PREMIER LEAGUE

Jamie Redknapp: "Me quitaron el menisco en un negligencia médica"

El ex jugador del Liverpool ha hablado sobre la operación que sufrió cuando tenía 20 años y que le lastró durante toda su carrera.

Jamie Redknapp: "Me quitaron el menisco en un negligencia médica"
IAN HODGSON REUTERS

Jamie Redknapp fue uno de los jugadores más destacados de los comienzos de la Premier League. El hijo del entrenador Harry Redknapp comenzaba a brillar por su calidad en el Bournemouth, equipo de su ciudad y el legendario Kenny Dalglish se lo llevó para su Liverpool. Sus inicios como red no fueron sencillos porque al mes de llegar Dalglish dimitió quedándose Redknapp con tan solo 17 años sin el principal valedor de su fichaje.

Durante los complicados años 90, el Liverpool ganó una Copa de la liga desde su llegada, Jamie fue uno de los líderes de los reds jugando más de 300 partidos, llegando a ser el capitán y defendiendo los colores de Inglaterra hasta en 17 ocasiones. Pero su carrera siempre estuvo protagonizada por las lesiones, esas que provocaron uno de los mayores "y si..." de esos primeros años de creación de la Premier League.

El actual comentarista en Sky ha hablado dando más detalles que nunca sobre ello en una entrevista con The Athletic. En un partido de FA Cup contra el Bristol en enero de 1994 Redknapp sintió un dolor en su rodilla derecha y en el descanso cuando iba a salir del vestuario para volver al campo, su rodilla se bloqueó y notó como se desgarraba el menisco. "Decidieron quitarme todo el menisco de mi rodilla, algo que nunca tendrían que haber hecho. Realmente fue una negligencia. Tenía 20 años y eso supuso que estuviese hueso con hueso toda mi vida".

Esa negligencia persiguió al mediocentro toda su carrera siendo un jugador que encadenaba lesión tras lesión. "Entrené tan solo diez días después de la operación y jugué algunos minutos contra el Southampton, cuando eres joven lo único que quieres hacer es jugar. Con una lesión así debería haber estado fuera tres o seis meses. Deberían haber conservado mi menisco, pero en vez de eso me lo quitaron entero. Fue un momento crucial en mi vida. No sé por qué me lo hicieron, nunca obtuve una respuesta. Ahora no puedo correr por eso".

Jamie Redknapp terminó teniendo trece operaciones de rodilla, privándole de cualquier tipo de continuidad como futbolista. "Cuando empiezas a entrar en ese bucle es muy complicado. Aunque no soy de los que se quejan de estas cosas, esta es la primera vez que hablo sobre ello". Algunas de sus lesiones más importantes fueron bajo la camiseta de los Three lions, como las dos veces que se rompió el tobillo derecho o el desgarro en el tendón de la corva. "Creo que en parte fue porque con Inglaterra me solía poner muy nervioso, Siempre me sentí más tranquilo y relajado jugando en Anfield".

Todo ello le llevó a tener que retirarse de forma prematura a los 31 años, tras pasar por el Tottenham (49 partidos) y el Southampton (16 partidos) en los últimos compases de su carrera. Las lesiones privaron a los Reds de un jugador que podría haber sido diferencial y nunca se sabrá hasta donde podría haber llegado si esa negligencia médica que sufrió cuando tenía 20 años, no se hubiese producido.