REAL MADRID - VALENCIA

Víctor Chust, el central al que el Valencia dio de baja con 12 años

Víctor Chust, que ha debutado con Zidane, tuvo que salir de la escuela del Valencia en 2012 por no querer firmar una cláusula abusiva; su hermano juega en el cadete che.

0
Víctor Chust y su hermana Denise, en la etapa del central en la Academia del Valencia.
AS:COM

Jordi Miralles, su profesor de educación física en Rocafort, fue el primer descubridor de Víctor Chust (Torrent, 2000). El maestro, perplejo por el talento y la mentalidad de un niño de 6 años, le aconsejó a sus padres que le llevasen a una escuela de fútbol. La familia, que veía como Víctor también se desenvolvía bien jugando al tenis, eligió el Valencia. En la Academia, apadrinado por el mítico Waldo como técnico, empezó a crecer como jugador. Chust fue derribando puertas en Paterna, pero a los 12 años su vida cambió por completo.

El Valencia, bajo la coordinación de Martín Vila, dio un giro a su política de cantera. La entidad veía como cada año se daban a la 'fuga' infinidad de talentos e impuso unas cláusulas de indemnización. Muchos padres tuvieron que firmar unos contratos que les obligaban a compensar al club (unos 60.000 euros) en caso de que sus hijos decidiesen irse.

La familia de Víctor Chust, que ya había rechazado ofertas de otros clubes, se negó a firmar dicha cláusula. La razón de su postura radicaba en un posible traslado laboral del padre a Italia y en consecuencia de todo el núcleo familiar. El Valencia fue conocedor de ello y, aún así, insistió en que debía de firmar el contrato. La negativa conllevó que se le diera de baja a mitad de temporada, truncándose el sueño de Chust de triunfar en el club de su familia y en el estadio Mestalla.

Chust quedó libre y se convirtió en un regalo muy apetecible. Madrid, Barça, Manchester, Roma… infinidad de clubes tocaron a su puerta. Víctor, con 12 años, sólo quería jugar al fútbol. El chico estuvo sin equipo varias semanas y casi recala en el Burjassot. También el Atlètic Amistat, jugando con el aspecto emocional de estar en Valencia, le invitó a jugar en su escuela. Pero Víctor estaba para un grande.

El Real Madrid le echó el lazo. Fue Paco de Gracia quien le reclutó. La familia eligió el club blanco por todas las facilidades que le pusieron, sobre todo a nivel educativo, también porque tenían familia en Boadilla del Monte. Poco a poco, Chust se fue haciendo el 'amo' de Valdebebas y una de las joyas de la Selección, junto a Guillamón y Ferran, productos también de Paterna.

Víctor Chust, en su debut en Liga con el Real Madrid contra el Getafe.

Por el Juvenil del Madrid apenas pasó por su rápida irrupción y ahora es intocable en el Castilla de Raúl. Zidane cuenta con el valenciano para su día a día y ya le ha hecho debutar en Copa (Alcoyano) y Liga (Getafe). El domingo se cruzará con su pasado, un Valencia al que estima por sus 6 años allí, porque es su casa y porque su hermano Mark, 15 años, es uno de los referentes del Cadete blanquinegro.