LEGANÉS

Garitano y sustituciones sin DNI

Al técnico del Leganés no le ha temblado el pulso para sentar a Bustinza y Silva tras sendos errores graves. Garitano niega que los fallos sean el motivo de ambos relevos.

Garitano y sustituciones sin DNI
AFP7 Europa Press

Asier Garitano avisó esta semana en una entrevista en AS. Preguntado si le temblaría el pulso para dejar fuera del once o la lista a los pesos del Leganés, fue rotundo. “No, no. Es así. Ellos ya me conocen a mí. Ya lo saben. Eso va a pasar. Absolutamente. Con ellos o con cualquier jugador”, afirmó. Manual de estilo que ya ha puesto en práctica en dos ocasiones, aunque no tanto con las alineaciones, sino con los cambios al descanso. Ante el Almería y frente al Cartagena sentó a Bustinza y Silva respectivamente después de haber cometido sendos errores que comprometieron seriamente al Leganés.

El de Bustinza fue iniciado el duelo clave contra el Almería cuando, en una situación bajo ninguna presión, se escurrió al dar un pase atrás y dejó sólo a Sadiq para que el nigeriano emprendiera un sprint directo hacia el 0-1. Era el minuto 8 de partido y desde entonces, Bustinza no estuvo fino, quizá lastrado por la frustración del fallo. El caso es que, con la derrota momentánea en el marcador, Garitano lo sustituyó a él y a Rosales para sacar a Rober Ibáñez y Palencia y dibujar un nuevo dibujo más ofensivo.

Garitano negó que el cambio fuera por el error. “[Bustinza] estará triste. Pero es parte del juego. El fútbol es un deporte de errores. Se asume con naturalidad y ya está. Otro día le pasará a otro. No le he cambiado por el error. Si tuviera que jugar la segunda parte, Bustin tendría raza para jugar con ese problema y más. Es fútbol. Ya está”, dijo tras el partido. Después, el Leganés ha jugado frente a Tenerife y Cartagena y en ninguno de estos partidos Bustinza tuvo ni un minuto.

El relevo de Silva

El patrón se repitió contra el Cartagena, aunque en circunstancias distintas y con un futbolista diferente. En el minuto 44 una mala dejada de Jonathan Silva acabó en el penalti que Cuéllar le hizo a Rubén Castro. El pase se quedó corto y el delantero robó el balón para ganar línea de fondo. El portero se excedió en la salida y acabó arrasando al ariete, que luego marró el lanzamiento desde los once metros.

Lo siguiente que vino tras ese desatino fue el final de la primera parte y un descanso en el que, para sorpresa, Garitano sentó a Jonathan Silva por Javi Hernández, un lateral más defensivo. A diferencia del cambio de Bustinza, el partido del argentino no había sido malo. Tampoco excelso, pero suficiente como para no considerarlo de los peores del duelo. Además, el Leganés no había sufrido por ese costado. ¿Lo sustituyó como castigo por el fallo del penalti?

No, no tiene que ver con los errores. No hay mensaje. Es lo que pensaba. Es lo que podía venir bien en el partido. Hay confianza en todo el mundo. Hemos confiado en seguir con Jonathan cuando el otro día el triunfo nos lo dio el otro lateral zurdo. Era lo mejor. He decidido hacer el cambio por eso. José Arnáiz venía de varios partidos sin jugar y quería protegerlo. Otro día le puede pasar a cualquier otro jugador. Hay que tomarlo con naturalidad y a seguir trabajando”, explicó un Garitano que, con todo y con eso, demostró que a la hora de hacer sustituciones o hacer sus alineaciones, no mira al DNI de sus futbolistas.