REAL MADRID

Hay lío con Sergio Ramos

El club y el entorno del jugador siguen disparando informaciones contradictorias a los medios sin que, ni capitán ni presidente, den la cara ante el socio.

Las últimas informaciones que llegan sobre el ‘caso Ramos’ hablan por sí solas de lo enrevesada que está la situación. Ni Florentino Pérez en su papel de presidente de la entidad ni el jugador, como capitán del Real Madrid, en el que lleva desde 2005, terminan de mostrar sus cartas de manera sincera y el socio sigue sin atisbar una salida al conflicto. En los últimos días, por parte de la entidad blanca se está deslizando que ya da por hecho que Ramos se va el verano que viene, cuando, con 35 años, finaliza su contrato con el Madrid. Primero fue Josep Pedrerol quien habló de esa circunstancia en El Chiringuito. Luego Siro López, también muy cercano a la presidencia, en los micrófonos de la Cope.

Las versiones del club y del jugador son totalmente contradictorias sin que ni una parte ni la otra haya salido a dar explicaciones públicas de qué está sucediendo. Deslizan desde la entidad blanca que le han hecho dos ofertas formales al jugador, y que éste ha rechazado las dos. Más aún, que ya ha dicho el capitán que la próxima temporada jugará en un equipo extranjero. El entorno del camero desmiente totalmente esta información y asegura que Ramos no ha recibido oferta alguna y que, ni mucho menos, ha dicho en el Real Madrid que se va en verano. Al contrario, asegura este entorno que Ramos sólo tiene en mente seguir en el Real Madrid y que la relación con Florentino se ha fortalecido en los últimos días después del COVID del presidente y de la operación de menisco del capitán.

Las cifras en las que se mueven ambas partes también son absolutamente contradictorias. Por parte del club se desliza que está dispuesto a dar al jugador dos años de contrato a pesar de su edad. Y que la renovación se haría por el mismo sueldo que cobra ahora menos el tanto por ciento que el Madrid pretende rebajar los salarios en este duro segundo año de crisis por la pandemia (en torno al 25%). El entorno del jugador, por su parte, afirma que no le importaría firmar de año en año, y desliza la posibilidad sugerida de que siga cobrando lo mismo, sin rebaja, aunque tenga que percibir su sueldo a tres o cuatro años vista. Lo haría “sin cobrar intereses”, al contrario de lo que han acordado, por ejemplo, Busquets o Piqué en el Barcelona. Pero lo cierto es que sigue sin haber acuerdo.

Desde una parte y la otra se disparan informaciones a los medios en una especie de partida de ajedrez que va tensando poco a poco la cuerda. Hay una parte importante del socio que hace un razonamiento lógico: “Si el Real Madrid hubiera querido o tuviera intención de hacerlo, habría renovado a su capitán ya”. Por otro lado, hay quien recuerda la posición agresiva en anteriores negociaciones de renovación que ha tenido el entorno del capitán, y que han acabado deteriorando su relación con Florentino Pérez. En todos esos casos, cuando parecía imposible que se llegara a un acuerdo. Este se produjo. Y, muy probablemente, esta vez suceda igual.

Los que siguen son los principales desencuentros que hubo entre ambos en los últimos años.

La renovación de 2015.

Verano de 2015. René Ramos aprovechó una oferta del Manchester United para forzar en la renovación del capitán que se estaba gestando. La noticia dio la vuelta al mundo: El United, en pleno proceso de inversión, con Van Gaal como técnico (y para hacer olvidar la época de Ferguson), daba 55 millones de euros netos a Ramos en cinco temporadas. Pagaban a precio de oro para llenar el vacío que dejaban Vidic y Ferdinand. Ramos tenía entonces 29 años y una gran parte de su carrera por delante. Ese órdago no sentó muy bien a Florentino, sobre todo porque coincidía con la salida traumática de la entidad de Casillas. No podía dejar de un plumazo a la plantilla sin sus dos capitanes. Tuvo que acceder y Ramos pasó a cobrar 14 millones de euros netos.

En el vestuario tras el Ajax.

Fue después de la eliminación de la Champions a manos del Ajax. Florentino bajó al vestuario a recriminar lo sucedido a la plantilla y, una vez más, Ramos salió en defensa de los jugadores enfrentándose al mandatario: "La planificación ha sido una vergüenza", le dijo. "Te echo", contentó Florentino. "Perfecto, tú pagas", zanjó el defensa… Esa temporada fue especialmente difícil para el Real Madrid, porque fue la primera tras la salida de Cristiano por 100 millones de euros a la Juve. Tras su salida, el Madrid fichó a Vinicius (45), Courtois (35), Odriozola (35), Brahim (17) y sobre todo, para sustituir el gol que se fue con el portugués, a Mariano (22). A Ramos no le pareció suficiente.

La oferta de China.

Fue el último encontronazo entre ambos. En el verano de 2019, con contrato hasta 2021 y una cláusula de 800 millones de euros, el gran capitán pidió una reunión con José Ángel Sánchez y Florentino para tratar de salir con la carta de libertad. Fue pocos meses después de la bronca en el vestuario por la eliminación ante el Ajax. Luego fue Florentino quien dio su versión: "Vinieron a verme a mi oficina. Me comentaron que si podía marcharse pero sin pagar porque los traspasos en el fútbol chino son muy complicados. Yo le dije que no podía irse y que ya hablaríamos con el club chino. Es imposible que pueda dejar salir a su capitán gratis, porque es un precedente terrible". Y desveló que era el que más cobraba en el Madrid. El ambiente se puso tan en contra del capitán que se vio obligado a dar una rueda de prensa: “Me quiero retirar en el Madrid, jugaría gratis aquí”.