CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: Coudet es humano

Los cambios del entrenador argentino desorientaron al equipo vigués. Aspas, a lo suyo: asistencia y gol. Denis cuajó su mejor partido de la temporada.

Eduardo Coudet saluda a Míchel Sánchez a la conclusión del partido entre el Celta y el Huesca.
Lalo R. Villar DIARIO AS

Rubén: Salvador. Dos paradones del portero mosense, uno a Seoane y otro a Sergio Gómez, evitaron que el resultado fuese otro. En la primera parte ya había metido una buena mano a un disparo de Ferreira. Tuvo que ser atendido por problemas físicos.

Hugo Mallo: Borrón final. En el minuto 96 fue amonestado por soltarle un cachete a Sergio Gómez dentro del área. Jugó con fuego porque las consecuencias de esa reacción podrían haber sido más graves. Hasta ese momento había firmado otra buena actuación. No sufrió con Ontiveros y en ataque rozó el gol en un doble remate que sacó el meta oscense a bocajarro.

Araújo: Solvente. No tuvo demasiado trabajo mientras Okazaki fue la única referencia en punta del Huesca. En el tramo final del partido acabó achicando agua como pudo, al igual que el resto de sus compañeros. Poderoso en el juego aéreo, dejó algún fallo en la salida del balón.

Murillo: Fino. Se multiplicó en los últimos minutos cuando el Celta se vio con el agua al cuello para conservar la victoria. Falla ligeramente en el tanto visitante, al despejar defectuosamente de cabeza. El único lunar en su actuación.

Olaza: Mantiene el nivel. Aunque no lo pasó del todo bien con Ferreiro, protagonizó dos acciones de mucho mérito. Apareció de manera providencial para impedir que Okazaki rematara de cabeza con todo a favor y puso un centro medido a Nolito que era medio gol, pero el andaluz no acertó a materializar. Sustituido en el descuento tras una mala caída.

Tapia: Gris, pero fundamental. La presión alta del Huesca lo incomodó. Espeso de ideas, aportó su habitual derroche físico y recupera el balón que origina el 2-0. Después de llevarse varios golpes que requirieron la entrada de las asistencias, Coudet lo reemplazó en el 83’.

Denis Suárez: Rozó la perfección en su mejor partido de la temporada. Intenso en la presión, le robó la cartera a Borja García en el primer gol del partido. Dominó la medular con su calidad: de 55 pases que intentó, solo falló tres. Se cargó con una tarjeta (algo innecesaria) y el Chacho decidió cambiarlo tras cometer una falta estando amonestado. Sin el de Salceda y sin Iago Aspas, el equipo se desorientó.

Brais Méndez: Partido de pico y pala. Le tocó tapar a Galán, un cohete por el carril izquierdo oscense, y el canterano céltico se aplicó en tareas defensivas. Menos participativo que en anteriores partidos, combinó con criterio.

Nolito: Hiperactivo. Marcó uno, pero pudo hacer seis goles. Habilitó a Aspas en el gol del moañés con un servicio en profundidad que Pedro López convirtió en un caramelo para el ‘10’ celeste. Posteriormente, el sanluqueño se sacó de la manga un pase marca de la casa que dejó a Mallo delante del portero rival.

Aspas: A lo suyo. Una asistencia, un gol y un sinfín de apariciones que sembraron el caos en la defensa del Huesca. La noticia con el mejor jugador de LaLiga es que cometa un error. En este partido hay que apuntarle uno, perdiendo un balón en su campo y cometiendo una falta que ofreció una opción a balón parado a los aragoneses. Coudet dosificó al de Moaña porque esta semana no pudo entrenar al 100%.

Mina: Desgaste. Corrió de principio a fin y chocó con todo el que se cruzó en su camino. Sus remates resultaron estériles. Regaló una peinada a Nolito que el andaluz no acertó a definir en una posición inmejorable.

Beltrán (entró por Aspas): Le faltó encontrar su sitio. Clarividente con el balón.

Okay (entró por Denis): Desbocado. Incapaz de dar equilibrio como pivote, estuvo a punto de anotar el 3-1. Cruzó demasiado su remate después de una buena incorporación. Su potencia física también la impuso para recuperar balones.

Baeza (entró por Nolito): No pudo intervenir demasiado en el juego, aunque lanzó a la perfección a Okay en la incorporación al ataque del turco.

Fontán (entró por Tapia): Enchufado, primero como central y después en el lateral.

Aidoo (entró por Olaza): Saltó al terreno de juego en el descuento y se incrustó como central para ayudar en una poblada defensa.