LAS PALMAS

Aridai y el gol que puede cambiar su destino

Tras conseguir su primera diana de amarillo, el extremo grancanario tiene ante sí una oportunidad de oro para encontrar, al fin, su hueco en la UD.

Aridai y el gol que puede cambiar su destino
Carlos Diaz-Recio DIARIO AS

Más de un año, nada más y nada menos, ha tenido que pasar para que Aridai Cabrera, que llegó procedente del Mallorca el pasado 13 de enero de 2020, se haya estrenado como goleador de Las Palmas tras 27 partidos. Su tanto, además, fue decisivo en la victoria final ante el todopoderoso Leganés, materializando una pena máxima favorable para los intereses amarillos en el minuto 85 de partido.

Mucho se ha hablado durante este mes de enero de posibles salidas de una plantilla amarilla demasiado amplia, entre las que se encuentra el nombre de Aridai, con más de 25 jugadores disponibles entre profesionales y del filial, una vez consumada la eliminación de la Copa del Rey frente al Navalcarnero (1-0). Tanto es así, que el propio Pepe Mel confirmaba tras ganar al Mallorca hace unas semanas que "la idea es acortar la plantilla porque no hay tantos partidos", puesto que advertía que su "idea es usar un grupo de 14/15 jugadores y repetir alineación siempre que pueda" y recalcaba que "es absurdo tener 28 jugadores con un partido por semana", pero, a veces, las circunstancias son las que son y el destino juega una mala pasada a las palabras como así le sucedió al técnico madrileño para la cita frente al Leganés para la que no pudo contar ni con Óscar Clemente ni con Rober al ser positivo por COVID-19, por lo que, al final, sí tuvo que tirar del fondo de armario del que quiere deshacerse.

Con estas bajas iniciales de gran importancia el técnico tuvo que variar sus planes y, posteriormente, en el minuto 52 de partido, el extremo grancanario tuvo la enésima oportunidad del curso al ingresar en el terreno de juego en detrimento de Kirian en el flanco izquierdo. Sin embargo, su actuación estaba llamada a volver una más de las vistas hasta el momento, sin desborde, sin capacidad de generar peligro entre líneas y, en definitiva, sin aportar nada para su equipo hasta que llegó la hora de la verdad: el penalti.

Con el minuto 85 de tiempo cumplido, el defensor del Leganés Bustinza cometía penalti sobre Álvaro Lemos y este debía ser el responsable de ejecutarlo, pero, según comentó Pepe Mel después del encuentro, estaba dolorido por la acción y Aridai asumió una responsabilidad seguramente inesperada para él antes de comenzar el choque para clavar el esférico en la base del palo derecho de Cuéllar.

A pesar de este gol, está claro que, por el momento, los números no engañan, si el curso pasado solo disputó 13 partidos, desde su llegada en enero, uno de ellos entero y cinco como titular, esta temporada ha participado en 14 encuentros, dos de ellos de Copa y solo cuatro de inicio, para sumar un total de 427 minutos entre las dos competiciones. Sin duda, un pobre bagaje que le hace estar en esa lista de jugadores prescindibles en este mercado invernal junto a los de Pietro Iemmelo (salida segura), Maikel Mesa, Christian Rivera y Raúl Fernández (rescisión de contrato).

Por todo ello, estrenarse al fin como amarillo, puede suponer para el veterano jugador, al que le resta un contrato de un año y medio más (junio de 2022), su última oportunidad de subirse al barco de Pepe Mel, si es que no ha llegado demasiado tarde su ligera redención.