EL PERSONAJE DE LA JORNADA

Amin Younes encuentra su sitio

Tras tres años de turbulencias entre Ámsterdam y Nápoles, el alemán por fin se siente feliz en Frankfurt, donde el sábado marcó un golazo para ganar al Bayern.

Amin Younes ante el Bayern.
DANIEL ROLAND AFP

Amin Younes (Düsseldorf, 1993) vuelve a sonreír. Es una frase que se ha dicho de muchos futbolistas y al alemán ya le tocaba escucharla siguiendo a su nombre después de casi tres años sin encontrar la estabilidad que necesita un futbolista para mostrar su mejor nivel. El sábado lo demostró con un gol de los que da gusto ver por la belleza del golpeo y la trayectoria del balón al Bayern. Tras su gol, mostró una camiseta en apoyo a Fatih Saraçoglu, una víctimas del atentado terrorista de Hanau el 20-02-2020.

En el Ajax, donde se dio a conocer, cayó de pie por su bajo coste (2,5M€) y su gran rendimiento. Se hizo con la banda izquierda del equipo que llegó a la final de la Europa League y con Peter Bosz era un extremo agitador y asistente. Una clase para jugar que le llevó a al absoluta de Joachim Löw durante cuatro meses, hasta que empezó su caída.

Comenzaron sus problemas de rodilla, el Ajax estaba en un momento delicado (cambiaron de entrenador, de Keizer a Ten Hag, en diciembre) y Justin Kluivert, un talento espectacular y un niño mimado del club, asomó la cabeza. Él se quiso marchar, no renovó para poder irse gratis en verano y su agente empezó a filtrar que tenía ofertas de Sevilla, Inter, Wolfsburgo, Zenit, Swansea, Watford o Nápoles. De este último el Ajax aceptó un propuesta de cinco millones, pero unos problemas familiares le hicieron tener que viajar a Alemania el 30 de enero y no poder firmar con los italianos en el mercado invernal.

Con Younes incómodo en Ámsterdam no había nada que hacer. Jugó 49 minutos hasta el 11 de marzo, cuando se declaró en rebeldía. Ten Hag le mandó calentar y él, en el Johan Cruijff ArenA, se negó a salir. El club le castigó mandándole a entrenar dos semanas con el filial y no volvió a jugar con el Ajax.

Habiéndose cerrado, esta vez sí, su traspaso al Nápoles, se rompió el tendón de Aquiles en verano y no pudo debutar de la mano de Carlo Ancelotti hasta diciembre. En dos temporadas, una y media en la práctica entre lesiones y pandemias, jugó 725 minutos y los últimos días del mercado de fichajes Gattuso aceptó que se marchase cedido al Eintracht, donde es otro futbolista. Pisando más el área, lleva cuatro goles y por fin, a sus 27 años, está demostrando el talento que se le presuponía en el corto periodo de tiempo que brilló en el Ajax. En varios partidos ha sido el jugador por el que ha salido Jovic desde el banquillo hasta esta jornada, en la que el alemán apoyó al serbio desde atrás. Löw tendrá que volver a estar atento a sus partidos.