HÉRCULES

Cubillo: "Carmelo me dijo que la propiedad estaba cabreada y no podía seguir"

El ya extécnico del Hércules asegura que la presión de los dueños (Ramírez) al director deportivo fue decisiva en su destitución.

David Cubillo y Carmelo del Pozo.
Diario AS

¿Esperaba esta destitución?

Ha sido una sorpresa porque no lo esperaba. Todo parecía que estaba bien, después de Navidad y La Nucía. Pero esto es fútbol y hay que aceptarlo. Estoy jodido, pero tranquilo. Cuando llegué dije cómo quería trabajar y creo que he cumplido. He tenido al Hércules arriba desde el primer día. Me quedo satisfecho porque no he vendido humo. También satisfecho con el trato del jugador porque se han portado de una manera extraordinaria. Cuando tienes un vestuario humilde, lo van aceptando y nadie se ha sentido más que el otro.

¿Qué motivo le da el club?

El domingo por la tarde, uno de los dueños estaba muy cabreado y me dijo que no se podía seguir. Me imagino que estaban los goles a favor... Pero es una decisión de la propiedad.

¿Hubiera cambiado algo?

Para este equipo, de donde venía y la situación, la idea fue clara. Lo que prometí y quería mantener con el equipo lo he mantenido. Nos ha faltado un poco para tener más puntos. Nos ha faltado alguna cosa. No cambiaría nada. Eso sería si me hubiesen pedido jugar con el Barça.

¿Ha faltado paciencia?

Sí, pero esto es así. Si te piden una cosa y la vas cumpliendo, no esperas que venga una decisión así.

¿Qué le pidió el club?

El ascenso. Para ascender tienes que estar entre los tres primeros arriba.

¿Cómo queda con Carmelo?

Con Carmelo me quedo tranquilo. Del Pozo está trabajando de arriba abajo un club complicado y siempre he tenido su apoyo. Es entendible que tome esas decisiones si están siempre reprochándole cosas. Me ha dado las gracias en privado y públicamente. Estamos tranquilos.

¿Hubo un toque de atención de Carmelo pidiendo más intensidad?

No tuvimos ninguna conversación de este tipo. El equipo siempre ha querido atacar, salvo el día del Atzeneta. Siempre hemos planteado eso.

¿Le ha decepcionado Carmelo?

No me ha decepcionado. Está en una posición muy complicada y me ha ayudado. Está en un sitio en el que los palos vienen por todos los lados. Es la primera vez que me destituyen y parece que este partido es un match-ball y eso no lo he sentido. Por eso, la sorpresa de la destitución.

¿La plantilla ha creído en usted?

Sí. El que juega más está metido y el que menos también. El trato ha sido excepcional. Te puede llevar un disgusto tratar a todos por igual, pero no ha sido así. El ritmo de los entrenamientos me decantó por poner a unos y otros.

¿Qué se lleva de experiencia?

Esto es una aprendizaje constante. Pensaba que con lo que prometí en la presentación podía valer, pero me di cuenta de que hay que rayar a un nivel muy alto en todo. En este tipo de clubes no vale controlar solo el vestuario, hay que controlar otras cosas. La propiedad no la conozco y no me he tomado un café con la prensa… y eso es importante y hay que manejarlo muy bien. Pensé que bastaría con controlar el vestuario.

¿Hay motivos extradeportivos en su salida?

Son ellos los que han decidido y Carmelo acepta la decisión. No he visto temas extradeportivos. Creo que he tenido un comportamiento correcto y la sorpresa porque lo que prometes se cumple.