ALEMANIA

A punto de desaparecer el histórico alemán de Uerdingen

El presidente del cuadro fundado en 1905 anunció la venta de sus acciones para el final de temporada, pero la cúpula del Uerdingen no es capaz de encontrar un inversor.

A punto de desaparecer el histórico alemán de Uerdingen
INA FASSBENDER AFP

El fútbol alemán está a punto de perder a uno de sus clubes históricos como es el KFC Uerdingen. El mítico conjunto de la localidad de Krefeld en el estado federado de Renania del Norte Westfalia, que milita actualmente en la tercera división de la Bundesliga, desaparecerá si no ocurre un milagro que, a día de hoy, ni siquiera su máximo mandatario ve factible. Mikhail Ponomarev, presidente del cuadro fundado en 1905, anunció la venta de sus acciones para el final de temporada, pero la cúpula del Uerdingen no es capaz de encontrar un inversor que apueste por el equipo rojiazul.

En caso de que nadie confíe en el potencial del KFC e invierta, la sociedad no reunirá los requisitos económicos necesarios para obtener la licencia por parte de la federación que le permita competir en la Bundesliga3. Las consecuencias serían terroríficas. Supondría la vuelta al fútbol amateur, el cierre de su academia y la pérdida de numerosos puestos de trabajo. Volver a empezar desde cero, básicamente. “El KFC no es una inversión atractiva. ¿Qué tenemos? Una licencia para poder jugar en tercera. Eso es todo“, fueron las palabras de Ponomarev, al que se vio visiblemente afectado cuando anunció su retirada. “No me maten, por favor“, suplicó entre lágrimas.

La situación es inquietante. El Uerdingen no dispone de estadio propio, anda inmerso en varios procesos judiciales y los ingresos son prácticamente nulos. Lo que sí abundan son las deudas. “Nuestra economía se define explicando que apenas contamos con ingresos“, explicó Ponomarev. Para seguir jugando en la Bundesliga3 harían falta de tres a cuatro millones de euros, una cantidad inviable para cualquiera que encienda la calculadora y se sumerja en las finanzas del Uerdingen. “¿Quién va a querer pagar eso?“, preguntó Ponomarev retóricamente. “Nadie“, contestó.

A partir de verano cerrará el grifo y sellará su fracaso al frente de un club que, hace tres décadas, pertenecía a la élite de Alemania. En 1985 se proclamó campeón de la Pokal imponiéndose por 2-1 al todopoderoso Bayern de Múnich en la que fue la primera final que se disputó en el Olímpico de Berlín. Eso sí, su hazaña más inolvidable fue la vuelta de cuartos de la Recopa en 1986 frente al Dynamo Dresden, una heroicidad que es recordada como “el milagro de Uerdingen“. El KFC perdió la ida en la antigua República Demócrata de Alemania por 2-0 y en la vuelta se fue al descanso con un 1-3 en contra para terminar remontando el choque y la eliminatoria con seis tantos en la segunda mitad. Historia del fútbol.

Después de llegar a firmar una tercera plaza en la Bundesliga, medirse a equipos de la talla del FC Barcelona en la Copa de la UEFA y ganar cuatro Intertotos, el Uerdingen comenzó a diluirse a finales de los 90. Fue un auténtico ascensor que, como consecuencia de la escasa continuidad en la cúpula y la marcha del gigante farmaceútico Bayer como patrocinador, llegó a pasar por el infierno del fútbol no profesional para terminar asentándose en la tercera división de la Bundesliga. Todo apunta a que la temporada que viene tendrá que volver a empezar de nuevo.