INGLATERRA

Özil, el mejor jugador de la era Emirates

El alemán llegó a Londres siendo el mejor centrocampista de Europa y ahora se marcha por la puerta de atrás sin decir adiós.

Özil, el mejor jugador de la era Emirates
EDDIE KEOGH REUTERS

Adiós. No es fácil despedirse de uno de los mejores jugadores o, mejor dicho, del mejor jugador que ha visto el Emirates Stadium (no me olvido de Alexis Sánchez). Mesut Özil se marcha a Turquía para continuar su etapa como jugador en el Fenerbahçe y lo hace sin despedirse sobre el terreno de juego. Sobre ese césped que vio sus mejores regates, goles y, sobre todo, aquellos pases mágicos a sus compañeros para que solo tuvieran que poner el balón en el fondo de la red. Con la misma elegancia con la que llegó, se retira sin hacer ruido, sin romper, sin dejar heridas.

Estrella mundial

Con el 11 a la espalda aterrizó en Londres en los primeros días de septiembre y con la etiqueta en la camiseta de "superestrella". En aquel entonces era el futbolista que más asistencias dio en las últimas tres temporadas de la Champions League. El Arsenal rompía su estrategia por vender a sus figuras para fichar talento. Wenger ya tenía a su estrella.

El idilio de Özil con la grada y sus compañeros no tardó en aparecer. El alemán mejoró a sus compañeros y logró traer títulos tras 9 años de sequía. El equipo Gunner volvió a sentirse grande y respetado en Inglaterra e incluso Wenger alargó su relación de amor con el club. El Arsenal era un gigante dormido que despertó con el centrocampista en el campo.

En el recuerdo siempre estará la temporada 2015-2016, en la que rozó con la yema de los dedos el récord de asistencias y una Premier histórica. Ese año, Özil estuvo bien rodeado con Alexis Sánchez, Cazorla, Giroud, Rosicky, Ramsey e incluso el mismo Arteta. El Arsenal practicó un juego coral donde el alemán fue la razón de todo. El centrocampista fue protagonista en 3 de las 4 FA Cup que ha ganado el club desde su llegada. Además, sus estadísticas no engañan a nadie y muestran como su influencia fue decisiva. Un total de 44 goles y 77 asistencias en 254 partidos con la camiseta del Arsenal.

Su cabeza dibuja como siempre aunque sus piernas ya no eran capaces de plasmar lo que pretendía. Su juego se fue apagando con Emery y con Arteta acabó poniendo punto final a su etapa en Inglaterra. Y a pesar a sus numerosas ausencias y cómo se ha ido, Özil ha sido uno de los mejores jugadores que ha visto el Emirates Stadium. Muy difícil decirle adiós a alguien que sabes jamás podrás olvidar.