FÚTBOL

¿Quién fue Josef Bican?

El delantero austro-checo encabeza, ahora junto a Cristiano, la tabla de máximos goleadores históricos con 759 tantos oficiales. Aunque su cifra total no está clara...

Josef "Pepi" Bican.

El nombre de Josef Bican ha vuelto a copar la actualidad deportiva gracias a la puntería y voracidad de Cristiano Ronaldo. El astro portugués, con su tanto al Sassuolo, igualó a la leyenda austro-checa con 759 goles oficiales en su carrera. El de la Juventus no tardará en superarle. Aunque, si quiere despejar por completo las dudas, su objetivo son los 805 tantos que reconoce la FIFA a Bican, ya que hay disparidad de criterios en cuanto a su cifra goleadora final. Es más, el propio protagonista afirma que fueron muchos más...

"En toda mi carrera marqué, efectivamente, 5.000 goles. Tengo entendido que Pelé, contándole los de los entrenamientos, 1.500. Y eso que la Segunda Guerra Mundial me robó siete años buenos, cuando estaba en mi mejor forma. ¿Que cuántos goles habría marcado en estos siete años? Pues seguramente una cifra respetable", señaló Bican en declaraciones recogidas por Josef Pondelik en su libro 'Bican pet Tisíc gólu' ('Bican, 5000 goles'). Pero, ¿quién se esconde detrás de tanto gol?

Josef Bican nació en Viena, el 25 de septiembre de 1913, su familia provenía de Praga y vivió de cerca las dos grandes guerras. Su padre se alistó para Primera Guerra Mundial, mientras que la Segunda, con él mismo recuerda, se interpuso en su propia carrera. La historia del delantero es digna de serial para alguna de las múltiples plataformas de streaming actuales. Creció en un barrio de inmigrantes rodeado de pobreza. Es más, según aparece en diversos relatos, no en pocas ocasiones hubo de jugar descalzo por no tener su familia posibilidades económicas como para comprarle el calzado adecuado.

Vecino de 'El Mozart del fútbol'

'Pepi', como se le conocía, no tardaría en mostrar su potencial goleador en su Viena natal y en 1931, a los 17 años, irrumpió en el primer equipo del Rapid con un hat-trick que mostró que llegaba al profesionalismo para quedarse. En sus primeros años compartió equipo con algunos de los jugadores austríacos más importantes de la historia como Weselik, Kaburek y Binder. La "tormenta interior" les llamaban. Y ellos, junto a Matthias Sindelar, conformaron uno de los mejores equipos de la historia del fútbol, el Wunderteam.

Austria, por aquel entonces, era potencia futbolística mundial gracias a todos nuestros protagonistas y Bican y Sindelar, curiosamente vecinos en su infancia, eran los líderes de un equipo que se presentó en el Mundial de 1934 como el gran favorito. En el torneo solo el anfitrión, Italia, no sin polémica, pudo apearles de la gran final. Sindelar, conocido como el 'Mozart del fútbol' o 'El bailarín de papel', era la estrella del equipo y todavía es considerado como el mejor jugador austríaco de la historia. Ese sería el único Mundial que jugarían juntos Bican y Sindelar y esa es, quizá, la razón por la que la historia le ha dado la espalda a Josef.

Lucha contra el nazismo

Y es que ese fue el único gran torneo que 'Pepi' disputó, puesto que se negó a defender los colores de Alemania tras el Anchluss (fusión de Austria y la Alemania nazi el 12 de marzo de 1938). Al igual que Bican, Sindelar tomó la misma decisión, ambos rehusaron en múltiples ocasiones las invitaciones alemanas para unirse a su combinado nacional hasta que, en 1939, el 'Mozart del fútbol' fallecía en su propio hogar por una supuesta intoxicación de CO2. La muerte fue un símbolo en la lucha contra el nazismo, algo que también abanderaría nuestro protagonista, como recordó el historiador Román Horak en un discurso homenaje a los cinco años de su fallecimiento: "Horak recordó que Bican era bilingüe, había sido criado entre dos culturas, la austríaca y la checoslovaca, y no compartía la filosofía nazi", recapitula 'Infobae'.

En Praga, precisamente, se desarrolló el grueso de su prolífica carrera goleadora. Entre 1939 y 1944 sería Bota de Oro con el Slavia, aunque en ese momento no había un galardón que convirtiese el logro en hito. 534 goles en 271 partidos son muestra suficiente del arsenal ofensivo que atesoraba. Pero Bican era, además de preciso en sus remates, veloz como un rayo: se dice que corría los 100 metros lisos en 10.8 segundos cuando el récord de Jesse Owens de la época era 10.3.

Alejado de la élite, formando parte de ella

En 1939 logró un hito que escoció enormemente en la Alemania. Bican, en representación de Bohemia y Moravia (nombre que recibía Checoslovaquia durante la invasión alemana), logró un hat-trick contra los alemanes en un partido que terminaría 4-4. Ya con Checoslovaquia jugaría 47 partidos, en los que marcaría 46 goles, completando, de esta manera, partidos con tres selecciones diferentes (Austria, Bohemia y Moravia y Checoslovaquia).

Josef "Peppi" Bican recogiendo en enero de 2001, a los 87 años, el trofeo al máximo goleador en Primera División de la historia del fútbol.

Aunque la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFH) le galardonase en enero de 2001 con el trofeo al máximo goleador en Primera División (581 goles) de todos los tiempos, los 759, u 805, goles en 495, o 530, partidos que se le contabilizan de manera oficial (contanto amistosos habría llegado a los 1.468 tantos), curiosamente, no le colocan en las conversaciones entre los mejores jugadores de la historia. Es más, otros grandes artilleros como Ferenc Puskas, que terminó con 709 tantos su carrera, tienen mucha mejor consideración que Bican. El hecho de haber disputado solamente un gran torneo, el Mundial de 1934, y que la Copa de Europa, vara de medir actual, naciera en 1956, dos años después de su retirada, juegan en su contra. Pero nadie puede negarle su lugar en la historia ya marcase 759, 805 o 5.000 goles...