ESPANYOL

Wu Lei defiende a Vicente Moreno y cierra filas con el Espanyol

“Esta alineación está ganando partidos, no hay razón para cambiarla”, admite el atacante, quien ve “innecesarias” las críticas que desde China lanzan por su suplencia al técnico.

Wu Lei, jugador del Espanyol.
Carlos Mira RCDE

Aprovecha Wu Lei la publicación semanal de su dietario, muy popular en las redes chinas, para salir al paso de todas las críticas que aficionados de su país están vertiendo sobre Vicente Moreno, el entrenador del Espanyol, por no alinearlo desde hace casi tres meses en Segunda y no darle ni un minuto en los tres últimos partidos. Y para acabar de ratificar, por si cabía alguna duda, de que se queda en el club perico por mucho que en Shanghái traten de situarlo de vuelta a su ex equipo.

“Estoy muy contento por que el equipo siga ganando”, afirma el delantero, quien admite que le hubiera gustado jugar ante el Sabadell, pero acto seguido justifica que “esta alineación está ganando partidos, por lo que no hay una razón para cambiarla” y argumenta que mientras más dure la estabilidad de los jugadores, mejores van a ser los resultados del equipo. Ahí es donde entra a valorar que “hace unos días, vi a algunos seguidores e internautas echándole la culpa al entrenador”. “Puedo entender los sentimientos de todo el mundo, pero es realmente innecesario. Las responsabilidad del entrenador es llevar al equipo a mejorar y a ganar”, destaca Wu Lei, quien afirma que esa competencia “me motivará para redoblar mis esfuerzos”.

Wu Lei enseña a sus hijos la Sala Ricardo Zamora del RCDE Stadium, el pasado domingo.

El atacante chino no solo muestra su integración con palabras, sino que enseña unas fotografías con su mujer y sus dos hijos en el RCDE Stadium, que acompaña de una explicación. Resulta que su familia tenía tantas ganas de volver a las instalaciones, ya que como el resto de aficionados ha sido imposible desde que empezó la pandemia, Wu Lei aprovechó el pasado domingo, día de descanso, para realizar con ellos el Tour que va desde la sala de trofeos al césped, pasando por el banquillo. Ese que ambiciona abandonar pronto. Como un perico más.