REAL MADRID

Bale se topa con el Brexit

El galés no puede acogerse a la moratoria para evitar ser extracomunitario si vuelve al Madrid y el club tiene tiene las tres fichas cubiertas.

0
Gareth Bale se dispone a sacar de banda en Tottenham-Liverpool de la Premier League.
SHAUN BOTTERILL Pool via REUTERS

El regreso de Bale presenta aristas cada vez más ásperas para el Real Madrid. Con el ecuador de su cesión al Tottenham ya superado, el galés sigue sin adquirir el protagonismo que tanto el futbolista como la entidad blanca esperaban que alcanzase en el club londinense. Alterna lesiones y suplencias con titularidades muy esporádicas (en su mayoría, en la Europa League). Ciñéndonos a la Premier, es el 20º jugador del Tottenham en minutos. Y tras una acogida inicial esperanzadora, las críticas arrecian ahora incesantemente. Y si el asunto deportivo y económico del 'caso Bale' presentaba ya de por sí dificultades, a ello se unen las consecuencias del Brexit: el de Cardiff pasaría a ser extracomunitario si regresara al Madrid.

En la cesión al Tottenham subyacía un doble objetivo por parte del Madrid: convencer al club londinense de quedarse en propiedad con Bale a final de temporada o lograr una revalorización del jugador para sacar tajada de un traspaso este verano antes de que concluya su contrato en junio de 2022. Con menos de cuatro meses de temporada por delante, ni una ni otra meta parecen cercanas.

Si nada se endereza, Bale volverá a ser en verano un quebradero de cabeza económico y deportivo para el Real Madrid. El rendimiento de sus últimas dos temporadas estuvo muy alejado del que se espera de un futbolista con un salario de 15 millones de euros anuales. El británico es el jugador mejor pagado del Madrid. La brecha entre lo que aporta su juego y la remuneración que recibe se hace difícil de explicar en un momento en el que el club persigue una nueva bajada de sueldos de la plantilla para cuadrar las cuentas ante la enorme pérdida de ingresos provocada por la pandemia.

El problema es también burocrático. La consumación del Brexit el pasado 31 de diciembre hace que, hoy por hoy, Bale ocupara plaza de extracomunitario si regresase al Real Madrid. Y el club tiene cubiertas con Vinicius, Rodrygo y Militao las tres plazas de las que dispone. La Federación, LaLiga y la AFE (la limitación del número de extracomunitarios está determinada por un convenio entre las tres partes) llegaron a un acuerdo en diciembre para mantener a los jugadores británicos con contrato en vigor la condición de comunitarios hasta final de la presente temporada. También acordaron trasladar ese pacto al Consejo Superior de Deportes para estudiar su acomodo legal y la extensión de la moratoria hasta la finalización de los contratos vigentes. Pero Bale, aun teniendo contrato con el Real Madrid en 2022, no cumpliría uno de los requisitos, ya que no tenía ficha con el club blanco el 31 de diciembre de 2020. Otro obstáculo más para que Bale vuelva a defender el escudo madridista.