INGLATERRA

Bruno Fernandes, de "timo portugués" a dar la mayor lección en un año

Se dudó de él y le costó salir de Portugal. El Tottenham no quiso arriesgar, ni ningún otro grande cuando había rescindido con el Sporting. Ahora es el mejor fichaje de la Premier.

Bruno Fernandes.
TIM KEETON Pool via REUTERS

A Bruno Fernandes le llueven todos los elogios justo cuando se cumple un año de su fichaje por el Manchester United. Hace unos días reconocía en una entrevista que había llorado cuando se confirmó que uno de los grandes ingleses apostaba por él, después de mucho tiempo esperando y muchos intentos frustrados. Pero su impacto no ha podido ser mayor. En un año ningún otro jugador de la Premier ha sido más veces nominado mejor jugador del partido y es que nadie ha estado involucrado en más goles desde que llegó a la Premier.

La de Fernandes es una lección del mercado y de cómo derribar varios tabúes en un año. Hace cuatro justos el jugador estaba en la Sampdoria con un valor de mercado de 7 millones, según Transfermarkt. Pero al llegar al Sporting dio un salto cualitativo al que muchos ponían peros. El que el Sporting no fuera un club capaz de competir hasta el final con el Oporto y el Benfica y que no hubiera ganado la liga desde 2002, cambiaba la imagen que los grandes clubes tenían de él, a pesar de las maravillas que en Portugal se contaban. Se miraba a Fernandes como el último globo hinchado del fútbol luso, el timo portugués de turno.

Los rumores de una salida a un grande no cesaban, pero a la hora de la verdad ninguno quería apostar por él. No se le tenía tan en cuenta por no jugar la Champions y no estar en el plantel del Benfica o del Oporto. Fuentes cercanas relatan cómo incluso se desconfió de él cuando, debido al altercado con los ultras del Sporting, como otros futbolistas del equipo rescindió unilateralmente su contrato y estaba libre. Pero, tras llamar a la puerta de clubes importantes, ninguno quiso firmarle por si al final FIFA obligaba a pagar un traspaso. Algo que contrasta con lo que después pagó el United y lo que no quiso poner el Tottenham.

Bruno Fernandes, tras firmar las paces con el Sporting, volvió y fue nombrado capitán tras las marchas de Rui Patricio y de William Carvalho. Siguió demostrando que podía ser objeto de un gran traspaso, pero el Sporting pedía demasiado para lo que se esperaba de él, dictaban los rectores del mercado. El club de Lisboa no gozaba del prestigio del Oporto y del Benfica y pedir más de 40 millones por él fue catalogado de locura por muchos clubes interesados. A la postre fue su traspaso más alto de la historia. 

Es más, el Tottenham, finalmente, antes de que el United apareciera en escena. El precio para el club de Londres era de 45 millones, parecía que iba a pagarlo, pero en el último momento no quiso hacerlo y Pocchetino prefirió a Lo Celso. El resto es historia. El United llegó a pagar 55 en una trabajo de zapa impresionante de Jorge Mendes y de su agente Miguel Pinho, que terminaron de convencer a Woodward. Cuando el United lo firmó por 55 millones, su valor de mercado era de 48. A día de hoy está en 90 y su impacto en el equipo ha sido mayor del que provocó Pogba. Bruno Fernandes ha dado una lección la mercado.