TOTTENHAM

Las decepciones de Gareth Bale en su vuelta al Tottenham

El fichaje de Gareth Bale por el Tottenham no está cumpliendo ninguno de los 3 objetivos que debían ocurrir a nivel deportivo ni económico en la Premier.

Las decepciones de Gareth Bale en su vuelta al Tottenham
STOYAN NENOV REUTERS

Gareth Bale sigue inmerso en un mar de dudas en el que no acaba de resolver ni desbloquear su situación. Su cesión al Tottenham durante el pasado mercado de fichajes veraniego parecía ser una posible solución, pero pasan las semanas, pasan los meses, y el escenario parece no sufrir variación alguna.

La situación del jugador galés sigue lejos de ser la esperada. Las expectativas sobre su cada vez más cuestionada calidad y capacidad para resolver encuentros siguen sin ser cumplidas. Y, ahora, fuera del Real Madrid, tienen un margen de defensa cada vez menor. Si la culpa era de Zidane y del conjunto madridista, ya no sirven, ya no están.

Bale no está ofreciendo el nivel esperado y está provocando que se generen tres decepciones cada vez más firmes, rotundas y concretas:

No está teniendo los minutos que esperaba.

Uno de los deseos máximos del galés era dejar el Real Madrid para tener una serie de minutos que no tenía en el Santiago Bernabéu. Pero su protagonismo en el Tottenham tampoco está siendo demasiado abultado, ni espléndido, ni seguramente el deseado. En este aspecto la culpa vuelve a no recaer en su figura, ya que al fin y al cabo es decisión del técnico. Mourinho fue pieza clave en su fichaje, pero por ahora parece no verle lo suficientemente vital como para darle protagonismo. Bale se está viendo relegado a partidos menores, con minutos en los que no puede aportar demasiado y a una Europa League que, de momento, no está generando demasiados problemas a los Spurs.

No está sirviendo al Real Madrid para que revalorice su precio.

Zinedine Zidane no contaba con Bale y la decisión final del Real Madrid fue la de concretar y cerrar su salida. Fue en calidad de cedido, hasta final de temporada, en las filas del Tottenham. Su salida a la Premier League, a un club en el que ya había jugado y triunfado, tenía un objetivo claro para el conjunto madridista. Sin entrar en los planes futuros de Zidane, una buena temporada de Bale en Inglaterra podría traducirse en una revalorización de su precio de mercado de cara al próximo mercado veraniego. Pero su situación actual, siendo un futbolista desaparecido (como en Madrid), sin protagonismo, no está sirviendo para el objetivo monetario de los madridistas. Por ello, ahora mismo, la hipotética futura vuelta a final de temporada volvería a colocar todas las fichas en la misma posición del tablero. La misma situación, un año después.

No está sirviendo al Tottenham para tener un jugador de primer nivel.

En la zona Spur del Norte de Londres tenían expectativas y esperanzas de volver a ver al Gareth Bale que triunfó en White Hart Lane y en sus primeros años en España. Era un fichaje que ilusionó a la parroquia local, que ilusionó a sus fans, y que generaba en la siempre mediática Premier League un nuevo foco de interés. El Tottenham fichaba un futbolista que en el pasado ha demostrado tener buenas condiciones. Si lograra recuperar esa versión, o parte de ella, podría ser muy interesante para los objetivos deportivos del equipo. Pero no. Su temporada está siendo decepcionante. No está entrando en los planes de Mourinho como se esperaba, el esperado tridente mágico junto a Kane y Son sigue sin aparecer, y en términos generales su fichaje no está sirviendo demasiado para los londinenses.