MIGRANTES DEL BALÓN

Jesús Imaz: "En Polonia te animan aunque vayas perdiendo 0-4"

El mediapunta catalán del Jagiellonia, repasa su periplo en Polonia tres años y medio después de firmar por el Wisla Krakow procedente del Cádiz.

0
jaga jagiellonia imaz migrantes balon españoles extranjero jesus
Jagiellonia Facebook

Jesús Imaz (Lleida, 1990) inicio 2021 como acabó 2020: siendo determinante para el Jagiellonia. El mediapunta español marcó y asistió en la victoria (0-2) de los de Bialystok en el campo del Lechia. "Creo que estoy en mi mejor momento. He metido ocho goles y dado cuatro asistencias sin ser delantero centro. Me gusta llegar al área y finalizar", precisa Imaz desde un país al que llegó hace ya más de tres años. "Kiko Ramírez me llamó para que fuera al Wisla Krakow. Me mandó vídeos de la afición y de cómo viven el fútbol aquí y me lo tuve que pensar muy poco porque, además, no estaba jugando todo lo que quería en el Cádiz", recuerda. El catalán se encontró con una plantilla repleta de españoles. Iván González, Víctor Pérez, Pol Llonch, Carlitos López... Todo era idílico, pero la inestabilidad económica del club convirtió su primera aventura en el extranjero en un enredo del que fue difícil escapar. "Cuando llegué ya iban atrasados en los pagos y nunca se pusieron al día. El presidente y la directiva no hicieron bien su trabajo. Dijeron muchas mentiras y eso propició la salida de muchos jugadores. Fue una pena porque teníamos un equipazo. Habríamos hecho cosas muy grandes", afirma.

Jesús Imaz fue el último futbolista español en salir del Wisla Krakow. Lo hizo en enero de 2019, después de varios meses en los que, tirando de orgullo, el club de la 'Estrella blanca' llegó a liderar la Ekstraklasa a pesar de vivir inmerso en una inestabilidad económica constante: "La situación nos unió más. Éramos muy amigos, casi como una familia, y que no nos pagasen hizo que todo el mundo estuviera mucho más comprometido con el equipo. Sabíamos que, si no lo hacíamos bien, ningún otro club iba a fijarse en nosotros". Jesús Imaz marcó seis goles y dio cuatro asistencias en la primera mitad del curso, lo que llevó al Jagiellonia a pagar por su traspaso. "También recibí una oferta del Ferenváros y, cuando iba de camino a Bialystok, me llamaron de la MLS. Pero ya había dado mi palabra al Jaga y vine aquí. Fui a muerte con mi decisión y mi crecimiento personal y futbolístico está siendo muy grande. Estoy en el lugar ideal para demostrarle a todo el mundo que soy buen futbolista", desvela el español, que marcó un 'hat-trick' la primera vez que se enfrentó al Wisla: "Fue un partido especial porque me reencontré con muchos amigos. Me tocó jugar de delantero y marqué tres goles. La pega es que no pude celebrarlo por respeto. Fue extraño".

Tras 15 jornadas disputadas en la Primera División polaca, el Jagiellonia es sexto y está a cinco puntos de los puestos europeos, pero Jesús Imaz cree que "podemos estar más arriba". "Encajamos mucho y eso es un gran hándicap porque necesitamos marcar muchos goles para ganar. Creo que tenemos equipo para estar en Europa, aunque no nos da para ser campeón", analiza el español, "encantado" por jugar en un país en el que "te animan hasta el último minuto aunque vayas perdiendo 0-4". Jesús Imaz es uno de los máximos goleadores y asistentes de la Ekstraklasa, un éxito basado en la formación que recibió en España: "En un país como Polonia, donde el fútbol es más físico, saber colocarte en el campo y visualizar cómo puede ser el partido es muy importante. En España, cuando eres pequeño ya aprendes técnica y táctica. Aquí trabajan más la fuerza". A sus 30 años, el ex de Lleida, Llagostera, UCAM o Cádiz está "muy bien" en Polonia, y aunque regresar a España no pasa por su mente, tampoco es algo que se atreva a descartar: "No es que quiera volver sí o sí, pero si la oferta es buena... ¿Por qué no? Tampoco cierro la puerta a visitar otros países", sentencia el máximo goleador español de la Ekstraklasa.