PREMIER LEAGUE | LEEDS

Rodrigo Moreno: "Trabajar con Bielsa es toda una experiencia"

Rodrigo Moreno (Río de Janeiro, 1991) atiende la llamada de AS desde su domicilio en Leeds. Responde a cada pregunta sin prisa por colgar y con pausa en cada reflexión.

Rodrigo Moreno, en el estadio del Leeds United.
Luke Holroyd

Rodrigo Moreno (Río de Janeiro, 1991) atiende la llamada desde su domicilio en Leeds. Rompe el hielo hablando del tiempo y con humor: "Aquí hace mucho frío, me acostumbré mal en Valencia". Después responde a cada pregunta sin prisa por colgar, con pausa en cada reflexión y se despide con un deseo hacia un amigo: "Ójala le vaya bien a Marce en las finales de Copa".

Hoy jugará contra el Chelsea su segundo partido tras un mes de baja por lesión. De momento, en 19 partidos en su vuelta a la Premier, suma tres goles y una asistencia. El internacional español, que entró pero finalmente se cayó de la última lista de Luis Enrique por COVID, habla del fin de su ciclo de seis años en el Valencia y las razones que le llevaron a Leeds, donde vive confinado y "aprendiendo cada día" a las órdenes de Marcelo Bielsa, "todo un personaje, en el buen sentido, del fútbol".

¿Cómo le va la vida por Leeds?

Pues muy bien. Me va bien. La Premier es apasionante, muy competitiva, lástima lo de jugar sin público. Por lo demás, llevo una vida tranquila, apenas he podido ver la ciudad porque aquí seguimos en confinamiento.

¿Cómo es su día a día?

De casa al entrenamiento y vuelta a casa. Poco más. Desde octubre está todo cerrado. Solo abrieron un par de semanas por Navidad. Pero el 1 de enero se volvió a cerrar todo menos tiendas de alimentación. Pero si vas a un parque hay muchísima gente y el uso de mascarillas en la calle no es obligatorio. En España, lo que fue la época de confinamiento, fue más estricta a la hora de dejar salir a la gente de casa, pero en Inglaterra llevamos más tiempo que en España con los negocios cerrados. Por si fuera poco, aquí hace mucho frío… quizás me acostumbré demasiado al buen tiempo en Valencia (ríe).

¿Los protocolos de la Premier son similares a los de la Liga?

Cuando llegué era obligatorio pasar una cuarentena de 14 días si venías de España. El club me alquiló una casa en mitad del campo para que tuviera espacio donde entrenar, porque ellos no podían venir a verme. Me pasaban por vídeo los entrenamientos. Hice vida campestre, aunque solo una semana, porque después me fui otra con la Selección y me contabilizó como cuarentena por ser una burbuja. Y en general, la Premier es igual de estricta que la Liga: vestuarios diferentes; tres autobuses, dos para los jugadores y uno para el cuerpo técnico; aquí sí mascarillas en todo momento… Es un coñazo el tema del COVID, la verdad.

"Necesitaba un cambio de aires, en el Valencia fueron seis años muy intensos, y apareció el Leeds; con un proyecto, con la Premier, con Bielsa...”

¿Qué le convenció de Leeds?

Llevaba bastante tiempo en Valencia; tres veranos en los que parecía que me iba y luego me quedaba. Había llegado el momento de cerrar una etapa de seis años, que califico de muy positiva. Y en ese contexto apareció el Leeds, la Premier… y el reto de trabajar con un entrenador como Marcelo Bielsa. Me llamó mucho eso.

Sorprendió que un recién ascendido de la Premier fichara a un internacional por España.

La Premier es muy atractiva por su potencial deportivo y económico. Además, el Leeds es un histórico. En cuanto a estructura e infraestructuras, es un club de élite al nivel de otros en los que he estado (Benfica o Valencia). En mí decisión, además de lo que te decía, influyó el proyecto que me presentaron. El Leeds afrontó el ascenso como un ciclo nuevo.

¿Necesitaba un cambio de aires?

Eso también. Fueron seis años muy intensos en Valencia. Para mí y para todos los que los vivimos. Tuvimos años muy buenos y años muy malos. Creo que tuve nueve entrenadores, seis directores deportivos, tres presidentes… Necesitaba cambiar y el club también quería entrar en una nueva etapa. Nos fuimos muchos que llevamos tiempo allí… y así se dio todo.

Usted ya tuvo una experiencia en la Premier en el Bolton. En su vuelta a Inglaterra, ¿ha notado cambio del que era al que es?

La competición es aún más competitiva. Esta situación del COVID le está dando ventaja con respecto a otros países, porque tiene una situación económica mejor. Hay mucho nivel en todas las plantillas y los partidos son imprevisibles. Cualquiera gana a cualquiera. En lo personal, por suerte, he evolucionado bastante. ¡Y menos mal! Si después de diez años no fuera mejor futbolista, estaría jodido (ríe).

En la balanza de pros, ha destacado la figura de Marcelo Bielsa, ¿da respeto el primer contacto con él?

Confieso que tenía mucha curiosidad y la mayoría de gente me pregunta más por él que por el club. Es un personaje absoluto en el mundo del fútbol, en el buen sentido de la palabra. Vayas donde vayas, dices su nombre y todo el mundo le conoce. En mi caso, me trató muy bien desde el principio. Tiene una forma peculiar de entender el fútbol y una manera muy diferente, muy, muy diferente, al menos a todo lo que he tenido en mi carrera. Su personalidad es muy marcada. Es toda una experiencia poder trabajar con él.

¿En qué es tan peculiar Bielsa?

Su metodología de trabajo no tiene nada que ver con lo que me he encontrado yo con otros entrenadores. Es una forma de trabajar más analítica. No hay trabajos globales de posesiones o partidillos. Los entrenamientos globales no existen. Son todo situaciones reales de juego y él las desmenuza. Si haces trabajo de uno contra uno, es uno contra uno. La parte física tiene una importancia brutal. Y luego está la personalidad, que es la que es, muy fuerte, pero siempre con respeto. Lo que veis en rueda de prensa es él, nunca dice nada de cara a la galería. La exigencia es máxima. La relación con el jugador es meramente profesional.

Por ejemplo, en su caso, que está jugando en otra posición, ¿le machaca mucho para que asimile los conceptos que quiere de usted?

Obviamente. Con los jugadores que hemos llegado, nos insiste mucho en acoplarnos a su manera de trabajar. A su concepto tanto ofensivo como defensivo. Nosotros basamos mucho el juego en los marcajes individuales, casi hombre a hombre en todo el campo. Es muy diferente para muchos y a los que llegamos nuevos nos machaca y nos ayuda para adaptarnos.

"Llevó 11 años en la élite y está claro que nunca fuí un ‘9’ goleador, mis virtudes son otras”

¿Cuesta adaptarse?

Es muy diferente. Pero poco a poco lo vas cogiendo y te vas adaptando. Se nota el cambio, bastante. Cuando trabajas en zonas, hay situaciones en las que un compañero puede maquillar tu error, pero en nuestro estilo de juego es complicado. Si aquí no corres, no trabajas… se nota mucho, porque cada uno es responsable de un hombre en el campo. Tienes que estar muy fino y atento al rival que te ha tocado, todo lo bueno o malo que ese jugador haga es cosa tuya.

¿En qué le ha cambiado Bielsa?

A nivel físico he mejorado mucho. La exigencia física de la Premier es más alta y la de Bielsa, más aún. Y en el duelo individual, porque se basa mucho en eso. Es ser mejor que tu oponente en el campo. Estoy jugando en una posición más de centrocampista que de delantero, aunque en Valencia también jugué en varias posiciones. Para mí eso no es tanta novedad.

Lo del mayor físico de la Premier es una realidad…

Sí. Se nota. En el físico de los jugadores y en el colectivo. El tamaño de los jugadores aquí no se ve en España. En la Liga se busca más al jugador fino, aquí son más fuertes. Y el nivel de intensidad es más alto. El contacto también está más permitido.

Vamos, que le pegan más…

(Ríe) Aquí hay a veces que chocas y dices: ¡vaya roca! Además, se sacan menos tarjetas que en España y eso condiciona, porque como no están amonestados, no se controlan. La Premier es más permisiva.

Rodrigo Moreno, en el estadio del Leeds United.

¿Cree que eso influye en los naufragios de equipos españoles en Europa?

Bueno, creo que el físico influye cada vez más. El futbolista parecía que era el único deportista de élite que no era atleta y eso ya ha cambiado. El físico se está imponiendo, aunque el aviso viene desde hace años, el poderío del Bayern era un ejemplo.

¿Está contento con su rendimiento?

Obviamente está siendo un año irregular. De primeras tuve que adaptarme y me costó entrar en el equipo; cuando lo hice, pillé el COVID, dos semanas totalmente parado, y cuando volvía a coger el ritmo, me lesioné y he estado un mes sin poder jugar. En ese contexto, estoy contento con las sensaciones que he tenido en los 19 partidos que he podido jugar y el hecho de jugar más retrasado, me impide llegar más al área.

Ese cambio de posición, ¿cree que le puede afectar en clave de Selección o precisamente es positiva esa polivalencia?

Depende cómo lo mires. Si lo que miras es la proporción de goles por partido, me puede perjudicar. Pero yo no soy el seleccionador ni sé sus criterios a la hora de elegir. De lo que soy consciente desde el primer día que fui a la selección es lo difícil que siempre es volver, porque hay grandísimos jugadores en todas las posiciones. Pero, respondiendo a la pregunta, también puede ser un punto a favor poder jugar en varias posiciones dentro del 4-3-3 de la Selección. Lo importante es seguir trabajando, dar y hacerlo lo mejor que puedo en cada momento. Conmigo siempre han pasado las cosas de manera natural.

Hablaba de la proporción de goles por partido, pero con los datos en la mano, usted ha sido más un delantero cualitativo que cuantitativo.

Después de 11 años en la élite, está claro que no soy un '9' de área goleador. Esa no es mi característica. Pero no he llegado dónde he llegado por eso sino por otras características. La clave ahora es que no volver a tener ninguna lesión de aquí a final de temporada y recuperar mi nivel. Luego veremos qué pasa.

De momento, ha vuelto a poder competir con el Leeds a las puertas de la lista de marzo de Luis Enrique.

La Selección siempre es un reto. Todos tenemos ese deseo. Como te decía, estar en la lista siempre es muy difícil. En las grandes selecciones, como lo es España, siempre hay competencia y todo dependerá de lo que haga en lo que resta de temporada.

¿Ha recibido alguna llamada de la Federación en las últimas semanas por su lesión?

Desde que voy a la Selección nunca me han llamado. Solo si estaba ya en una lista y me lesionaba. Pero siempre después de una lista, como sucedió en noviembre, que me contagié de COVID, no pude ir y me llamaron para ver cómo me encontraba. Pero antes de una lista, nunca he recibido una llamada.

"La Eurocopa es un reto que nunca se va de la mente porque ves que tienes opciones; ahí está tu historial en la selección"

Imagino que un futbolista en marzo ya piensa que hay una Eurocopa en verano…

Bueno, lo piensas, sí. Pero no solo ahora, desde principio de temporada. Es un reto que nunca se va de la mente cuando ves que tienes opciones, porque ahí está tu historial en la selección y sabes que hasta ahora han contado contigo, pero queda mucho aún.

¿Sigue la Liga?

No todos los partidos, la verdad. Estoy viendo más de la Premier. Sí he visto muchos del Valencia, aunque tampoco todos…

Pero sabrá cómo le va a Marcelino por Bilbao…

Claro que lo sé. Reconozco que desde que está Marce en el Athletic… he estado al menos más pendiente de sus resultados. Y he visto algún partido, como la victoria de la Supercopa… Me alegro infinitivamente por él y por su cuerpo técnico. Espero que le vaya genial en las dos finales de Copa.

¿Y qué siente cuando ve al Valencia pelear por alejarse del descenso?

Está siendo una temporada complicada. He estado años allí y en situaciones parecidas. El club está en una situación complicada, mucha inestabilidad. Ojalá termine la temporada de la mejor manera posible, porque tengo muchos amigos y mucho cariño para el club y su afición.

¿Y qué se plantean ustedes en el Leeds?

Está siendo una temporada positiva, pero también irregular en cuanto a resultados, porque somos un equipo que propone, pero también se expone. Empatamos poco... O ganamos o perdemos. Pero estamos a mitad de tabla. El objetivo era mantener el equipo en Premier para seguir dando pasos y asentar el club donde tiene que estar. Ese objetivo creo que lo vamos a lograr y a partir de ahí, a seguir. La verdad, estoy feliz en Leeds.

Pues es una buena frase para acabar la entrevista. Gracias y suerte en lo que resta de curso.