FÚTBOL FEMENINO

¿Qué fue de Brandi Chastain? La jugadora que marcó un hito con su celebración sin camiseta

La exfutbolista estadounidense protagonizó una instantánea para el recuerdo al celebrar un gol sin camiseta en la final del Mundial ante China en 1999.

0

Hay imágenes en el fútbol que se quedan grabadas en las retinas para siempre. Fotografías históricas que van más allá del papel o las pantallas por su trasfondo y valor social. En el fútbol femenino un gran ejemplo de ello se encontraría en la instantánea de la celebración de Brandi Chastain en el Mundial de 1999 disputado en Estados Unidos. La jugadora rompió con todos los moldes establecidos al quitarse la camiseta y festejar de manera inusual su gol en top deportivo. Un momento con el que, sin quererlo, marcó un antes y un después en la historia del fútbol, y no sólo del femenino. 

Brandi Chastain, jugadora de Estados Unidos.

La imagen de la internacional estadounidense, que ahora es entrenadora asistente en el equipo de fútbol de la Universidad de Santa Clara, dio la vuelta al mundo como muestra de reivindicación de la mujer en este deporte. En Estados Unidos, el impulso fue mayúsculo. La categoría estalló a través de Chastain y de su pasión al celebrar aquel tanto, con una oleada de niñas y mujeres que se sumaron a la práctica de este deporte en Norteamérica, una de las cunas del balompié femenino. Aquella liberación no puede entenderse sin descubrir a fondo su contexto.

Segundo título del Mundial tras un gol histórico de penalti

Para ello, hay que remontarse a un 10 de julio de 1999, momento en el que la selección de Estados Unidos ambicionaba su segundo título en un Mundial en el que contaba esta vez con la condición de anfitriona. Y, lo hacía después de no haber pasado del tercer puesto en la Copa del Mundo anterior (Suecia 1995, cuyo título fue para Noruega). No importó esto último para plantarse en la final, en la que más de 90.000 aficionados animaron desde las gradas del Rose Bowl de Pasadena (California) para hacer que el momento fuese más épico aún.

Pese al empuje de sus hinchas, Estados Unidos no consiguió marcar ni en los 90 minutos reglamentarios, ni en el tiempo extra de la prórroga. Tampoco lo logró China, marchándose el partido a los penaltis. La tanda, en la que la portera de Estados Unidos detuvo el segundo disparo de las asiáticas, se terminó decidiendo con un penalti lanzado por Chastain, que mandó el balón por toda la escuadra izquierda de la meta que guardaba la china Gao Hong.

"El que se quitara la camiseta tras marcar el gol, me marcó"

"Yo sólo pensaba: 'no mires a la portera'", recordaba Chastain en el reciente reportaje de Amazon 'This is Football', en el que confiesa que su gol le liberó de una gran presión: "Por fin podíamos respirar". La euforia del penalti anotado dejó una imagen histórica. La goleadora, que jugaba de defensa, se quitó la camiseta la alzó al viento e hincó sus rodillas al suelo con los brazos arriba.

Brandi Chastain, en su celebración con Estados Unidos.

Una estampa triunfal que caló muy hondo y conquistó a una generación de niñas que ahora hacen que Estados Unidos sea potencia mundial en este deporte. "Fue un momento culmen para la mujer, un momento de liberación", así lo describió el presidente del club de Chastain en aquella temporada. "El que se quitara la camiseta tras marcar el gol, me marcó. Quería ser campeona del mundo", añadía en la película de Amazon Howare Sawa, rival con China en aquel partido.

Rapinoe: "Era un gran logro y se reconoció como un gran logro"

Tras aquella diana y su festejo único, la selección estadounidense alzó finalmente su segundo título con profundo éxito social. Nada tendría que ver el impacto de esta segunda Copa del Mundo con la del poco celebrado título en el primer Mundial femenino de la historia en 1991. En la anterior ocasión, nadie fue a recibir a las jugadoras a su llegada al aeropuerto desde China, sede de la competición. No hubo mérito público y apenas se habló de ellas, tapadas en una categoría invisible en Estados Unidos durante décadas.

Chastain celebra con sus compañeras el triunfo en la final del Mundial con Estados Unidos en 1999.

Pero, aquel hecho no derrumbó a las pioneras del fútbol femenino norteamericano. Todo lo contrario. Todas lucharon para empezar a hacer grande esta categoría. Y lo consiguieron. No sólo con el título Mundial en 1999. Ni por llenar un estadio con más de 90.000 personas. Las futbolistas se convirtieron en ídolos para mucha gente. "Era un gran logro y se reconoció como un gran logro", decía Megan Rapinoe en el documental Amazon.

Y lo cierto es que las internacionales estadounidenses festejaron por todo lo alto su gran hito, con visita a la Casa Blanca incluida, siendo la primera vez que lo hacían. Todos estos sucesos marcaban el camino de la exitosa selección de las barras y las estrellas, que tiene en su palmarés cuatro Mundiales y cuatro oros en los Juegos Olímpicos. Así, Chastain lideró mediáticamente a una generación que revolucionó esta disciplina, dando un paso más al profesionalismo con la creación de la primera Liga femenina. Su imagen, la de su celebración sin camiseta, es recordada por todos y cada uno de los aficionados de esta categoría.

Brandi Chastain sumó 192 partidos y 30 goles con EE. UU.

Pero, ¿quién era realmente Brandi Chastain? Nacida en San José, California, esta futbolista siempre tuvo claro que su pasión era el fútbol, pese a la poca visibilidad y prestigio que tenía esta disciplina durante su niñez. "¿Por qué practicas ese deporte de inmigrantes?", asegura que le preguntaban. Poco y nada le importó a la ahora bicampeona del mundo estas palabras. Inspirada en George Best, Chastain luchó contra viento y marea para poder dedicarse al fútbol, tal y como había visto que podían hacer los hombres. Si ellos se ganaban la vida con ello, ¿Por qué no lo haría ella?

Chastain, en su etapa como jugadora del The CyberRays.

La respuesta fue dura durante años: apenas había equipos femeninos para jugar cuando se llegaba a época universitaria. Aunque ni siquiera eso importó a Brandi, cegada por su objetivo futbolero. La estadounidense consiguió jugar al fútbol en la Universidad de California-Berkeley y en la Universidad de Santa Clara. También llegó a ser internacional desde 1988, varios años antes de conseguir el primer Mundial, al que como curiosidad la FIFA llamó la Copa M&Ms por el patrocinio y se cambiaron los partidos a una duración de 80'

Con el '6' siempre a la espalda, la jugadora californiana jugaba de defensa, aunque también actuó como centrocampista e incluso como delantera. Además de los equipos citados, Brandi pasó por el San Jose CyberRays, el equipo de su vida en el que cumplió un sueño al jugar en el mismo campo que George Best ("Era como si el círculo se cerrara", decía Chastain), el FC Gold Pride y el California Storm, colgando las botas en 2004. A esto se sumó una larga carrera como internacional (1988-2004), disputado un total de 192 partidos y 30 goles con Estados Unidos, con el que ganó dos oros y una plata olímpica. 

La polémica tras la imagen de Chastain en top deportivo

Volviendo a la fotografía de la celebración de Chastain, hay que resaltar que la instantánea fue más que una noticia en todos los rincones del planeta. La futbolista californiana fue portada de revistas como Sports Illustrated o Time. Años más tarde, la imagen también sería representaba como silueta en productos de promoción comercial y en una estatua en el estadio Rose Bowl de California.

Brandi Chastain junto a su estatua en el Rose Bowl.

Sin embargo, la foto y el momento representado por Chastain no han podido librarse de la polémica. Muchos señalaron que la futbolista hizo esa celebración para promocionar los sujetadores deportivos de la marca Nike. Otros, no lo consideraron entonces apropiado. Pero, lo cierto es que la jugadora realizó un gesto muy común en un momento de máxima alegría como el hecho de marcar el gol que le da un Mundial a tu país.

Un hecho que volvió a reivindicar la propia Brandi Chastain tras retirarse con la publicación de su libro: "No se trata del sujetador: juega duro, juega limpio y vuelve a poner la diversión en deportes competitivos (It's Not about the Bra: Play Hard, Play Fair, and Put the Fun Back Into Competitive Sports)". La norteamericana también puso en marcha una página web con productos que llevaban la silueta de su histórico festejo con Estados Unidos y participa en multitud de eventos.

Aparte de sacar adelante esta publicación y la marca con su imagen y, tras haber sido comentarista de televisión y haber formado parte de varios órganos públicos, la exinternacional trabaja junto a su marido Jerry Smith en el equipo de fútbol de la Universidad de Santa Clara, en el que él es el entrenador del primer equipo. Su imagen sigue muy ligada al fútbol femenino de Estados Unidos, en el que deja continuas apariciones y en el que se convirtió en todo un icono para la historia de esta disciplina.

Portada de Sports Illustrated con Brandi Chastain.

Portada de Sports Illustrated con Brandi Chastain.