INGLATERRA

Ferdinand confiesa que jugó borracho: "Me tomé tres brandys..."

El exdefensa inglés reveló que, en el primer partido de la temporada 1996-97 con el West Ham, ingirió alcohol antes de saltar al campo: "A última hora, un utillero me dijo de vestirme y tenía una copa en la mano".

Ferdinand confiesa que jugó borracho: "Me tomé tres brandys..."
Phil Noble REUTERS

El exfutbolista Rio Ferdinand ha confesado en el podcast The Mo Gilligan que jugó una vez borracho contra el Arsenal en el desaparecido Highbury. Fue en el primer encuentro de la liga inglesa en la temporada 1996-97. El defensa central militaba en las filas del West Ham. Como no estaba convocado para el encuento, había decidido tomarse unas copas, pero finalmente fue incluído a última hora en la lista por la ausencia de Paolo Futre, que se había molestado por no lucir el '10', según relata Ferdinand. "Me había tomado tres brandys con Cola-Cola y estaba en la sala de los jugadores. Entró un utillero y me dijo que tenía que vestirme, que estaba convocado. Tenía todavía una copa en la mano", aseguró el inglés.

Ferdinand siempre ha hablado abiertamente de sus excesos con la bebida. "En el West Ham había cultura de bebida, siempre bebíamos después de los partidos. De esa época tengo lagunas, la gente me pregunta sobre resultados con el equipo y no me acuerdo", explicó Ferdinand. "Estaba en el banquillo pensando: "Por favor, no me dejes entrar, tres brandy con Coca-Cola, no puedo entrar en este campo. Y luego entré", continuó narrando el zaguero. Era el minuto 87, y su técnico por entonces, Harry Redknapp, le dio la alternativa y le hizo saltar al campo en un partido que el Arsenal venció por 2-0 al West Ham. Ferdinand solamente tenía 17 años y sustituyó a Slaven Bilic.

Rio Ferdinand.

El ahora comentarista deportivo nunca ha escondido que durante su fructifera carrera deportiva combinaba épocas en las que tenía problemas con el alcohol. "Podía beber bastante cuando era más joven. Podría beberme ocho, nueve o diez pintas... y luego pasaba al vodka. Cuando era más joven podía pasarme todo el día bebiendo, levantearme y seguir. Siempre bebíamos después de los partidos. Era una cultura diferente, loca. Fútbol, alcohol y discotecas. Así vivíamos", dijo en una entrevista en 2019 en The Guardian.