LEGANÉS

El Leganés se vuelve de derechas con tendencia al embudo

Los de Martí usan de media mucho más el costado diestro para atacar y casi todos sus balones al área son de laterales o medios. Ataque más previsible.

El Leganés se vuelve de derechas con tendencia al embudo
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El Leganés se ha convertido en un equipo de derechas. Al menos ésa es su banda de ataque favorita en los últimos seis encuentros, partidos en los que los de José Luis Martí han caído en su rendimiento hasta sumar sólo 6 puntos de los últimos 18 posibles y generar una sensación de retroceso por momentos preocupante al sur de la capital. Un pálpito que emana de la clasificación y los resultados, pero también del juego del equipo, cada vez más tendente a lo previsible con un único costado para generar peligro (el diestro) y la acumulación por el centro como fórmula reiterada. También más fácilmente defendible.

Lo demuestran los datos facilitados por OPTA. Según estas estadísticas, en estos seis encuentros la banda por la que más atacó el Leganés fue siempre la derecha. La media es de un 42,95% de ataques por el flanco diestro frente al 32,41% del flanco derecho. El 23,96% del resto de los ataques llegaron por el centro.

Sucede que en algunos encuentros, como contra el Rayo Vallecano (triunfo 1-0 del Leganés) ese terremoto que vuelca el césped sólo hacia el costado derecho se muestra más virulento. En ese partido el ataque derecho del Leganés concentró el 53,1% de los juego blanquiazul frente al escaso 29,3% del costado zurdo. Una línea similar siguió el partido de ayer frente al Fuenlabrada, donde el Leganés atacó un 45,5% por la derecha y un 28,2% por la izquierda. El 26,3% del ataque en el Torres fue por el centro.

Un ataque más previsible

¿Por qué son importantes estos detalles? Porque tejen un patrón que convierte al Leganés en un equipo más fácil de defender de lo que le gustaría a los blanquiazules. Así las cosas, los rivales saben que taponando el costado por el que suben Palencia (lateral reconvertido a extremo) o Gaku (medio centro), será más fácil evitar el peligro blanquiazul, toda vez que en el zurdo, Javi Hernández no es un lateral con vocación ofensiva y Arnáiz tiende a tirar diagonales que liberan esa banda, con lo que todo el peligro se concentra en una sola zona: el centro.

Frente al Fuenlabrada se pudo ver esa tendencia de forma especialmente llamativa. Sirva como explicación el siguiente gráfico en el que se observa cómo la mayoría del juego blanquiazul en busca de la remontada se atoró por el pasillo central y apenas se abrió por los costados pese a que Sandoval dibujó una defensa de cinco especialmente poblada por ahí, por el centro.

Formación posicional del Leganés en los últimos minutos contra el Fuenlabrada.

Martí admitió luego en sala de prensa que ese método defensivo del Fuenlabrada le supuso un problema, pero explicó así la ausencia de extremos para abrir los costados y generar desborde en las bandas: “Hemos pensado en que, tal y como estaba el partido, con el viento y el estado del césped, en cuanto a balón dividido y el terreno de juego, queríamos darle opción a gente por dentro, juntarles en el área. Para que hubiera más gente al remate en el área con centros laterales, con Sabin y Borja de delanteros y Juan Muñoz en el vértice”.

El plan, con todo, no salió bien. Las dos únicas ocasiones de peligro del Leganés en la segunda mitad no llegaron de centros laterales o disparos por el centro, sino en una falta que lanzó Juan Muñoz y un remate con la zurda de Rosales, remate éste que emergió de una jugada individual, no colectiva. El Leganés probó once disparos pero sólo dos fueron entre palos

Los extremos no surten balones

Esa tendencia del Leganés a atacar más por el centro que por las bandas y usar laterales para explotarlas lo demuestra otro dato, el de los jugadores que más pases meten al interior del área incluyendo los centros. Los siete primeros son centrocampistas o laterales. A saber: Rubén Pardo (101), Gaku (70), Palencia (68), Rubén Pérez (41), Bustinza (41), Rosales (36) y Javi Hernández (34).

Hasta la octava posición no encontramos un extremo nato. Es Javier Avilés, con 27 pases al área. Curiosa la presencia del canterano porque desde el 29 de octubre no ha jugado en Liga. Y pese a ello, es uno de los mayores surtidores de balones al área del Leganés. Para encontrar el siguiente extremo hay que bajar hasta al 11ª posición. Arnáiz es el siguiente atacante de banda en esta estadística de meter balones al área con 14 pases, con Javi Hernández, el poblador habitual de la banda izquierda. Otra señal más de que este Leganés es un equipo acostumbrado a abusar de la banda derecha y jugar mucho por el centro.