MÁLAGA - PONFERRADINA

Pellicer: “Esta derrota es un aviso a navegantes”

El entrenador del Málaga asume la responsabilidad de la derrota y da un toque al vestuario: “Es una cura de humildad para todos. No he visto hambre en los primeros 20 minutos”.

Pellicer: “Esta derrota es un aviso a navegantes”
PACO RODRIGUEZ DIARIO AS

Análisis del partido: “No hemos entrado bien al partido. Tengo que asumir la culpa porque el máximo responsable en este aspecto es el entrenador y no he sabido transmitir cómo teníamos que entrar al partido. Nos han penalizado esos primeros 20 minutos en los que no hemos provocado nada, hemos salido a esperar, que era todo lo contrario que habíamos hablado. No hemos ido a apretar como estábamos apretando, no hemos salido con la pelota y el rival en una acción a balón parado se ha puesto por delante. Ha habido alguna ocasión bastante clara, pero más allá de las estadísticas, no hemos estado. Es una cura de humildad para todos, para saber que tenemos que entrar a los partidos con la actitud que el equipo siempre ha tenido. Hay días en los que no estás acertado. Lo que hay que hacer es un reseteo. Tenemos que ser mucho más fuertes también a nivel defensivo. Estamos en negativo en goles a favor y en contra. Si al final se convierte en positivo, estaremos en una situación mucho más cómoda. Si estamos en esta situación, sabemos lo que nos va a tocar, lo que vivimos el año pasado. Hay que recomponerse, ir ajustando y el lunes empezar a preparar el partido de Alcorcón. Esto es un aviso a navegantes. No nos lo esperábamos y asumo totalmente la responsabilidad porque no he sabido transmitir el tener claros los conceptos y la predisposición para entrar al partido como hay que entrar. Si no vamos a los partidos a un 120 por ciento, es imposible. No ha habido un control del partido. Hay que analizar, reflexionar y tomar decisiones. Ahora es cuando tenemos que estar todos más juntos”.

Falta de soluciones: “No ha habido soluciones por parte nuestra. El cuerpo técnico está para transmitir y esta vez no hemos sabido hacerlo. Tengo que aceptar las críticas. Los jugadores son los protagonistas y ellos tienen que entender la necesidad del juego. El rival ha sido superior, hay que reconocerlo. Hemos salido a esperar y cuando sales a esperar, ocurre esto. Se han anticipado, han estado más atentos, han jugado más dinámico… Antes del final hemos tenido dos ocasiones muy claras, pero no nos podemos quedar con eso. Nos ha faltado agresividad, nos han sacado tarjetas por llegar tarde, el segundo gol viene de un error en la salida del balón, el primero llega en una segunda jugada tras una acción a balón parado… Los delirios de grandeza en este club son malos, lo sabemos por experiencia. En la casa del pobre toca trabajar, trabajar y trabajar. No queda otra”.

Alineación: “Haría la misma alineación, pero está claro que me he equivocado. Esta profesión es tan tremendamente complicada que cuando pasa el tiempo de los partidos cambiaríamos muchísimas cosas. Valoramos mucho el día a día de los entrenamientos y hemos pensado en situaciones personales e invisibles del día a día que nosotros sabemos, estados de forma, y hemos sacado este equipo pensando en lo mejor. Está claro que ahora, pasados los 90 minutos, me he equivocado. Y lo tengo que asumir. Los entrenadores somos los primeros que salimos y pasamos, pero los jugadores son los que van a estar hasta el final. A los jugadores se lo he dicho personalmente. Después del partido he tenido una charla con ellos y les he explicado todo muy claro. Saben el camino, la hoja de ruta que queremos y nadie se puede salir de ella. Queda una semana y si alguien no está contento, sabe ya cuál es la situación. Hay que competir. No me ha gustado cómo hemos entrado al partido”.

¿Hay jugadores que están bajando la guardia?: “No. Todos sabéis que el futbol es rabiosa actualidad. Hace una semana el equipo compitió contra un Primera en Copa con varios cambios y hasta el último minuto, pudiendo incluso empatar y remontar la eliminatoria. Tenemos que entender que esto es un juego, tomamos decisiones y nos equivocamos, somos seres humanos y tenemos días mejores y peores. Mientras yo esté, la actitud, la entrega, apretar, la agresividad con y sin balón son innegociables. Hoy no lo hemos visto. Lo tendré que analizar y es lo que les he transmitido. Cuanto más se habla de temas individuales, peor, porque lo que hace es distraernos. Un jugador puede ganar un partido, pero el que cumple el objetivo es el grupo. No quiero ninguna individualidad por encima del bien y del mal. Ninguno de la plantilla va a jugar todos los partidos titular si estoy yo. Va a haber cambios y no es señalar a nadie. El que no compite y no entrena, lo va a tener complicado. Aquí hay que competir y honrar esta camiseta yendo al límite. He visto acciones en los primeros 20 minutos en las que nos hemos quedado parados y eso es la primera vez que lo he visto, más allá del resultado”.

Mensaje a los jugadores: "En un club tiene que haber orden y las cabezas se distraen por el entorno, por los medios, por los representantes, por el ruido externo… y tienen que estar centrados en el trabajo diario. Aquí se viene a competir y más en la situación que tiene el Málaga con las fichas y el límite salarial que tenemos. Quiero que siga ese hambre y en los primeros 20 minutos no lo he visto. Quiero que los jugadores estén tranquilos. Es una buena cura de humildad para que tengamos los pies en el suelo todos. Aquí nadie puede creerse más de lo que es. Somos lo que somos y hay que seguir trabajando a diario para seguir creciendo y en un futuro no muy lejano ser grandes”.