REAL VALLADOLID

Fernando Hierro y Benjamín se despiden de Vicente Cantatore

Ambos jugadores coincidieron en el Real Valladolid con el chileno y mostraron la importancia de su figura en sus respectivas carreras.

Valladolid
Vicente Cantatore, en un entrenamiento del Real Valladolid.
AS

Muchos fueron los jugadores que estuvieron a las órdenes de Vicente Cantatore, fallecido esta mañana, pero pocos tan exitosos como Fernando Hierro y Benjamín Zarandona. Ambos pasaron por la SER en Valladolid y rindieron un sentido homenaje al técnico chileno. El malagueño fue muy sincero y contundente al afirmar que "es un día muy triste, era un hombre extraordinariamente querido por una ciudad como Valladolid, por todos los jugadores que dirigió por su personalidad, por su forma de ser" y fue contundente al afirmar que, a título personal, "mi trayectoria deportiva no habría tenido ningún sentido si no me lo hubiese encontrado. Si con 19 años no hubiese encontrado una persona que hubiese creído en mí, me hubiese dado la confianza, mi carrera deportiva, mi vida personal, mi comportamiento no tendría nada que ver".

Hierro, que debutó en el Real Valladolid con él, fue internacional y campeón de Europa con el Real Madrid, quiso resaltar que "si yo no me hubiese encontrado con Vicente Cantatore, que fue el entrenador más importante que he tenido en mi trayectoria, a lo mejor mi carrera deportiva no hubiese sido la que ha sido" y destacó antes su valía "como ser humano porque me enseñó a valorar la vida deportiva, familiar, fue una universidad de la vida para mí. Fue un entrenador muy adelantado a su tiempo porque cuando nadie usaba la psicología el la usaba como nadie" y terminó contando la anécdota que más le marcó: "Cuando yo debuto se queda 20 segundos conmigo y me dice: que tú juegues hoy no depende de ti depende de mí. Si sale mal no te preocupes que yo tomé la decisión y soy el entrenador, pero tú no tienes ninguna culpa. Tú disfruta, pasatelo muy bien, sé cómo eres y a partir de ahí yo soy el culpable de ponerte y hoy, más de 30 años después, soy yo el que puedo decir que soy un afortunado por la oportunidad que me dio. Yo no hubiese existido sin aquella oportunidad".

Igual de agradecido se mostraba otro de los muchos jugadores que estuvo a sus órdenes, el vallisoletano Benjamín Zarandona que explicó en la emisora vallisoletana que "era un entrenador muy motivador. Siempre me decía que era el mejor de los 22 que jugabamos cada partido y me decía al oido: de ti depende si quieres que te ponga en el próximo partido. A cada uno le daba un mensaje al oido, era su manera de motivarte" y recordó la anécdota del 3-8 en Oviedo:  "Èl antes del partido dijo llevábamos mucho tiempo ganando partidos, que era el partido de acabar con el sufrimiento y que estaba seguro de que íbamos a ganar. Es más, dijo que sabía que en el momento en el que entrara el primero, irían detrás el segundo, el tercero y el cuarto. Al final del partido dijo, no me equivoqué, pero no pensaba que íbamos a hacer ocho". Benjamín también destacó su educación y su clase y cerraba: "Para mí fue muy importante y clave en mi carrera".