RACING

"Si encuentran carne, los del Amorebieta son muy buenos"

Aritz Solabarrieta avisa a sus jugadores que se equivocarán si plantean el partido del domingo como un duelo físico. Pide movilidad, anticipación y espacios

"Si encuentran carne, los del Amorebieta son muy buenos"
Nacho Cubero DIARIO AS

El Amorebieta lleva desde que empezó la liga en la parte alta de la clasificación. Con solo un partido perdido y con su estadio, Urritxe, convertido en un fortín en el que solo ha cedido un empate a cero ante el Arenas, los azules ya avisaron este verano en El Sardinero por donde iban a ir los tiros. Ganaron 1-2 el último amistoso de la pretemporada, remontando un gol tempranero de Álvaro Bustos. El domingo (17:00) ambos se verán de nuevo las caras, con los locales muy tensionados por sus últimos pinchazos, tres derrotas y un empate en los cuatro últimos partidos, y el Amore sin tiempo para recuperarse del esfuerzo y la decepción copera. Los de Íñigo Vélez han perdido esta tarde 0-1 con el Sporting, aunque el míster vizcaíno ha rotado algo y dejó de inicio en el banquillo a fijos como Saizar, Irazabal, Seguín, Álvaro e Iker Bilbao. Todos menos el portero acabaron jugando.

Aritz Solabarrieta, que siguió el partido copero por televisión al estar Urritxe cerrado para el público, avisó esta mañana a sus jugadores que lo que les espera el domingo es una prueba de máxima exigencia. A mitad del partidillo que organizó en el estadio, el de Ondarroa paró a sus futbolistas y les advirtió de que "el Amorebieta quiere carne, y si les damos carne son muy buenos. Muy buenos". El nuevo entrenador racinguista se refería a que los azules, empezando por Obieta y Orozco, sus delanteros, disfrutan con el fútbol de choque y que al Racing lo que le interesa es mover rápido el balón, generar espacios y atacarlos. No lo tendrán fácil porque eso no ha sido hasta ahora la especialidad de la casa. Si es que ha habido alguna.

Desde el punto de vista táctico, Solabarrieta parece decidido a seguir la línea de la segunda parte del domingo pasado en Zubieta y jugará con tres defensas. El 3-5-2, que ha probado con doble pivote y mediapunta por detrás de los dos delanteros, ha resultado hasta ahora el bálsamo de Fierabrás para sus centrales (que sufren cuando solo son dos), pero tensiona sus bandas. A los laterales puros, Ceballos y Maynau, les falta pie cerca del área rival y los extremos, Bustos, Camus y Soko, ya han dicho públicamente que los 105 metros de largo de El Sardinero se les hacen largos. Ceballos y Bustos son los que más papeletas tienen para empezar de titulares.