ITALIA

La bomba italiana: intercambio entre Eriksen y el Papu Gómez

El Corriere della Sera explica que el principal obstáculo para que el trueque se pueda hacer es el alto salario del danés con respecto al argentino de la Atalanta.

Eriksen y el Papu.

Eriksen y el Papu Gómez. Son los dos grandes nombres del mercado en Italia. Dos gigantes que por unas causas o por otras van a salir de los equipos donde debían ser las referencias. Eriksen no sintonizó con el Inter de Conte desde su llegada y Beppe Marota aseguró antes de fin de año que el danés no se había adaptado y que se le buscaba una salida. Ante la imposibilidad de encontrar una rentable para todas las partes, el Inter ha cambiado algo su discurso en los últimos días. Conte incluso ha afirmado que trabaja para que se pueda quedar. Desde Italia se entiende como una maniobra para no devaluar más un activo ya de por sí maltratado. Apareció el PSG, un regreso al Tottenham y hoy el Corriere della Sera habla de la bomba italiana. Un intercambio con el Papu Gómez que sigue enemistado con Gasperini, su técnico, y al que también se le busca una solución.

El divorcio entre entrenador y capitán de la Dea no tiene solución y para el club bergamasco es una prioridad solucionar este encontronazo. Pero la Atalanta, rival del Madrid en octavos de final de la Champions, se piensa mucho el mandar al Papu a un oponente directo en la lucha por el título o por los puestos de honor de la Serie A. El Inter puede convencer, según el rotativo italiano, con la inclusión de Eriksen en la ecuación. Sin embargo, no es ese en este momento el principal obstáculo. La diferencia salarial es abismal. El danés gana 7,5 millones de euros más bonus, mientras que el argentino, el sueldo más alto de la Atalanta, percibe 2,5. Un desequilibrio muy importante. Además, el club bergamasco ha encontrado ya soluciones en ataque para mitigar la baja del Papu.

Para Conte, el argentino sería magia para esos partidos que se le atascan al Inter, luz por dentro, dinamismo, visión de juego y desequilibrio con un jugador que conoce perfectamente el fútbol italiano y que no tendría que llevar a cabo ninguna fase de adaptación. Lo curioso para el aficionado madridista sería que si esto se da podría tener a Eriksen, que estuvo en la agenda del Madrid, nuevamente como rival esta temporada. Ya lo tuvo en el Inter, aunque apenas dispuso de minutos.