INGLATERRA

Los peores fichajes de la Premier

El 'Mirror' ha realizado un listado con las operaciones que menos éxito han tenido esta temporada en la Premier League: Nélson Semedo, Van de Beek, Havertz...

Los peores fichajes de la Premier

En un verano marcado por la austeridad, la Premier League fue el campeonato que menos advirtió los estragos económicos de la pandemia. Seis de las diez operaciones más potentes tuvieron como destino final las islas británicas, con el Chelsea de Havertz, Werner, Chilwell y compañía como protagonista principal. Eso sí, el dinero no siempre garantiza la felicidad o, en este caso, el éxito deportivo. En ocasiones, una mala apuesta puede derivar incluso en despido. Lampard lo comprobó al no lograr ensamblar tanta figura y Chris Wilder, recientemente destituido al frente del Sheffield United, ha sido víctima de su apuesta por Rhian Brewster, 26 millones de euros al Liverpool mediante. El Mirror se ha encargado de recopilar los que consideran los peores fichajes de la temporada en la Premier con, por supuesto, Brewster y el Chelsea entre los presentes...

Havertz (21 años), Chelsea, 80 millones de euros

El fichaje más caro del verano. Kai Havertz llegaba a Stamford Bridge como la guinda del titánico proyecto del Chelsea tras maravillar en el Bayer Leverkusen. Sin embargo, el alemán ha comprobado en sus carnes que la Premier no es la Bundesliga y todavía sigue buscando su sitio. No encontrarle encaje fue una de las razones que aceleraron el adiós de Frank Lampard, pero Tuchel, aunque se han podido ver brotes verdes en los últimos partidos, no ha logrado exprimir todo el talento que el atacante de 21 años lleva dentro. Compartir posición con un Mason Mount erigido como estrella de la constelación no ayuda, haber marcado un solo tanto en 21 partidos de Premier tampoco.

Nélson Semedo (27), Wolverhampton, 30 millones

Semedo llegó a Wolverhampton con una tarea complicada, reemplazar a un Matt Doherty que había sido capital para Nuno. En el Barcelona regaló cal y arena a partes iguales, brillando mucho más en ataque que en defensa. Historia que se está repitiendo en los lobos. A pesar de ser indiscutible, titular en 25 de las 29 jornadas disputadas, en las islas no convencen sus actuaciones. En el Mirror consideran que su aterrizaje coincide con el bajón defensivo del equipo y califican su fichaje como "decepcionante". En cuanto a números ofensivos, faceta en la que más cómodo se siente, no ha logrado convertirse un puñal estadístico y solamente acumula una asistencia en todo el curso. Se esperaba más de él en el Molineux Stadium.

Matt Doherty (28), Tottenham, 16.8 millones

El hombre al que Semedo no ha logrado hacer olvidar. El internacional irlandés se convirtió en uno de los mejores laterales derechos de la Premier y ello hizo al Tottenham lanzarse a por él. Sin embargo, en Londres ha perdido el brillo. Con Nuno ejercía de carrilero derecho, mientras que Mou utiliza línea de cuatro, dando menos libertad ofensiva a sus laterales. Ello ha enfriado a Doherty hasta el punto de perder la titularidad en favor de Aurier en muchos puntos de la temporada. De hecho, solamente ha sido titular en 11 partidos ligueros, jugando un total de 14. Ha salido de su zona de confort y, por el momento, no ha logrado manejar la situación.

Willian (32), Arsenal, libre

El caso de Willian es diferente, puesto que su fichaje fue a coste cero. En un principio parecía una incorporación fantástica que aportaría su experiencia en la competición a un equipo marcado siempre por la juventud. Sin embargo, para convencerle, el Arsenal le convirtió en uno de los jugadores mejor pagados de la Premier y la apuesto no está saliendo como se esperaba. Si bien ha logrado sumar siete asistencias, todavía no ha conseguido ver portería y sus actuaciones se han ganado muchas más críticas que alabanzas. Muy lejos del nivel que le convirtió en uno de los santos y seña del Chelsea en la última década.

Rhian Brewster (20), Sheffield United, 26 millones de euros

La apuesta que le costó el puesto a Wilder. Una buena temporada cedido en el Swansea de Championship (10 goles en 20 partidos), además del potencial que siempre le ha acompañado (fue máximo goleador del Mundial Sub-17 en 2017) hicieron al Sheffield tirar la casa por la ventana. 26 millones que ingresó el Liverpool por un jugador que apenas había jugado cuatro partidos a las órdenes de Klopp. Los Blades van camino del descenso tras su fantástico curso anterior, Wilder ha dicho adiós y los ojos se posan en la sequía de un Brewster que llegó como fichaje estrella y no ha conseguido ver portería en los 22 partidos que ha disputado...

Donny van de Beek (23), Manchester United, 39 millones

Cuando todo el mundo apostaba por Jadon Sancho como hombre del verano, llegó Van de Beek. El centrocampista holandés hacía tiempo que había roto el cascarón en el Ajax y la Eredivisie se le quedaba pequeña. Estuvo cerca del Real Madrid, pero fue finalmente el United el que se llevó el gato al agua. Meses después, un gol y una asistencia en 26 partidos y dos titularidades en la Premier. ¿La razón? Más allá del rendimiento, comparte posición con Bruno Fernandes. Soslkjaer ha intentado hacer convivir a Donny y Bruno, pero el rendimiento no ha convencido al noruego y el damnificado ha sido el recién llegado, pues el portugués se ha convertido en una de las estrellas de la competición y en el centrocampista ofensivo más peligroso del continente.

Nathan Aké (26), Manchester City, 45 millones

Caso similar al anterior, con Rùben Dias, John Stones y Aymeric Laporte haciendo las veces de Bruno Fernandes. El central holandés llegó para tapar el agujero defensivo del City procedente del Bournemouth, pero poco después aterrizaría un Dias que se ha erigido como el líder de la mejor defensa del campeonato. Ello, unido a los problemas físicos de Aké y al renacimiento futbolístico de Stones han dejado a un jugador por el que se pagaron 45 millones en verano sin apenas sitio en el esquema de Guardiola. 9 partidos y 665 minutos su carta de presentación hasta el momento.

Fábio Silva (18), Wolverhampton, 40 millones

El niño maravilla del Oporto llegó como el fichaje más caro de la historia del Wolverhampton cuando apenas había sacado la cabeza en Portugal. El problema llegó cuando Raúl Jiménez cayó lesionado en noviembre. Ello provocó que la etiqueta de promesa cambiase por la de necesidad y los 40 millones pagados comenzaron a pesar sobre los hombros de un Fábio Silva que no llegó para ser solución inmediata. Hasta el momento ha logrado cuatro tantos en 27 partidos, números alejados a los esperados por la inversión realizada, pero comprensibles si tenemos en cuenta la experiencia acumulada...

Kostas Tsimikas (24), Liverpool, 13 millones

Nadie esperaba que el internacional griego quitase el puesto a Robertson en el lateral izquierdo, pero sí que le sirviese como recambio de garantías. Sin embargo, 225 minutos es el tiempo de juego que Tsimikas acumula este curso y su rendimiento no ha convencido a Jürgen Klopp para dar mayor descanso a uno de los jugadores con mayor carga de partidos en los últimos años. En la Premier solamente ha disputado cinco minutos.