FRANCIA | LIGUE 1

El Lens, la Atalanta francesa

El conjunto norteño, recién ascendido a la Ligue 1, se ha convertido en una de las revelaciones de Francia con un fútbol ofensivo que recuerda a la Atalanta.

El Lens, la Atalanta francesa
JEAN-FRANCOIS MONIER AFP

Hubo un tiempo en el que el Lens era el mejor equipo del fútbol francés. En 1998, los Sang et Or se proclamaron campeones de la Ligue 1 y años después rozarían la Copa de la UEFA tras haber vencido al Atlético de Madrid en cuartos. Casi 22 años después, el conjunto norteño se ha instaurado como una de las revelaciones de la temporada del viejo continente, practicando un fútbol ofensivo que recuerda a la Atalanta de Gasperini.

Hace un año, el Lens destituía a Montanier como entrenador. El equipo, que había comenzado la Ligue 2 intratable, se complicaba sus opciones de ascenso. Sin embargo, la decisión del Ejecutivo de dar por finalizada todas las competiciones en Francia por culpa del coronavirus anticipó su ascenso de forma inesperada, llevando al club a la máxima división del fútbol francés tras cinco años de ausencia.

El Lens comparte dueño con el Millonarios colombiano. Joseph Oughourlian, miembro del Grupo Prisa y dueño de Amber, decidió adquirir la mayoría del paquete accionarial en 2018 con el objetivo de devolver al equipo a la élite del fútbol francés. No solo lo consiguió en 2020, sino que realizó el mercado más prolífico de su historia: Seko Fofana llegó por 8.5 millones, convirtiéndose en el fichaje más caro del club; Wuilker Faríñez llegó del Millonarios, Facundo Medina reforzó la defensa, así como el prometedor Loïc Bade y consiguió el retorno de Gaël Kakuta, que ha sido uno de los jugadores más diferenciales de la primera vuelta de la Ligue 1, marcando 8 goles y otorgando 4 asistencias.

Tras 20 jornadas disputadas, el Lens es el mejor ascendido del fútbol europeo. Es 7º en la Ligue 1 y no solo eso, sino que Franck Haise, su entrenador, ha asentado un fútbol ofensivo a través de un sistema de tres centrales que recuerda al de la Atalanta. Los carrileros son prácticamente delanteros y el equipo presiona con hasta seis jugadores en campo rival. Las victorias contra el PSG, Rennes, Mónaco y recientemente el Marsella, estos tres últimos en su estadio, han hecho del Lens uno de los equipos más atractivos de Europa. Solo mira la portería rival y ataca con muchos jugadores por delante del balón.

"Lo que no me importa es ganar a los mejores equipos de la Ligue 1. Lo que más me importa es la manera en la que ganamos", aseguró Franck Haise en rueda de prensa el miércoles tras conseguir una machada histórica al vencer al Olympique de Marsella en su estadio. El técnico, que en principio iba a ser interino tras la marcha de Montanier, ha supuesto una revolución en la mentalidad de los entrenadores franceses, caracterizados por su conservadurismo y su resultadismo exacerbado. Su sistema de tres centrales, priorizando la acumulación de jugadores en campo rival y, su estilo de juego de toque en el centro del campo, han colocado al equipo norteño como la gran revelación del fútbol europeo esta temporada.