MANCHESTER CITY

Un cirujano y su tornillo pudieron arruinar la carrera de Gündogan

El mediocentro del Manchester City desvela que una lesión de espalda, en 2014, que le hizo perderse el Mundial, estuvo a punto de dejarle fuera del fútbol profesional.

Un cirujano y su tornillo pudieron arruinar la carrera de Gündogan
DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Ilkay Gündogan vive su mejor momento en el Manchester City de Guardiola. El mediocentro alemán de origen turco es uno de los jugadores que más tiempo lleva a las órdenes del técnico español. Llegó al Manchester City en la misma temporada y ahora está viviendo el momento más dulce del equipo, líder destacadísimo de la Premier. Mañana recibe al Manchester United, segundo, a 14 puntos de distancia.

Pero Gündogan, agradecido al apoyo que le brinda Pep Guardiola y al que le prestó en 2016 cuando se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla y estuvo 276 días de baja, ha desvelado en una entrevista a The Guardian, el momento más difícil, antes del Mundial de 2014, cuando un cirujano estuvo a punto de acabar con su carrera deportiva. Ocurrió cuando militaba en su anterior club, el Borussia Dortmund.

"Eso fue definitivamente peor que mi lesión de rodilla. Estuve fuera durante 14 meses, pero lo desesperante fue que nadie sabía realmente qué tipo de lesión era. Vi a un cirujano y quería ponerme un gran tornillo en la espalda que no me permitiría jugar al fútbol a este nivel. Así que tenía miedo de no volver a jugar y estoy muy agradecido de haber encontrado al (cirujano) adecuado. Por supuesto que todavía tengo que lidiar con problemas, pero me siento lo suficientemente bien", explicó al periódico británico el futbolista que no quiso dar detalles ni de la identidad del cirujano ni de las circunstancias en las que le visitó.

Ese fue el momento de mayor adversidad en su carrera que le enseñó a afrontar las dificultades que han ido viniendo después. Reconoce que por la pandemia ha tenido que afrontar otras dificultades no tan graves. La más reciente derivada del problema de la soledad que ha sufrido durante el COVID-19: "Este último año es la primera vez que nadie puede estar conmigo. Al menos el fútbol ha sido una distracción incesante y ganar ha suavizado la brutal sobrecarga de partidos".

Respecto a sus acciones solidarias ante COVID-19, ha asegurado que su inspiración es Larry Nance, jugador de la NBA de los Cleveland Cavaliers: "Me fijé en todo lo que está haciendo con su organización benéfica. Lo conocí hace tres años cuando vino a vernos y me enteré de todos sus proyectos para ayudar a la gente en Cleveland. Pensé que era una gran idea hacer lo mismo en Manchester. Recolectamos suficiente dinero y en los próximos días haremos un anuncio sobre a dónde irá. Es una oportunidad para aportar un poco de luz a esta pandemia".