FRANCIA | LIGUE 1

La Ligue 1 se queda sin televisión para difundir el fútbol

Canal Plus Francia ha anunciado hoy que devuelve sus derechos televisivos, por lo que a partir de 5 de febrero el fútbol francés no podrá difundirse.

La Ligue 1 se queda sin televisión para difundir el fútbol

La Ligue 1 no podrá difundirse a partir del 5 de febrero en Francia, si se cumple al pie de la letra lo que acaba de anunciar Canal Plus Francia. El grupo audovisual francés ha comunicado que devuelve su paquete de derechos televisivos de la Ligue 1, un partido el sábado y otro el domingo, debido al incremento del precio en la oferta por parte de la LFP.

La noticia supone el último golpe para el fútbol francés. En diciembre, el Tribunal de Apelación de Nanterre ratificó el acuerdo entre Mediapro y LFP para rescindir el 80 % de los derechos televisivos por parte de la empresa catalana, dejando a la Ligue 1 al borde del abismo. De hecho, el máximo organismo del fútbol francés se encuentra actualmente negociando con el Sindicato de Futbolistas una rebaja del 30 % de los salarios de los jugadores para intentar paliar un déficit que asciende a los 800 millones de €.

La LFP baraja distintas opciones con el objetivo de intentar reducir unos daños que son prácticamente irreparables. La primera es que Telefoot, canal que lanzó Mediapro en Francia, siga emitiendo más allá del 31 de diciembre, fecha estipulada para su cierre en el país vecino. Es decir, Telefoot seguiría emitiendo, pero sin pagar a los clubes de la Ligue 1. La segunda opción que maneja el máximo organismo del fútbol francés es la opción que pide Canal Plus, es decir, adjudicar lotesa diversos canales para emitir el fútbol a través del Pago por Visión. Canal Plus estima que el fútbol francés está sobrevalorado y su empresa ha perdido mucho valor debido a la crisis provocada por el coronavirus.

La primera crisis para el fútbol francés se produjo en abril. El Ejecutivo anunció la conclusión de la temporada en la Ligue 1 y provocó que Canal Plus y BeIN Spors, principales emisores del campeonato, renunciaran a su último pago, obligando a la LFP a endeudarse con un primer préstamo. A ese préstamo le siguió el que pidió la máxima instancia del fútbol francés al Estado tras consumarse la ruptura del contrato televisivo por parte de Mediapro en octubre. Las pérdidas podrían ascender a los 900 millones de €, en una crisis sin precedentes para la Ligue 1.