GIRONA

Juanpe, de vuelta tras 139 días lesionado: “Lo he pasado mal”

El central del Girona volvió a jugar el pasado sábado contra el Mirandés. Disfrutó de media hora y "me encontré bastante bien. Espero estar pronto a tope y sin dolores", dijo.

Juanpe, de vuelta tras 139 días lesionado: “Lo he pasado mal”
Girona FC

Juanpe Ramírez vuelve a sonreír. El central del Girona, tras 139 días de baja por lesión, volvió a tener minutos el pasado sábado contra el Mirandés en Anduva y dejó unas sensaciones inmejorables. Disfrutó de 30 minutos y constató que se puede convertir en un ‘refuerzo’ de lujo para lo que resta de temporada y dar aún más argumentos al Girona en su objetivo de luchar por el playoff de ascenso. “Se me ha hecho bastante largo, lo he pasado muy mal porque no me esperaba que me pasara esto. Llevaba muchos años jugando una media de más de 30 partidos por curso y esta campaña me ha tocado vivir la otra cara del fútbol. Pero al final me quedo con que ya estoy de vuelta. Poco a poco estoy alcanzado el nivel para poder competir y contento”, explicó.

Esta temporada, hasta el encuentro contra el Mirandés, Juanpe tan sólo había podido disputar los 90 minutos del primer partido rojiblanco de Liga ante el Sporting (2-0). Desde entonces ha debido recorrer un largo camino de recuperación para poder ayudar al equipo gerundense desde el terreno de juego. Francisco está encantado con él y el central dejó claro que “me encontré bastante bien. La última lesión que tuve me dejó jodido porque he de estar caliente para tener la mínima molestia, pero la media hora que jugué estuve bastante cómodo. Ahora hay una semana entera de entrenamientos que me van a venir muy bien para seguir recuperando y espero estar pronto a tope y sin dolores”. La idea del cuerpo técnico es ir otorgándole minutos de manera paulatina para que adquiera su cien por cien y es que está llamado a ser un jugador vital en el eje de la zaga rojiblanca.

El regreso de Juanpe fue uno de los aspectos positivos del duelo ante el Mirandés. Pero el central también quiso destacar la capacidad de sufrimiento y rebeldía que demostró el grupo porque en los últimos diez minutos logró igualar un 3-1. Se rescató un punto que con el paso de las horas incluso llega a saber a poco dentro del vestuario: “El partido tuvo muchos momentos. Ellos empezaron muy bien, fuertes y se encontraron el gol muy pronto. Al final empatamos, pero se tiene la sensación que podríamos haber ganado porque tuvimos muchas ocasiones claras de gol. Lo importante, y con lo que nos hemos de quedar, es que el equipo cree”. Ahora toca pasar página y pensar ya en el duelo del domingo ante el Castellón. Al Girona le espera un nuevo duelo trepidante y en el que no puede fallar porque el sexto clasificado, el Rayo, se mantiene a siete puntos de distancia.