soy de querer meter goles. De asociarme con el gol. Pero conseguir goles en Segunda, siendo defensa, no es fácil. Pero si te digo la verdad, me lo tomo con normalidad.

Así que casualidad no es…

Las casualidades no existen.

Esa es una frase muy de Garitano.

Es que yo lo creo así. Si uno trabaja, se lo cree, llega la recompensa, seguro.

Con Garitano, ¿los laterales juegan más adelantados?

La idea de juego de Asier es que le gustan los laterales profundos. Le gusta que lleguen hacia arriba. Depende también del extremo con el que juegos. Si el extremo es de meterse por dentro, tienes más carril por banda. Pero si el extremo está abierto y no te da continuidad, es más difícil.

Por ejemplo, ¿cómo juega con Arnáiz?

José es más tipo encarador, de uno contra uno. Ahí esperas más atrás para que él se la juegue. Pero sí que a mí, de lateral, siempre me ha gustado ir al ataque. Yo me considero un lateral ofensivo…

¿De verdad?

Sí, sí. No sé por qué la gente me ve defensivo. Quizá porque me consideran central. Pero en verdad no lo soy. Toda mi vida he sido lateral, pero en el Real Madrid me reconvirtieron a central, pero siempre, desde pequeño he jugado de lateral izquierdo, subir, meterme al área, meter centros o disparar desde el área. Soy más ofensivo que defensivo.

Pues de usted se dice lo contrario…

“No me sorprende hacer goles porque siempre me ha gustado subir. En el Sevilla jugaba de interior y luego me pasaron de lateral y central, pero yo siempre me he considerado ofensivo”

Javi Hernández - Jugador del CD Leganés

Lo sé. Pero es que, te cuento más: en mi paso por las inferiores del Sevilla, yo era interior, no lateral. Jugaba por delante de los laterales, de verdad… pero luego me reconvirtieron a lateral izquierdo total y ya en el Real Madrid, en juveniles, me pusieron de central. Ahí he jugado sí… pero yo era lateral ofensivo.

¿Quién le reconvierte a central?

Creo que fue en el Juvenil C, con Tristán Celador. Primero me metieron en el Cadete A, que hice una buena campaña con Rubén de la Red. Pero en el Juvenil C había pocos centrales y me reconvirtieron. Y empecé a alternar ambas posiciones. Se me dan bien. He podido cumplir afortunadamente en ambas posiciones.

Parece usted el Sergio Ramos de Leganés, que no sabe si rinde mejor en un sitio u otro…

(Risas) Hombre… Sergio Ramos es un fenómeno. Sí que es verdad que a mí me pasa lo mismo. Yo te puedo rendir de lateral o de central. No me quedo con ninguna. Me gustan los dos. Eso para un entrenador es gloria bendita. Es que incluso te puedo hacer una tercera posición de carrilero.

Habla usted como si tuviera 29 años y sólo tiene 22. Muchos tiros ha pegado ya…

Javi Hernández posa en la ID Butarque.

Eso es verdad, mucha gente me lo dice. Yo es que con 15 años ya dejé el Sevilla para irme solo al Madrid. Dejé a la familia allí. Que si te vas a una residencia, te haces más maduro… eso es importante. Tienes que tener cabeza fuerte. También salí pronto al fútbol semiprofesional en El Ejido y luego al Oviedo.

No es habitual que un chaval del Madrid busque tantas cesiones.

Sinceramente me tocaba salir porque no contaba para el Real Madrid Castilla. Me daban pocas opciones para quedarme… pero tampoco se querían desprender de mí. Pasa en el Castilla que no todos pueden jugar. Después de haber hecho dos buenas cesiones, a la tercera me reclamaron para volver al Castilla.

Y de nuevo salida a Leganés para abandonar “la burbuja del Real Madrid”. La frase es suya.

Sí, es que al final, pasa más en la época de Juveniles, cuando das ese salto al Castilla. Ahí empiezas a ganar un buen dinero. Empiezas a ver que en el Real Madrid se vive muy bien. Tienes de todo. Unas instalaciones magníficas. Por eso salir te ayuda tanto. Porque otros Segunda B no lo tienen. Te ayuda a crecer. Ir fuera te hace madurar.

Ejemplos…

“Cuando pasas a juveniles y el Castilla empiezas a ganar un dinerito y ves que en el Madrid se vive muy bien… Por eso salir ayuda tanto, porque pocos tienen todo eso. Te hace crecer y madurar”

Javi Hernández - Jugador del CD Leganés

Muchos. Eso de irte a entrenar a césped artificial, luego irte a jugar en campos que están allá, allá… jugar contra futbolistas duros, hombres que te muerden en cada jugada, que se juegan el pan de sus hijos… Es una experiencia que todo jugador debe pasar. Si pasas por ahí y no sobrevives, te estancas.

Como si Valdebebas fuera un fútbol irreal…

Es lo que te digo. Si te vas a un Segunda B que no tiene las mismas condiciones, ahí es donde te das cuenta de lo que hay fuera. Ves el frío que se pasa fuera.

Zidane contó con usted para el tramo final post-confinamiento de la temporada pasada, aunque no llegó a debutar.

Aquello fue espectacular. Yo estaba confinado en casa y cuando me llamaron para que retomara los entrenamientos… super ilusionados. Convivir con ellos, el día a día, las concentraciones, los partidos… esa experiencia se queda para mí. Hay que vivirla para saber que es eso. Es inexplicable.

No noto que se le haya subido a la cabeza…

No, no, no… totalmente. Yo siempre pensaba que estaba ahí para ayudar, para conseguir sus objetivos y yo aprovechar que podía estar a su altura. Me ilusioné, pero siempre sabiendo que yo venía de abajo. Sólo para aprender.

¿Le salió alguna oferta de Primera?

“Estaba confinado y me llamaron para irme al primer equipo. Traté de aprovecharlo al máximo pero sabiendo de dónde venía. Yo solo estaba allí para aprender y ayudar a ganar LaLiga”

Javi Hernández - Jugador del CD Leganés

No. Ninguna.

¿Por qué Leganés?

Elegí el Leganés es un equipo que venía de Primera. Un proyecto bastante chulo si tenía la opción de quedarme.

¿Cómo opción de quedarse?

Sí, porque yo inicialmente iba a estar a prueba. Me iba a ir cedido inicialmente. No me iba a quedarme. Tenía opciones de quedarme. Martí me dio esa oportunidad y luego Felipe [Moreno Pavón, secretario técnico] y Txema Indias [director deportivo] también apostaron por mí.

¿A qué equipo se iba a ir cedido?

Yo en principio iba a irme cedido al Cartagena. Pero al final no se dio. Se dio que me quedaría en el Leganés. Estuvimos esperando hasta que me confirmaron que sí, que me quedaba…

Pues ahora es un intocable.

Bueno… Esto es un equipo. Todos tendremos opciones. Hay que intentar sumar todos a una.

¿Qué le dijo Óscar cuando fichó?

Me felicitó y me dijo que venía a un buen club. Me dijo que había instalaciones muy buenas. Que era un buen sitio para ir.

Él marcó nueve goles la temporada pasada y usted lleva tres… ¿promete alguna cifra?

No prometo nada, ojalá siga metiendo. No voy a acomodarme. Cuantos más consiga, mejor para el equipo y para mí. Ojalá que sean muchos más.

Cuidado con lo que promete, que el ascenso de 2016 se consiguió con un gol de un defensa, de Insua.

¡Ojalá! ¡Ojalá! A mí me da igual quien lo marque. Como si lo marca uno desde el banquillo. Me da igual.

Y de marcar, dedicatoria especial, ¿no?

Totalmente. Sería para mi abuelo. Falleció hace unos meses. Me pilló en plena Liga con el Real Madrid. No pude ir a despedirme de él. Estábamos muy unidos en el tema del fútbol. Él incluso lloraba cuando me veía jugar o marcaba goles. Se emocionaba. Todos los goles que yo meta van para el cielo, son para él.