iNGLATERRA

Smith Rowe, la nueva ilusión del Arsenal de Arteta

Fue clave en el triunfo contra el Chelsea en el Boxing Day y desde ese día nadie se ha atrevido a moverlo del once titular. Los resultados le respaldan.

Smith Rowe, la nueva ilusión del Arsenal de Arteta
Julian Finney Getty Images

Faltaban cinco minutos para el final y el Huddersfield necesitaba un gol para salvarse. Después de una temporada de penurias, en el penúltimo partido, un gol en casa era suficiente. Y entonces apareció entre líneas: recibió de forma hipnótica en la frontal, controló con la derecha como quitándole presión al balón y definió al instante con la izquierda. Emile Smith Rowe, que sólo llevaba unos minutos en el campo, había dejado su sello en la permanencia. Su cesión con los ‘Terriers’ fue un éxito, hasta el punto de que la afición local pitaba cada vez que era sustituido. "Yo también me pitaba a mí mismo", reconocía Danny Cowley, su entrenador, en The Times.

No fue el gol decisivo sino su impacto en el equipo lo que incitó al Arsenal a mantenerlo en la plantilla esta temproada. A sus 20 años, estaba totalmente listo, no como en el invierno de 2019, cuando se confirmó su cesión al RB Leipzig. En cinco meses en Alemania, Smith Rowe sólo disputó 28 minutos divididos en tres partidos. Durante todo ese tiempo vivió solo en un piso, dando clases de alemán, creciendo. Si en la Bundesliga habían explotado amigos suyos, por qué él no.

Smith Rowe forma parte de la mejor generación de futbolistas que ha dado Inglaterra en mucho tiempo: la generación 2000, la misma que ganó el Mundial sub-17 a España y que fue una auténtica apisonadora durante todo el torneo. El mejor estandarte, Jadon Sancho, sólo disputó la fase de grupos porque el Borussia Dortmund lo requería para la liga. Pero no es el único. El goleador de la final fue Phil Foden (Manchester City), mientras que Callum Hudson-Odoi (Chelsea) era imprescindible en un extremo. Arriba, Rhian Brewster, hoy en el Sheffield United después de que pagaran 25 millones al Liverpool, marcaba los goles. También estaban Conor Gallagher, cedido en el West Brom; Gibbs-White, del Wolves; o Angel Gomes, ahora en el Boavista. Smith Rowe era uno de ellos, pero no el mejor: sólo jugó dos partidos en la fase de grupos entrando desde el banquillo y apenas cuatro minutos en la semifinal. En la final ni salió.

Tres años después, este mismo verano, Smith Rowe ya estaba listo para el Arsenal. Sin embargo, en un partido de pretemporada contra el QPR en la ciudad deportiva, en un salto con un rival y después de haber marcado un gol y dado una asistencia durante la mañana, cayó mal al suelo y se lesionó el hombro. Cuatro meses de baja.

Smith Rowe entró en la cantera ‘gunner’ con 10 años. Meses antes, su padre lo sacó de una prueba en el Chelsea porque tardaron tanto en tomar la decisión que estaban impidiendo a su hijo jugar en la liga local de Croydon, al sur de Londres. No es casualidad que hoy, después de cinco partidos de Premier League consecutivos como titular en los que el Arsenal ha logrado cuatro victorias, sólo un gol en contra y en los que, por si fuera poco, Smith Rowe ya suma tres asistencias, a su hijo lo apoden el “De Bruyne de Croydon”.

Marca la diferencia

Mikel Arteta ha logrado darle la vuelta a la situación del Arsenal. Y Smith Rowe es uno de los protagonistas indiscutibles. Fue clave en el triunfo contra el Chelsea en el Boxing Day y desde ese día nadie se ha atrevido a moverlo. Incluso Mesut Özil lo señaló: “The difference maker”. El que ha hecho la diferencia. “Estoy muy feliz por él, esto demuestra que jugar con un ‘10’ todavía tiene sentido en el fútbol de hoy”, añadió.

No es el único rendido a su fútbol. Gary Neville también quedó prendado en su análisis en Sky Sports: “Ves jugar a Emile Smith Rowe y es frenético. Corre con el balón, se mueve con el balón, se desliza con el balón. Y siempre llega a un punto en el que piensas que lo puede soltar. Los mejores jugadores conducen el balón y siempre llegan a ese punto. Está conectado, encendido, es listo. Podría jugar en el Arsenal del pasado por su estilo de juego... y sólo lleva seis partidos, es increíble".

Esta referencia al Arsenal del pasado ha devuelto la esperanza a toda la hinchada. En la última victoria contra el Newcastle, la asistencia de Smith Rowe fue a parar a Bukayo Saka, que hizo el gol de la victoria. Otro canterano, otro futbolista criado en la academia de Hale End. En su caso, un año menor, del 2001, y asentado en los ‘gunners’ desde el curso pasado. Smith Rowe y Saka se han abierto paso en la alineación junto a Aubameyang, Thomas, Lacazette y compañía. Y es esa ilusión por un canterano, pero sobre todo el nivel que demuestran, lo que ha hecho despertar al Arsenal.