HÉRCULES

Buenacasa, de las lágrimas al respaldo popular

El delantero del Hércules falló tres mano a mano ante el Ibiza y se derrumbó tras el pitido final. Aficionados y compañeros arropan al delantero aragonés.

Buenacasa, de las lágrimas al respaldo popular
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Entre los abrazos, los gritos de alivio y los botes de alegría después del triunfo ante el Ibiza se colaron las lágrimas de Sergio Buenacasa. El delantero del Hércules terminó el duelo abatido, muy tocado. No encontraba consuelo. Javi Pérez, Moisés, Acuña... Todos rodeaban a Buenacasa tras fallar tres ocasiones claras, de esas que un delantero no puede errar. Las oportunidades desperdiciadas le hicieron derrumbarse delante de todos.

El ariete aragonés pudo sentenciar al Ibiza en tres mano a mano. Buenacasa ya había fallado ocasiones de ese tipo en otros partidos y su reincidencia ante los porteros rivales provocó su frustracion el pasado domingo. El triunfo ante el Ibiza y su sinceridad sobre el césped hicieron que la afición digiriese bien sus fallos. Las redes se volcaron con Sergio. Los mensajes de ánimo se multiplicaron. Pocas críticas para un delantero con grandes cualidades que lleva dos goles, pero que podría estar cerca de la decena si hubiese estado acertado este curso.

El vestuario también arropó a Buenacasa, dentro y fuera de la caseta. Instagram y Twitter se convertieron en postales de apoyo al aragonés. "Gran victoria del equipo ayer ante el líder. Tres puntos vitales. No bajar los brazos y seguir peleando es el único camino. Gracias a todos por los mensajes. Vamos a por más", puso Buenacasa en su cuenta personal de Twitter. "Fe, lealtad y confianza siempre en mi nueve", le contestó Javi Pérez. "Yo a Sergio le diría que tenga paciencia y no se preocupe porque hasta los mejores delanteros del mundo pasan malas rachas. Lo importante de Buenacasa es que tiene ocasiones", comentó Benja en rueda de prensa.

La temporada de Buenacasa no está siendo sencilla. El aragonés ha participado en todos los partidos, pero se marchó al parón navideño con molestias en el pubis y tras infiltrarse muchas semanas. Ahora, su trabajo va a consistir en limpiar la mente y recuperarse anímicamente para el tramo deciviso. De momento, cuenta con el respaldo del vestuario y de la afición lo tiene. Le falta el gol.