ATLÉTICO DE MADRID

Los motivos de Simeone para mostrarse positivo tras el derbi

El Cholo buscó el lado bueno al empate contra el Real Madrid pese a perder dos puntos en el 88'. Volvió Trippier y la mejor versión de Koke, Suárez, Carrasco...

El Atlético acabó con mal sabor de boca el derbi después de haber controlado el partido, haberse mostrado superior durante la mayor fase del encuentro y no haber conseguido sentenciar antes de encajar el tanto del empate en el último minuto.

El gol de Benzema igualó al de Suárez e impidió que el Atlético pudiese ampliar la ventaja con su eterno rival y mantenerla con el Barcelona, que finalmente fue el gran favorecido sumando dos puntos más esta jornada que sus dos principales rivales. Aunque antes del inicio del partido el empate se entendía como un resultado más positivo para el Atlético que para el Real Madrid, tras lo visto sobre el terreno de juego fueron los blancos los que salieron mucho más satisfechos. Pero Simeone quiso quedarse con los aspectos positivos del encuentro y resaltar las virtudes rojiblancas. Unas bases sobre las que crecer para intentar conseguir el título de Liga.

Un Atlético más atrevido

El Atlético fue mejor que el Madrid cuando miró la portería de Courtois. El equipo rojiblanco salió mentalizado para presionar cerca del área rival, impedir la salida cómoda del conjunto blanco y hacer daño tanto a la contra en el caso de conseguir robar, como con combinaciones muy largas. Moviendo muy bien el esférico, demostró que puede mandar en este tipo de partidos y también puede jugar con las líneas más altas y proponiendo un fútbol ofensivo cerca del área rival. Así fue en los 35 primeros minutos del encuentro y a la salida del descanso, concentrando múltiples ocasiones que no llegó a culminar. Al final, sin sentenciar, se fue metiendo más atrás, entregando el balón al Real Madrid y renunciando a la posesión, con varios jugadores fatigados. Y en esos minutos finales llegó el empate. De partida fue un planteamiento completamente diferente al visto en el partido de ida en Valdebebas o al de los octavos de Champions contra el Chelsea y al final, con tantos jugadores ofensivos, brillan más cuanto más balón tienen.

Trippier y Carrasco dan otro ritmo

Simeone recuperó a dos futbolistas fundamentales para la cita. Trippier regresó al equipo después de haber estado ausente en los nueve partidos anteriores por sanción y da otra versión al carril derecho. Fuerte defensivamente, en ataque aporta muchísimo. Da pausa, toque y una gran visión para los desmarques al espacio. Con Trippier en el equipo, Llorente es mucho más feliz. Primero porque no le toca jugar en ese puesto que tanto le perjudica y segundo por lo bien que se entiende con el inglés. Así se inició la jugada del gol de Suárez, con Trippier buscando a Llorente al espacio y el ‘14’ dando el pase de gol al uruguayo. En la otra banda la gran novedad fue Carrasco después de haberse perdido los tres últimos partidos. Y el belga se crece en este tipo de encuentros. Siempre encaró, fue una solución para el equipo, dio muchísima profundidad a la izquierda, se atrevió a encarar y combinó con Lemar, Koke y Suárez. Con Trippier y Carrasco, las bandas del Atlético son mucho más peligrosas.

Vuelve a marcar Suárez

Luis Suárez recuperó el gol tras cinco partidos sin ver portería. Lo hizo con una definición de maestro, con el exterior aprovechando el gran envío de Llorente y desmarcándose en el momento justo para no caer en fuera de juego. En total, el uruguayo suma 17 goles en Liga y es fundamental que pueda aparecer cerca del área. Pero, más allá del gol, Suárez le dio muchísimas cosas al equipo. Jugando de espaldas fue un titán y una pesadilla para la zaga blanca. Bajando el balón, buscando al compañero mejor situado, mandando en la presión y provocando faltas para dar oxígeno al equipo. También dejó una gran asistencia para Carrasco, que no pudo superar a Courtois en el mano a mano y estuvo cerca de hacer su doblete, pero también se topó con el portero belga. Suárez volvió a dejar una gran versión y a demostrar que es un delantero para este tipo de partidos.

Los mejores Koke y Llorente

En los últimos partidos el Atlético había sufrido un descenso de nivel en el centro del campo. Koke no estaba consiguiendo mandar como en el inicio de curso y el equipo lo notaba, con mucha dependencia de su capitán. Pero Koke recuperó su mejor versión en el derbi, estuvo muy presente en el área rival, apareció mucho con balón y como pivote se hizo dueño del centro del campo secando a Modric y Kroos. Con Koke a este nivel el Atleti es mucho mejor. Además del vallecano, Llorente volvió a ser determinante. Con Trippier en el carril derecho puede recuperar esa jugada que tanto había explotado hasta su sanción con los desmarques a la espalda del lateral izquierdo rival y pisando área constantemente. Acabó jugando en el pivote, donde se le ve menos, pero es un futbolista determinante. También Lemar volvió a dejar buenas sensaciones en su partido 100 como rojiblanco.

Los cambios no mejoraron

Pero no todos los aspectos del partido fueron positivos. Se escaparon puntos en los últimos instantes y el equipo fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos. Acabó como en muchas ocasiones cediendo en exceso el balón al rival y replegándose sobre el área propia. Simeone hizo cambios para dar otro aire al equipo, un refuerzo físico y proteger a Lemar y Carrasco que habían sufrido percances físicos. Pero la entrada de Saúl, João Félix y Kondogbia no dio un salto al equipo, es más, perdió esa mordiente que había estado teniendo hasta entonces. João Félix no consiguió hacerse dueño del balón y en labores defensivas es mucho menos sacrificado que los sustituidos y Kondogbia apenas tocó el balón y acabó ayudando involuntariamente a Benzema en la jugada del gol cuando intentaba cortar la acción. El Atlético necesita que su banquillo aporte y en el derbi no pudo sumar con la entrada de tres jugadores que también tienen que ser muy importantes.