ITALIA

Clotet, otro Pep que cambia la cara al Brescia y supera las suspicacias italianas

El técnico español, pese al escepticismo por su llegada, ha rescatado a un equipo que iba a la deriva en la Serie B después de tres cambios de entrenador.

0
Pep Clotet, durante un partido con el Brescia.
Brescia Calcio

El Brescia perdió la categoría por mucho la temporada pasada en la Serie A y en esta las cosas no le iban mejor en la Serie B. Hasta ahora. El equipo lombardo ha pasado de mirar los puestos bajos de la tabla a estabilizarse en mitad de ella y situarse a tres puntos de la zona de playoff gracias a los resultados cosechados desde la llegada al banquillo de Pep Clotet.

Pep Clotet llegó a Brescia entre una marea de escepticismo y dudas, aterrizaba un entrenador extranjero, español para más señas, que no conocía el fútbol italiano pese a su ya importante trayectoria fuera. El Brescia vivía una situación de dificultad y se observaba con reticencia el tercer cambio de entrenador del curso para depositar la responsabilidad. Del Neri comenzó en el cargo el curso, pero fue despedido tras el segundo partido por el siempre volcánico Cellino y le sustituyó Diego López, quien ya había dirigido al equipo la temporada pasada en Serie A. Pero el técnico uruguayo volvió a ser cesado en diciembre tras una racha de derrotas y Daniele Gastaldello cubrió el puesto de manera interina hasta darle el relevo a Davide Dionigi.

Pero otra nefasta racha de derrotas provocó un nuevo cambio en el titular del banquillo y en enero aterrizó Pep Clotet. El técnico catalán había renunciado a su último año de contrato con el Birmingham al final de la temporada pasada y recibió la llamada de un Cellino, presidente del Brescia, quien le conocía desde su etapa juntos en el Leeds. Tanto cambio para apostar por un entrenador extranjero no hizo ninguna gracia entre la afición y la crítica de Las Golondrinas. Pero Clotet le ha cambiado la cara al Brescia, aportándole una personalidad propia y resultados.

Se miraba con reticencias la apuesta extranjera de Cellino. Llegó, y rápidamente se ha visto a un equipo mucho más sereno con la mentalidad de ir a por el partido y no esperar de forma timorata como con sus antecesores. A pesar de ese celo defensivo, el Brescia era un equipo que encajaba con suma facilidad. La penúltima peor defensa de la Serie B con 35 goles encajados hasta la llegada del español. Desde entonces, solamente ha habido que anotar cinco más en ocho partidos. Tanto que los cuatro partidos que encadena ahora sin encajar se consideran entre la afición del Rigamonti como casi un milagro.

Y todo con un técnico de gusto refinado por el protagonismo con balón y el dominio del juego desde la posesión. Clotet ha puesto fin a la verbena defensiva que, entre otras cosas, condenó al Brescia a la Serie B, aunque tampoco está de más decir que la vuelta de Cistana, un defensa que apuntaba a un grande y que ha estado fuera por lesión muchos meses, también le ha ayudado. Instalado desde el primer día en un 4-3-1-2, Clotet ha encontrado el equilibrio, con un grupo sumamente atento e intenso, que sale con la pelota jugada y que ha terminado con todas las reticencias previas. El Brescia de Clotet juega, tanto en casa como fuera, de igual manera en la misma línea a como lo hacen entrenadores como Paulo Fonseca o De Zerbi, eso sí con sus importantes matices tanto en el dibujo como en la concepción. Clotet asume riesgos, pero se aprecia que juega siempre para ganar contra cualquiera. En Brescia se habla del “estilo español” destacando su apuesta por los jugadores de calidad.

“Clotet está demostrando, además de ideas interesantes, manejarse con inteligencia en una realidad que no conocía, y no sólo eso, lo hace con humildad algo que se aprecia en Brescia porque propone ideas sin hacerse el trascendental, sin querer parecer un genio, ha encontrado el punto justo para encajar sus ideas en la realidad del fútbol italiano, es innovador y a la vez pragmático”, explica a As Erica Bariselli, periodista que sigue al equipo para el Giornale di Brescia, el medio de referencia de la ciudad. El técnico catalán deja hacer también a su staff y eso que le fue impuesto por Cellino, no pudo seleccionar a su equipo de colaboradores. Pero la sintonía es total, sobre todo con su segundo Daniele Gastaldello, un exzaguero de Serie A que le asesora mucho en la fase defensiva. También con el idioma. Clotet, poco a poco, va manejándose en italiano, pero comenzó en Brescia desenvolviéndose en inglés, como en sus anteriores experiencias fuera de España. 17 puntos en ocho partidos hablan por sí mismos, aunque aún queda mucho por hacer. Hace años, otro Pep, Guardiola sedujo a Brescia en el campo con una misma idea que el otro Pep está poniendo en liza ahora desde el banquillo, aunque no ha hecho más que empezar.