ALEMANIA

Khedira arranca en frío

Sami Khedira lleva sin disputar un partido oficial desde el 12 de junio de 2020, fecha en la que se midió con la Juventus al Milan en la vuelta de semifinales de la Coppa Italia.

Khedira.
ANNEGRET HILSE REUTERS

Sami Khedira lleva sin disputar un partido oficial desde el 12 de junio de 2020, fecha en la que se midió con la Juventus al Milan en la vuelta de semifinales de la Coppa Italia. Este pasado martes, el exmadridista fichó por el Hertha de Berlín y es muy probable que, a pesar de haberse entrenado tan solo dos veces con sus nuevos compañeros, parta de inicio este viernes cuando el cuadro de la capital de Alemania reciba al Bayern de Múnich en el Olímpico de Berlín con el claro objetivo de alejarse de la zona peligrosa de la tabla.

Los de Pal Dardai se sitúan a tan solo un punto de los puestos de descenso, por lo que urge tomar una serie de medidas que den tranquilidad a la entidad. La que más necesaria se antoja es entregar el timón del barco berlinés sin rumbo a Khedira para que sea el campeón del mundo de 2014 el que recupere la estabilidad en el centro del campo blanquiazul. No importa que el mediocentro de 33 años lleve más de media temporada sin jugar. "Hay que ser cautos con él, pero el plan es tirarlo al agua fría desde el inicio", explicó Dardai al respecto.

Enfrente tendrá a Thomas Müller o Jerome Boateng, jugadores con los que compartió vestuario en la Mannschaft y llegó a levantar la Copa del Mundo hace ya cerca de siete años. El propio Khedira, que es consciente de las expectativas que hay puestas en él, avisó en su presentación: "No soy el jefe que vaya a contarle a todo el mundo lo que tiene que hacer", explicó el jugador, que vuelve a la Bundesliga tras ganarla con el Stuttgart en 2007. Viene a sentirse futbolista de nuevo tras una época gris en Turín y aportar su granito de arena para que el Hertha no descienda. Su labor comienza ante el Bayern.